Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

El alto precio de la gasolina llega a África Occidental

Por G. Dunkel

África Occidental se descarriló cuando los precios de la gasolina subieron repentinamente hace unos meses. Esta parte del mundo contiene algunos de los países más pobres, como Malí, Nigeria y Mauritania, donde el producto nacional bruto (PNB) por persona por año es mucho menos de $900. Aún en Senegal, que está un poco mejor, la cifra apenas llega a $1.800.

Comparando, el PNB de los Estados Unidos está sobre los $36.000. (“Enciclo pedia de las Naciones”, compiladas por la ONU)

Solo uno de cada tres [email protected] tiene acceso a la electricidad. Un 40 por ciento de la energía necesaria para el continente es suplida por la madera y otros productos naturales. Sin embargo, la gasolina y el diesel son los productos que guían su eco nomía. Cuando el costo de la gasolina sube, los agricultores no pueden costear el trasporte de sus productos a los mercados, [email protected] [email protected] no pueden llegar a sus trabajos, y las compañías están forzadas a cerrar porque el precio de la electricidad sigue al precio de la gasolina y del petróleo.

En Burkina Faso, donde el PNB por persona es de $1.178, el movimiento sindical convocó a una huelga de dos días el 23 de mayo para protestar contra el alza de la gasolina. Laurent Ouédraogo, presidentes de la Confederación Nacional de Trabaja dores de Burkina, explicó que “nuestra demanda principal es el respeto a los trabajadores y a sus organizaciones sindicales”. Los sindicatos negociaban por un incremento del 25 por ciento en sus pensiones y salarios y la reducción del impues to de 42 por ciento que Burkina Faso impone a la gasolina. Pero a comienzos de mayo el gobierno los sorprendió con un incremento en los precios de la gasolina.

Según el diario Sidaway de Burkina Faso, los sindicatos se reunieron el 23 de mayo frente al Centro Sindical en Ougadougou y marcharon hasta el edificio de las Naciones Unidas. Las consignas de la marcha fueron, “No al incremento al precio de la gasolina”, “No al alto costo de vida”, y “Aumento salarial”.

Copias de los discursos fueron entregadas al gobierno de Blaise Compaoré, para que éste se diera cuenta de las preocupaciones de [email protected] [email protected]

Las mujeres y los chóferes de taxis también apoyaron la protesta. Los sindicatos anunciaron que protestas similares se llevaron a cabo en las principales ciudades del país.

Níger, que la Organización de las Naciones Unidas considera ser el país más pobre del mundo, está localizado entre dos grandes países productores de petróleo, Nigeria y Argelia. La mayoría de la gaso lina que se encuentra en Níger es transportada ilegalmente desde Nigeria en botellas de licor, un proceso bastante peligroso. Pero en las calles los vendedores clandestinos venden la gasolina a $0,68 el litro en contraste al precio oficial de $1,24.

Cuando la policía de Birmin-Konni en la frontera entre esos dos países del África Occidental intentó poner un alto al comercio, los manifestantes erigieron barricadas de llantas al fuego, y combatieron con la policía, que al final utilizó gases lacrimógenos. La policía arrestó a 20 personas y confiscó cantidades de gasolina en unos almacenes, la cual ellos aseguraron que había sido importada ilegalmente.

La manera de tratar con la gasolina en el Oeste de África es ciertamente peligrosa pero es difícil sobrevivir sin ella. Más de 50 personas murieron y más de una docena quedaron quemadas severamente en Porga, Benin, el 26 de mayo después de haber intentado sacar gasolina con un sifón de un camión tanque que había caído en un barranco. Benin ha reportado alrededor de 700 incendios que involucran gasolina durante los últimos tres años.

Aproximadamente 200 personas murieron quemadas en Nigeria, el mayor productor de petróleo en África, el 12 de mayo cuando un oleoducto estalló en las afueras de Lagos mientras la gente intentaba sacar combustible.

[email protected] emigrantes
lo arriesgan todo

Hombres jóvenes y algunas mujeres solían caminar desde todo el Oeste de África pasando por el desierto de Sahara para llegar a dos enclaves españoles en la costa de Marruecos, Ceuta y Melilla, escalando cercas para dirigirse a Europa. Los viajes pueden tomar un par de años caminando a pié por algunos de los terrenos más desolados y peligrosos del mundo, arriesgándolo todo por la oportunidad de encontrar un trabajo decente y una vida mejor.

Pero España y Marruecos cerraron esta ruta; entonces la gente comenzó a cruzar por el mar hacia las Islas Canarias, una región autónoma de España en el Océano Atlántico al oeste de la costa de Marrue cos. Se puede llegar a las Islas Canarias en barcos abiertos desde Senegal y Mauri tania si hace buen tiempo.

Cientos de personas están llegando a diario a Tenerife, la isla principal, llenan do los centros de recepción. Es un viaje peligroso desde Senegal y Mauri tania, sin embargo miles llegan exitosamente. No se sabe cuántos no llegan. Prensa Asociada publicó una historia desde la lejana isla de Barbados en el Mar Caribeño el 1ro de junio describiendo cómo un barco arras trado por la corriente llevaba los cadá veres de 11 personas que habían salido de Senegal el día de Navidad en 2005 y que fue encontrado por pescadores. Barbados estuvo haciendo un esfuerzo para conocer la identidad de los muertos.

Mientras que las Islas Canarias anotaron la llegada de 4.750 inmigrantes en todo el 2005, en este año hasta la fecha han contado 6.000 inmigrantes del sub Sahara africano. Las autoridades locales se han quejado de que España tiene más interés en defender sus intereses de petróleo en Bolivia que en ayudar a una región pequeña, aislada y autónoma a bregar con la imprevista inmigración de gente desesperadamente pobre

Después de que esta queja fue publicada, el gobierno de España anunció que barcos y aviones de Austria, Finlandia, Portugal, Francia, Italia, Britana, Ale mania, Grecia y los Países Bajos patrul larían las costas de Mauritania, Senegal y Cabo Verde para forzar el regreso de barcos abiertos yendo hacia las Islas Canarias.

Las autoridades europeas han estado tratando de culpar a los contrabandistas codiciosos por esta enorme migración desde África. Pero el Presidente Compaoré de Burkina Faso le dijo a la agencia de prensa francesa AFP el 30 de mayo que “Francia no puede parar a [email protected] [email protected] de venir a su tierra si África se mantiene tan pobre. Solo el desarrollo de África podría disuadir a la gente del Sur, de irse al Norte”.

Las autoridades españolas tienen cientos de senegaleses que quisieran repatriar, pero [email protected] [email protected] que regresaron fueron [email protected] tan mal, según Senegal, que están negándose a aceptar más.

Senegal ha quedado especialmente perjudicada por la subida reciente de los precios del petróleo. Según su ministro de minería y energía, el 60 por ciento de su presupuesto está dedicado a pagar por las importaciones del petróleo, consumiendo un 40 por ciento de las ganancias de las exportaciones. SAR, la compañía nacional de petróleo, se niega a abastecer a SENELEC, la compañía de electricidad con suficiente energía para que funcionen sus plantas generadoras, porque SENELEC no ha pagado sus cuentas.

Un grupo izquierdista en Senegal, la Unión de [email protected] [email protected], publicó en marzo una declaración que explica la situación que existe no solo en Senegal, sino en casi todo el África Occidental.

“SAR es nacional solo en nombre; la mayoría de su capital (91,4 por ciento) es propiedad de corporaciones multinacionales extranjeras: Total [francés] (54,6 por ciento), Shell [británico-holandés] (25 por ciento), Mobil [Estados Unidos] (11,8 por ciento). El otro 8,6 por ciento per tenece a la compañía nacional, Compañía Senegalesa de Petróleo. Esta ha sido la realidad desde 1963. SAR mantiene control de los productos estratégicos de energía y tiene a Senegal cogido por la garganta. Las corporaciones multinacionales que componen SAR están sistemáticamente saqueando al pueblo senegalés y destruyendo sus esfuerzos económicos, mientras que repatrían la mayoría de las ganancias que derivan de esta explotación.

“Pero SAR no se detiene aquí. Los acuerdos con Senegal proveen que en el evento de alguna pérdida resultante de sus operaciones comerciales de importación y refinación de productos del petróleo y de importación de gas butano, Senegal pagaría por esas pérdidas”.

Aunque los países más pobres son los primeros que sufren, las compañías grandes de petróleo también quieren aprovecharse de [email protected] [email protected] del mundo desarrollado, donde las ganancias serían aún más grandes.

Email: [email protected]


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :