Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

EEUU usó napalm en Faluya

Por David Hoskins

Nueva evidencia ha sido revelada este mes corroborando reportes en el periódico Workers World/Mundo Obrero y en otros medios, que el ejército estadounidense había usado armas químicas prohibidas internacionalmente que incluían el fósforo blanco y el napalm durante su ataque contra Faluya en noviembre del 2004.

El gobierno estadounidense negó vehementemente esos reportes en aquel entonces. Reportes de los supuestos crímenes de guerra estadounidenses estuvieron llamativamente ausentes en las páginas de la mayoría de los periódicos occidentales y no había nada de discusión sobre esta cuestión en las estaciones de noticias de cable o en los programas de radio en vivo. Las facilidades de Al Jazeera en Irak fueron cerradas a la fuerza en un intento por extinguir las investigaciones periodísticas de estos reportes.

Ahora, casi un año más tarde, la estación de televisión estatal italiana RAI ha producido un documental corroborando que las fuerzas estadounidenses de hecho usaron fósforo blanco y MK77 Mod5 (un derivado del napalm) en Faluya. Y el perió dico The Guardian de Londres ha llamado al desastre en Faluya, una atrocidad en la escala de My Lai y Guernica, estimando que se produjeron 7.000 civiles muertos.

Aunque el MK77 Mod5 usa una fórmula que consiste en una concentración más pequeña de benceno, los efectos son exactamente iguales al napalm. El uso de estas armas incendiarias es una violación de la Convención de la ONU de 1980 sobre Ciertas Armas Convencionales.

El periódico Workers World había publicado un artículo en su edición del 2 de diciembre del 2004, basado en una charla dada por Sara Flounders, miembra de la Secretaría del Partido Workers World/ Mundo Obrero, en la cuál ella describió cómo el uso de armas químicas prohibi das, el gas venenoso y destructores de literas, tácitamente había destruido a la ciudad de Faluya.

Jeff Englehart, un ex-soldado en la Primera División de Infantería estado unidense, dice en el documental italiano que vio “cuerpos quemados, niños quemados y mujeres quemadas.” Titulado “Faluya: la masacre escondida”, el film contiene pietaje que muestra los cuerpos de mu jer es y niños después de un bombardeo aéreo y de rondas de artillería estadounidense.

Las víctimas inocentes parecen haber quedado quemadas hasta el hueso. Otras muestran la carne parcialmente derretida colgando de sus cuerpos. Estas armas químicas principalmente afectan los tejidos blandos de sus víctimas. La evidencia no deja lugar a dudas de que las víctimas estaban desarmadas y llevaban ropa de civiles a la hora de su muerte.

Órdenes de disparar a [email protected] niñ@s

Al describir la intención de los Estados Unidos de apuntar a civiles en Faluya, Englehart dice que sus superiores mili tares le dijeron al entrar en Faluya que “cada persona que estaba caminando, hablando o respirando era combatiente enemigo. Como tal, cada persona que estaba an dando en la calle o estaba en una casa, era un objetivo militar.” Englehart afirma que los soldados tenían órdenes de disparar a niños tan pequeños como de 10 años.

El uso del fósforo blanco y el napalm en Faluya es solo otro ejemplo de la acción criminal y la conspiración para ocultar la verdad. Se ajusta a la agenda doméstica e internacional de reformular la política mundial a favor del ala derechista extrema de la clase dominante estadounidense. El desmantelamiento de la Unión Soviética animó al sector más conservador del imperialismo estadounidense y sus aliados, de tratar de asumir para ellos mismos el control absoluto del mundo.

Recientes reportes noticieros han provisto innumerables ejemplos de criminalidad, corrupción y conspiración. Solo desde el 2004, las tropas dirigidas por la administración de Bush han sido expuestas cometiendo tortura en la prisión de Abu Ghraib en Irak, profanando el Corán en el campamento de concentración en Guantánamo en la Cuba ocupada, y ahora en Faluya, usando armas químicas prohibidas internacionalmente.

El gobierno estadounidense primero mintió en el 2002-2003 al sostener que había la existencia de cantidades masivas de armas químicas en Irak para justificar la invasión de Irak. El mismo gobierno estadounidense volcó entonces su propio arsenal de armas químicas contra civiles inocentes en Faluya y ahora ha sido sorprendido mintiendo en un intento por encubrir sus acciones criminales.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :