Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Mítin de protesta contra los grupos racistas defiende a inmigrantes [email protected]

Por Ruth Vela
Baldwin Park, California

Históricamente en los Estados Unidos los indígenas, la gente de color y los pobres han tenido que cargar con el peso de ser los chivos expiatorios para la clase gobernante.

[email protected] [email protected] inmigrantes son [email protected] continuamente por la prensa capitalista como seres menos humanos en un esfuerzo de crear una ambivalencia en el público sobre los estándares infrahumanos de la situación bajo las que viven y trabajan. Como si esto fuera poco, una ola reciente de histeria contra [email protected] inmigrantes ha cubierto al país entero y se está manifestando en forma de grupos de vigilantes racistas como el grupo “Minute men” de Arizona y otros grupos “comunitarios” igualmente peligrosos.

En California, uno de esos grupos, que se hace llamar, “Save our State” (Salve nuestro Estado) afirma que “los californianos están cansados de ver como sus comunidades se tornan en letrina del tercer mundo como resultado de la masiva invasión de ilegales.”

“Save our State” y otro llamado, “Amigos de los Patrulleros de la Frontera” están conectados con el grupo de Arizona Minutemen.

El 14 de mayo en Baldwin Park, no muy distante del este de Los Ángeles, una movilización racista fue convocada por el grupo Save our State para protestar contra un monumento en la estación Metro-Link de Baldwin Park. El monumento hace referencia al robo de las tierras mexicanas e indígenas por los Estados Unidos. Los racistas están exigiendo que la ciudad de Baldwin Park “voluntariamente remueva estos pasajes ofensivos antes del primero de julio, previo el fin de semana en celebración de la independencia americana.”

Ellos han amenazado con tomar “otros pasos para asegurarse que los pasajes sean removidos.”

¿Quiénes son los inmigrantes, peregrinos?

Como respuesta, muchos grupos comunitarios e individuos en Baldwin Park - Mecha, el Comité en Defensa de los Trabajadores Inmigrantes/IAC-LA, la organización FIST de San Diego y otros grupos en el sur de California se reunieron frente al monumento una hora antes de comenzar la protesta racista.

Al comienzo varias cuadras separaban a los dos grupos, y cuando un grupo de manifestantes en su mayoría jóvenes se preparaban a confrontar a los 30 racistas, la policía local les obstruyó el paso. Después de un rato de altercados y amenazas de la policía de arrestar a los manifestantes anti-racistas, [email protected] jóvenes, [email protected] por [email protected] y de dos en dos, y después en mayor número, pudieron usar las calles laterales para evadir la policía y acercarse a los racistas.

Al moverse los miembros de FIST y otros jóvenes por las calles laterales, la gente de la comunidad desde sus balcones y patios se les unían. En pocos minutos los racistas fueron forzados a una esquina mientras que [email protected] jóvenes ocupaban las otras tres.

Gritos de ira mezclados a consignas que decían, “¿quiénes son los inmigrantes, peregrinos?” y “¿de quien es la tierra?”, “!nuestra!” se podían escuchar desde el monumento.

Todavía protegidos por la policía, los racistas insultaban a los manifestantes. Mientras tanto, las amenazas de arresto a [email protected] jóvenes desde los altavoces de los helicópteros, se ahogaban con el ruido de la multitud que crecía. La tensión creció al igual que el número de policías que luchaban por mantener a los jóvenes en las aceras.

Aún así, los manifestantes en vez de retroceder llenaron las calles, casi hasta rodear a los racistas.

Después de dos horas de enfrenta miento, los racistas y sus protectores policiales tiraron la toalla. Con el rabo entre las patas y sus cabezas cabizbajas en muestra de derrota, ellos se retiraron con el sonido a sus espaldas de los cantos de victoria contra el racismo y los coros que anunciaban el mensaje de la comunidad de Baldwin Park que decía. “!No regresen!”

Aunque se sintió fabuloso el ganar esta batalla, la arrogancia de los racistas y sus aliados policiales sirven como recordatorio de que todavía tenemos que ganar la guerra contre este sistema que crea opresión y división. Debemos tomar la bandera de la lucha de nuestros hermanos y hermanas inmigrantes y comprometernos a la lucha contra el imperialismo, para que así podamos realmente “salvar el estado” de nuestra clase obrera de las garras de la malagradecida, racista y parasítica burguesía.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :