Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Morales gana por amplio margen y promete cambios

Por Berta Joubert-Ceci

Los indígenas de Bolivia, desposeídos y pobres, con mucho orgullo obtuvieron la presidencia de la nación por primera vez en la historia, el 18 de diciembre del 2005. Después de más de un siglo de su exclusión social y económica por las transnacionales estadounidenses en concierto con la oligarquía del país, Evo Morales del Movimiento al Socialismo (MAS), fue elegido presidente. Morales, de la nación indígena Aymara ganó más del 50% de los votos. El conteo final al momento de este escrito no se sabe, pero con más del 85% de los votos contados, la victoria del MAS está asegurada.

El triunfo de Morales fue celebrado con gran júbilo por las masas bolivianas desde su ciudad de Cochabamba hasta El Alto, famoso bastión de resistencia contra el neoliberalismo. El Alto había sido proclamado capital de la Revolución Boliviana del siglo 21 durante las huelgas en junio que depusieron al entonces presidente Carlos Mesa.

En Cochabamba, los residentes advir tieron a los actuales oficiales del Parla mento que ellos querían a Morales para la gobernación y que no dejarían robarles la victoria del MAS. Gritaban, “Evo valiente, ya eres presidente.”

Morales respondió al pueblo diciendo: “Gracias, batimos un récord. Ningún partido ganó con más del 51% de los votos. Ahora queda luchar por la Unión de Latinoamérica.”

Esta victoria sucedió a pesar de que casi un millón de votantes, en su mayoría partidarios del MAS, fueron eliminados de las listas electorales. La Corte Nacional Electoral había ordenado que la gente que no votó en las elecciones regionales del 2004 debía ser borrada de la lista. Esto provocó manifestaciones y denuncias por miles de personas que se quejaron de que aunque habían votado, fueron eliminadas. Morales también protestó, diciendo, “En vez de depurar desde la Corte Electoral al pueblo boliviano, el pueblo boliviano debe depurar a los miembros de la Corte Nacional Electoral.”

Esta contundente victoria y la gran asistencia a la votación, representan la determinación de [email protected] indígenas, quienes componen el 62% de la población, al igual que la del resto de las masas pobres y aún de un sector de la clase media que quiere un camino diferente para Bolivia y les gustaría ver una nación soberana libre del dominio extranjero.

El escrito boliviano, Alex Contreras Baspineiro, habló con este periódico, Mundo Obrero, después de las elecciones. Contreras Baspineiro dijo, “La sorpresa más grande en estas elecciones, para nosotros, fue que el MAS ganó más del 30% del apoyo en la región de Santa Cruz, donde se ha lanzado una campaña de miedo, extorsión y guerra sucia.”

Santa Cruz, en las tierras bajas del este, es donde reside la oligarquía blanca aliada de los Estados Unidos. Es una región rica en gas natural. En años recientes, un movimiento secesionista que demanda autonomía ha sido apoyado por la embajada de los EEUU y las compañías transnacionales.

Los votantes le dieron una bofetada al imperialismo al apoyar a Morales en vez de a los candidatos favoritos de los EEUU.

Los favoritos de Washington
son diezmados

Morales, sin ningún titulo académico, ha sido representante en el Parlamento Nacional y organizador de cultivadores de coca. El favorito de Washington era Jorge Quiroga del partido Podemos, que fue el presidente de Bolivia durante el 2001-2002. Graduado de la Universidad A&M de Texas, y ex ejecutivo del IBM, Quiroga terminó segundo muy distante con alrededor de un 30 por ciento del voto. Su plataforma política estaba basada en el “libre comercio” como vía para eliminar la pobreza. Apoya el programa de erradicación de los cultivos de coca que han dejado a [email protected] [email protected] indigentes.

El magnate del cemento Samuel Doria Medina, candidato del Partido de Unidad Nacional, y quien es también dueño de los restaurantes de la cadena Burger King en Bolivia, llegó en tercer lugar.

Morales hizo su campaña sobre tres puntos principales. El primero fue la nacionalización de las reservas bolivianas de gas natural, las más grandes en Suramérica después de Venezuela.

El segundo es la convocación de una Asamblea Constitucional para refundar a Bolivia.

Y tercero, Morales se opone a las políticas neoliberales, incluyendo el programa de los EEUU para erradicar la coca en Bolivia. La hoja de coca ha sido utilizada por años por la población indígena como medicina tradicional y no es adictiva. También se vende para el uso en la composición de otras medicinas. Sólo se vuelve en droga peligrosa luego de que un proceso químico la convierte en cocaína.

El candidato a vicepresidente de Morales, Álvaro García Linera, públicamente ha explicado la posición del MAS: aumentar los castigos por el narcotráfico e involucrar a los mismos cultivadores de coca en combatir el narcotráfico, y terminar con las fumigaciones con químicos tóxicos para destruir los cultivos de coca.

Morales se opone al ALCA, el Área de Libre Comercio de las Américas, la que considera “un acuerdo para legalizar la colonización de las Américas”. Esto no ha sido recibido bien por Washington.

En el número de diciembre 15-21 del semanal Progreso, Saul Landau, escribe: “La posibilidad de que el líder campesino socialista Evo Morales sea el próximo presidente de Bolivia molestó al Sub se cretario Adjunto de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Charles Shapiro. ‘No sería buena noticia para Washington ver que la beligerante combinación Cuba-Venezuela se convierta en trío’, dijo en un correo electrónico a Andrés Oppenheimer de The Miami Herald (4 de diciembre de 2005)”.

Varias declaraciones de funcionarios estadounidenses, incluyendo la secretaria de estado Condoleezza Rice, demuestran ya su hostilidad hacia el recién electo presidente boliviano. En una entrevista con CNN en español, Rice preguntó arrogantemente, “¿el nuevo gobierno boliviano tendrá un comportamiento democrático? ¿Estará listo a tener buenas relaciones y mantener la ayuda económica que recibe?”

Morales ya ha recibido amenazas de muerte y está siendo satanizado cada vez más en los medios capitalistas. La edición del 20 de diciembre del Washington Post cita a Bernard Aronson, consultor internacional en Washington y ex-funcionario del departamento de estado, diciendo: “la antigua amenaza en América Latina era la de golpes militares. La nueva amenaza es la de democracias autoritarias, líderes que son electos y que luego usan el estado para reprimir a sus oponentes, forzando cambios sociales y quedándose en el poder. Esto es lo que está haciendo Chávez, y lo que no está haciendo Lula. La gran pregunta es, ¿cuál camino seguirá Evo Morales?”

El peligro imperialista transita por Latinoamérica, tratando de dar marcha atrás a la ola revolucionaria que se extiende por la región. Pero como lo ha probado la historia, la poderosa lucha de los pueblos por la justicia, contra el hambre, la miseria y la explotación capitalista a menudo es subestimada por los imperialistas, como lo atestigua la insurgencia iraquí.

Baspineiro concluyó diciendo “Sabe mos que es un reto muy grande, estamos atravesando una coyuntura difícil en Bolivia, pero estamos esperanzados, fortalecidos y motivados para escribir esta página en la historia de nuestro país. Sabemos que va a ser una página muy difícil pero estamos convencidos de que Bolivia si no realiza cambios estructurales en los próximos meses, prácticamente está al borde del abismo.”

“Y nosotros, con la mayoría aplastante que hemos obtenido en el día 18 de diciem bre estamos convencidos de que vamos a tratar de plasmar desde el primer día de nuestro gobierno todo el programa que hemos presentado al país que esta resumido en 10 propuestas, de las cuales podemos destacar la nacionalización de los hidrocarburos, la asamblea constituyente, la autonomía para los pueblos, y también la abrogación del decreto supremo 21060 que es base del modelo neoliberal.”

“Los bolivianos y las bolivianas han apostado por el cambio y la refundación de Bolivia. En ese sentido no podemos defraudar esta esperanza que no solo es nacional, sino continental en la construcción de la patria grande, pero también es mundial.”


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :