Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Jorge Farinacci García 1949-2006

Conmemoración de un líder socialista de la clase obrera

Por Tom Soto
San Juan, Puerto Rico

Jorge Farinacci García, el líder principal del Frente Socialista de Puerto Rico, murió el 26 de agosto, después de luchar contra el cáncer durante todo un año. En el movimiento político le conocíamos como Fari.

Desde la noche del sábado hasta la mañana del domingo, más de 1000 [email protected] con sus familias, activistas independentistas de todo el país, sindicalistas y [email protected] del Frente Socialista lle nar on la funeraria Ehret en Río Piedras para dar tributo al legado de lucha de Fari a favor de un Puerto Rico independiente y socialista.

En los Estados Unidos, activistas probablemente oyeron el nombre de Jorge Farinacci por primera vez cuando él, Fili berto Ojeda Ríos y otros 14 compañ eros fueron arrestados en 1985. Ellos fueron acusados de ser líderes de los Macheteros, un grupo que el gobierno federal acusó de robar $7 millones de dólares del almacén de la Wells Fargo en Hartford Connecti cut, con miras a profundizar la lucha de Puerto Rico por su independencia.

Fari nació de una familia de clase media en la ciudad de San Germán. Su madre fue maestra y su padre un gerente empresarial. La familia se mudó al área metropolitana de San Juan, donde Fari se crió.

En 1966, ingresó a la Universidad de Puerto Rico, (UPR), y obtuvo el grado de Ciencias Políticas. Luego ingresó al Cole gio de Leyes de la UPR graduándose en el 1973.

En ese período, los Estados Unidos estaban llevando a cabo una guerra genocida en contra del pueblo de Vietnam. La UPR era el centro de grandes movimientos, huelgas, ocupaciones, confrontaciones con la policía, todas dirigidas en contra del reclutamiento militar de los Estados Unidos. Como resultado de su participa ción en estas luchas, Fari fue suspendido.

Él ya se había unido a la Federación Universitaria Pro Independencia y era colaborador del Movimiento Pro Inde pendencia/MPI. Fari fue parte del fervor revolucionario de esos tiempos que llevó al MPI a formar el Partido Socialista Puertorriqueño en la década de los años setenta. Según Tito, el hijo de Fari, “Fari era simpatizante del socialismo desde su temprana edad, en parte debido a la influencia de su abuelo materno, quien había sido miembro del Partido Socialista en años anteriores.”

La lucha del pueblo vietnamita en contra de los Estados Unidos y la Revolución Cubana influyeron grandemente en él. Como ávido lector de literatura marxista, él tenía un respeto especial a Lenin y a otros líderes de la Revolución de Octubre en Rusia.

En los setenta se vio el despertar del movimiento sindical y de los movimientos pro independentista y socialista.

Fari tendía a la formación de un movimiento armado revolucionario para expulsar a los Estados Unidos de Puerto Rico y al establecimiento de un partido revolucionario obrero. En 1977 se unió al Partido Revolucionario de los Trabaja dores Puertorriqueños, (PRTP), el cual al año siguiente lanzó la organización Los Macheteros.

Hilton Fernández Diamante, quien entonces trabajaba con Fari, explica: “Desde el comienzo sabíamos que Fari era un líder. Era muy elocuente y dinámico. Junto con otros camaradas él fundó la revista teórica Pensamiento Crítico, donde las situaciones enfrentadas por los trabajadores de Puerto Rico y en todo el mundo eran analizadas y debatidas.”

Los Macheteros tenían la visión de tratar de unir las fuerzas que querían la independencia nacional mientras promovían los intereses de la clase obrera. [email protected] también trabajaron para estabilizar las finanzas del movimiento independentista.

Ya para el 1979 Los Macheteros estuvieron llevando a cabo acciones armadas conjuntamente con otros grupos armados revolucionarios, como por ejemplo las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional, las Fuerzas Armadas de Resistencia Popular y la Organización de Voluntarios Por la Revolución Puertorriqueña.

Los Macheteros se volvieron en símbolo importante del movimiento armado por la descolonización de Puerto Rico. Algunos actos de Los Macheteros recibieron atención mundial, como por ejemplo un ataque guerrillero en 1981 en la Base Naval Muñiz que resultó en la destrucción de 11 aeronaves valoradas en $45 millones.

La acción en la Base Naval Muñiz se llevó a cabo mientras EEUU estaba perpetrando las salvajes guerras contrarrevolucionarias en Nicaragua y El Salvador, utilizando fuerzas armadas disfrazadas como ejércitos independientes del imperio. No sólo fue la acción de la Base Muñiz considerada como un acto de solidaridad con Centroamérica, sino que a la vez elevó la lucha anticolonial de Puerto Rico a nivel internacional.

Forjar un movimiento armado, mientras se intenta forjar un partido político de la clase trabajadora y unificar las fuerzas sociales que aspiraban la independencia en la sociedad puertorriqueña, todo esto hecho desde la clandestinidad, resultó una tarea monumental.

Fari tuvo dos vidas.

Después de graduarse en 1973 como abogado, su primer puesto fue en el Depar t amento de Trabajo de Puerto Rico. Según su hijo Tito, “duró nada más que un par de meses”. Él procesó quejas contra patronos que violaban los derechos laborales de [email protected] y arbitró casos en conflicto.

Pronto salió del Departamento de Trabajo y comenzó a trabajar con abogados defensores de los derechos laborales en el Bufete Sindical, pero la mayoría de su trabajo fue con los Tronquistas del Local 901. Él negoció contratos, defendió a [email protected] [email protected] y participó en campañas organizativas, en paros y en movilizaciones sindicales.

Cuando el movimiento sindical en 1998 convocó a una huelga general para oponerse a la venta privatizadora de la Com pañía de Teléfonos de P.R. por parte del gobierno de PR, la Unión Independiente de Trabajadores del Acueducto y el sindicato de Tronquistas Local 901, jugaron un papel decisivo cerrando el Aeropuerto Internacional Muñoz Marín en San Juan.

En 1981, Fari fue citado y obligado a atestiguar ante un gran jurado sobre un robo de un banco que había ocurrido en 1977. Él rehusó testificar. Finalmente, las acusaciones contra él fueron retiradas.

Aún después de su arresto en 1985 por el incidente de la Wells Fargo, Fari fue un luchador pertinaz. En un acuerdo sobre el castigo y las acusaciones en su contra en el caso de Wells Fargo, Fari forzó que la corte reconociera su motivación política. La estipulación decía, “Usted, sin embargo, toma la posición de que el gobierno de los EEUU no tiene autoridad para criminalizar su esfuerzo de resistir la domina ción colonial de su país, Puerto Rico, y su derecho bajo el derecho internacional a trabajar por la libertad y autodeterminación de su patria. Usted cree que la corte no tiene jurisdicción sobre usted y que usted no es criminal.”

Fari confesó haber aprobado la acción en Hartford, pero insistió que la estipulación incluyera: “El gobierno reconoce … que el robo fue perpetrado para auspiciar las metas de Los Macheteros”. Él pasó cinco años en la cárcel.

Fue liberado de prisión en 1992 pero tuvo que pagar cinco años más de libertad condicional y le fue prohibido ejercer su oficio como abogado. Sin embargo, Fari regresó a trabajar con el sindicato de Tronquistas y también enseñó derecho laboral en la Universidad de Mayagüez.

Después de su liberación se unió al Frente Socialista, una coalición de organizaciones socialistas que trabajan conjuntamente por los intereses de la clase trabajadora, en el cual encabezó el intento de desarrollar y estabilizar un Comité de Solidaridad con Cuba que organizó viajes anuales de solidaridad con Cuba.

Dos años más tarde, cuando el periódico pro-independentista Claridad fue reorganizado para reflejar todo el movi miento patriótico en Puerto Rico, Fari se unió a su junta editorial.

En 1997, cuando estaba terminando su probatoria de cinco años, el gobierno estado unidense intentó encarcelarlo nuevamente por alegadas violaciones a la libertad condicional. EEUU dijo que Fari se estaba asociando con criminales conocidos al asistir a manifestaciones políticas que lo pusieron en contacto con otros Macheteros. Fari luchó exitosamente contra esta acusación en la corte, defendiendo su derecho a la libertad de expresión, de asamblea y de asociación política.

Milagros Rivera, directora del Comité de Solidaridad con Cuba, comentó:

“Conocí a Fari desde nuestros días en la universidad de Puerto Rico. Él no solo trabajó incansablemente para defender a Cuba sino que fue un antiimperialista en el sentido internacionalista. No sólo se opuso a las intervenciones estado unidenses por toda Latinoamérica sino que también apoyó las luchas de [email protected] [email protected], los movimientos de liberación en África ... a [email protected] [email protected] por todas partes. Fari pertenecía a una nueva especie.”

Durante la lucha para expulsar a la Marina estadounidense de la isla de Vieques, la cual involucró a todo el movimiento independentista, Fari coor dinó los esfuerzos del Frente Social ista para organizar y proveer asistencia material a [email protected] manifestantes. Se alegró plenamente, al igual que todo el movimiento independentista, de la partida forzada de la Marina estadounidense en el 2003.

Fari insistía en que todo campo dis ponible debiera ser utilizado para avanzar la lucha. Representando al Frente Socialista, él testificó muchas veces ante el Comité de Descolonización de la ONU, donde demandaba la autodeterminación para la nación puertorriqueña y la salida de los Estados Unidos de la isla. Repre sentó el Frente en varios Foros de São Paolo que tuvieron lugar en Latino américa y fue delegado en el Encuentro Caribeño y Latinoamericano en Solidari dad con la Revolución Bolivariana que tuvo lugar en Venezuela en el 2004.

La dedicación que sentía Fari de ayudar a [email protected] [email protected] se extendió a su vida cotidiana. Fundó el Instituto de Derecho Laboral, una firma privada que reunió a [email protected] jóvenes [email protected] a defender los derechos de [email protected] [email protected]

[email protected] [email protected] pertenecientes o no a sindicatos podían encontrar consejos y asistencia allí, cuestiones que abarcaban desde violaciones de contratos hasta casos de discriminación, incluyendo los derechos de mujeres y homosexuales. Muchas veces los servicios del instituto fueron suministrados gratis.

Si el liderazgo de algún sindicato se corrompía y no respondía a los intereses de [email protected] [email protected], Fari ayudaba a [email protected] miembros de base a establecer sus propios grupos de interés y desarrollar una lista de candidatos de oposición para luchar por cambios democrático.

Karen Vega, su secretaria, dijo que él estaba “en muchos lugares a la misma vez. Mientras negociaba un contrato laboral, tam bién estaba resolviendo un caso de arbi traje por teléfono, y mientras daba comentarios a la prensa sobre las noticias políticas más recientes, organizaba algún evento en beneficio de las masas oprimidas . . . Vivió según los dictados de su consciencia, luchando sin parar por la justicia social. Era un hombre pequeño que tenía mil guerrilleros feroces y gigantescos dentro de él.”

En el año 2000 Fari se casó con Rosa Meneses. Él y su esposa tuvieron la oportunidad de visitar su querida Cuba en varias ocasiones. A Fari le sobreviven Rosa, sus hijas Maritza y Natalia, y su hijo Tito.

Una conmemoración para celebrar sus contribuciones a la lucha por la justicia social, la independencia y el socialismo tuvo lugar el 28 de agosto. [email protected] de una multitud de movimientos y sindicatos le honraron. Mensajes fueron recibidos de toda Latinoamérica y del Partido Mundo Obrero en los Estados Unidos.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :