Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Irak, aún después de las elecciones es resistencia vs. ocupación

Por John Catalinotto

Publicado el 17 de febrero, 2005 - 11:09 pm.

En las dos primeras semanas después de las elecciones del 30 de enero en Irak, se han reportado 296 personas muertas en batallas entre las fuerzas de ocupación de los Estados Unidos con el ejército títere iraquí por un lado y las fuerzas iraquíes de resistencia por otro. Toda la evidencia señala la continuación de esta lucha tal y como ha sido por los últimos 20 meses, a pesar de las elecciones.

El gobierno de los Estados Unidos y la prensa capitalista presentan las elecciones del 30 de enero como unas honestas que respetaron los deseos del pueblo de Irak. Estas elecciones son un paso de estabilidad y de reconocimiento internacional para el nuevo régimen iraquí, dicen ellos.

El aceptar estas declaraciones lleva a una serie de preguntas que no tienen respuestas, tales como:

¿Cómo puede ser que el día después de las elecciones, las autoridades estadounidenses supieron que 8 millones de iraquíes votaron, mucho antes de que los votos fueran contados? ¿Cómo podían saber que este había sido el 57% de los votantes, cuando no ha habido censo? ¿Por qué se tomó dos semanas para contar los votos? ¿Por qué la coalición chiíta alrededor de al-Sistani terminó con sólo el 48% de los votos, cuando estimados anteriores por la prensa mostraban el 60%? ¿Cómo los partidos kurdos terminaron con el 25% de los votos?

Mahdi Ibrahim, un prominente miembro de la Asociación de Intelectuales Musulmanes (AIM), la autoridad religiosa suni más alta, ha desafiado las declaraciones británicas y estadounidenses que decían que las elecciones fueron un éxito, diciendo él que la cifra de votantes no fue más del 30%.

Estas preguntas son difíciles de contestar si se aceptan las declaraciones de los Estados Unidos. Pero asúmase de otra manera: que las elecciones fueron una farsa elaborada por los Estados Unidos; el total de los votos se decidió mucho antes y estos fueron ajustados para que continuara la ocupación por los Estados Unidos.

La meta de esta farsa era la de establecer un régimen provisional que diera la apariencia de estabilidad y justicia, pero el cual es débil y no permite dar pasos para ter minar la ocupación. Esto es difícil, ya que la gran mayoría de iraquíes quiere el fin del dominio estadounidense sobre su país.

El títere de los Estados Unidos que gobierna a Irak hoy, Iyad Allawi, obtuvo muy pocos votos. Aún con el ajuste de los totales, él salió con menos del 15% de los votos. De todos los candidatos, Allawi era el títere más obvio de la ocupación.

El grupo más grande es una alianza mayormente de partidos religiosos y de algunos partidos seculares del sur de Irak, alrededor de Ayatollah al-Sistani, un líder religioso de la comunidad chiíta. Este grupo, llamado la Alianza Unida Iraquí (AUI), rehusó unirse al boicot organizado por los partidos seculares y sunis de Irak central. Este siguió los pasos de los Estados Unidos y participó en las elecciones, las cuales muchos de sus votantes veían como un paso para el fin de la ocupación.

Los primeros estimados dieron a la AUI el 60% de los votos. Esto les daría una gran mayoría de puestos en la Asamblea Nacional y una oportunidad para estructurar una nueva constitución. El movi miento de masas que apoya a la AUI probablemente rehusaría una colaboración abierta con la ocupación. Por esta razón, los Estados Unidos se afanaron para disminuir el papel de la AUI en el gobierno. Además, Washington sospecha que tiene lazos con el régimen iraní.

Por eso el 60 por ciento que esta había logrado bajó a un 48 por ciento para el 14 de febrero. A su vez, más votos de los esperados resultaron para los mayores partidos kurdos. Estos son: la Unión Patriótica de Kurdistán (UPK) dirigida por Jalal Talaban, el líder kurdo-iraquí que probablemente sea nombrado presidente, y el Partido Democrático Kurdo (PDK), dirigido por Massoud Barzani.

Éstos líderes han estado cooperando con la CIA desde los años setenta intentando obtener más poder para ellos a nombre de la autonomía kurda. Desde que la sección kurda al norte de Irak en la década de los noventa fue virtualmente separada, ellos han estado trabajando muy de cerca con los Estados Unidos.

En las primeras etapas de la invasión a Irak en el 2003, el gobierno turco impidió que el Pentágono asaltara desde Turquía. Entonces Estados Unidos recurrió a la cooperación con Peshmerga, un grupo armado kurdo aliado a estos dos partidos, para presionar a los ejércitos de Irak desde el norte.

Desde que comenzó la ocupación en abril de 2003, la región mayormente kurda ha sido la menos que ha sufrido a manos de las tropas de ocupación, y donde se han presentado menos fricciones entre las tropas y la población. El Pentágono incluso ha usado a Peshmerga contra la población árabe que reside más al sur. Ellas fueron las únicas fuerzas "iraquíes" que se unieron al asalto sangriento de los EEUU contra Faluya en noviembre pasado, y consecuentemente se han vuelto en blanco de la resistencia, por lo menos a través de Irak central.

"En Mosul los cadáveres de 12 hombres, seis miembros de la Guardia Nacional de Irak y seis guardias de seguridad kurdos, fueron tirados en dos partes de la ciudad, reportó Prensa Asociada. Anotaciones dejadas cerca de los cuerpos de los guar dias decían, 'Este es el destino de aquellos que participaron en asediar a Faluya'." (New York Times, 13 de febrero)

Al exagerar el grado de éxito del PUC y el PDC en la votación, los EEUU han hecho que la Asamblea Nacional se vuelva un mercado de negociar puestos de liderato. Ahora mismo se sospecha que Talabani será nombrado presidente, lo que se describe como una "posición". Ibrahim al-Jaafari, el líder de la Alianza Iraquí Unida y actual vicepresidente interino, a lo mejor será nombrado primer ministro.

Curiosamente, Ahmad Chalabi es el principal rival de al-Jaafari para primer ministro. Notorio por su corrupción, Chalabi fue el primer exilado promocionado por el Pentágono como líder de Irak después de la época del Partido Baath. Hace un año Chalabi fue despedido. Tropas de los EEUU hasta ocuparon los despachos de su partido. Ahora, parece que Washington lo va a necesitar de nuevo.

Resistencia y ocupación continúan

Esa es la lucha por la Asamblea Nacional, lo que realmente se reduce a un foro de discusión, especialmente cuando ninguno de los grupos principales tiene una mayoría permanente. No determina quien tiene el poder en Irak.

El verdadero poder a en Irak proviene del control del estado. Esto se refiere a quienes mandan la fuerza armada y pueden imponer su voluntad sobre el resto de la sociedad.

En Irak hay solamente dos fuerzas contendiendo por el poder. Por un lado están las fuerzas armadas de los EEUU y el Reino Unido, con el menguante apoyo simbólico de una colección de aliados y estados clientes.

Por el otro lado está la resistencia iraquí. A pesar de que no hay un liderato nacional establecido, esta resistencia ha negado a Washington el control de la mayoría del cen tro de Irak, incluso la mayoría de Bagdad.

"Después de la relativa tranquilidad durante la votación, cuando la mayoría de Irak estuvo controlada por medidas drásticas que prohibían el tráfico vehicular y desplegaban cantidades masivas de tropas y policías en las calles, un patrón de secuestros, asesinatos políticos, sabotajes y carro bombas ha regresado. Algunas vías están controladas por la guerrilla, y los rebeldes han mantenido un cuartel de policía bajo asalto ". (Los Angeles Times, 13 de febrero)

El intento de Washington de establecer un ejército títere iraquí sigue fracasando.

Porque el Pentágono ha falsificado la forma de reportar las cifras de tropas iraquíes, la administración puede "afirmar que ha llegado a la mitad del camino de entrenar 270.000 tropas iraquíes, incluy endo alrededor de 52.000 tropas y 135.000 policías. La realidad según los expertos, es que sólo hay 5.000 efectivos que se pueden considerar listos para combate". (The Independent, Reino Unido, 13 de febrero)

Así que el pronóstico del Irak pos comicios es que la resistencia va a seguir aumentando y la administración de Bush continuará manteniendo gran cantidad de tropas estadounidenses allá. Una retirada de tropas significaría la admisión de derrota por el imperialismo estadounidense.

Por ello, más que nunca la demanda de la retirada inmediata de las tropas tiene que permanecer como demanda principal del movimiento antiguerra aquí. Es la demanda que actualmente tiene el apoyo de la mayoría abrumadora de iraquíes y el apoyo potencial de la vasta mayoría de [email protected], estudiantes y también de soldados, marinos y soldados de marina de los Estados Unidos.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :