¿Agitación exterior?

6 de mayo de 2024

Dejemos claro desde el principio que es perfectamente legal, normal y excelente ofrecer solidaridad, ánimo, apoyo material y, si se pide, asesoramiento y formación a los estudiantes que se oponen al genocidio. Incluso es deber de los organizadores experimentados ofrecer tales actos de solidaridad.

Campamento estudiantil por Palestina, Universidad Nacional Autónoma de México, 2 de mayo de 2024.

Cuando los medios de comunicación corporativos, como hicieron el 1 de mayo y en torno a esa fecha, escriben sobre «agitadores externos» que participan en los campamentos, rozan el ridículo. Si políticos como el alcalde de Nueva York, Eric Adams, y la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, atacan los campamentos como un hervidero de agitadores externos, sabemos que se están agarrando a un clavo ardiendo. Y que mienten, mienten y mienten.

Con estas fanfarronadas mentirosas, los políticos y los medios de comunicación están encubriendo el papel de los verdaderos agentes externos que han intervenido en las universidades. Estos actores son traídos para perturbar las protestas y perjudicar a los estudiantes. En algunos casos -en lo que respecta a la derecha MAGA- su objetivo es destruir las organizaciones educativas que consideran insuficientemente racistas, xenófobas y sexistas.

Los agitadores externos más obvios son la policía estatal y local. Se trata de profesionales, mercenarios, sin vínculos esenciales con la educación, a los que las administraciones escolares llaman desde el exterior para invadir los campus y detener y golpear a los estudiantes.

Está el Congreso de Estados Unidos, cuyas comisiones citaron a rectores y presidentes de universidades para que respondieran a preguntas descaradamente viciosas y ridículas bajo amenaza de desacato. Incluso exigieron la dimisión de los dirigentes de la Universidad de Pensilvania, Harvard y el MIT, obligando a los dos primeros a dimitir y demostrando a todos los dirigentes universitarios que más les vale ponerse duros con los estudiantes. Esos fascistas del Congreso están fuera de lugar.

Se han unido a la refriega grandes donantes de dinero a las dotaciones universitarias, amenazando con retener los fondos si las administraciones de las escuelas no hacen caer la ira del Estado capitalista sobre los estudiantes pro-palestinos – y no los expulsan también. Estos ricos donantes pueden ser antiguos alumnos, pero no son ni estudiantes ni profesores y desde luego no son trabajadores de la universidad. Son agentes externos, agentes externos con dinero, y en los Estados Unidos capitalistas, el dinero habla.

Agentes externos menos obvios son los elementos fascistas que se hacen pasar por estudiantes locales que atacan los campamentos, a menudo empleando la violencia (UCLA). A veces incluso gritan consignas antijudías que, según los medios de comunicación, proceden del campamento (Universidad Northeastern de Boston).

Luego están los medios de comunicación corporativos, que en algunos casos realizan ataques descarados y en otros sutiles. La prensa sensacionalista y los telediarios se limitan a calumniar a los estudiantes tachándolos de violentos y antisemitas, aunque saben que estas afirmaciones son falsas. Los escritores de opinión proimperialistas y proisraelíes más sofisticados sermonean a los estudiantes sobre supuestos errores en sus tácticas. Su objetivo común es desmoralizar a los activistas.

La verdad es que miles de estudiantes han sorprendido a todos -incluidos los que gobiernan Estados Unidos- y han dinamizado y animado a los pobres y oprimidos de todo el mundo. Cuando han sido atacados por la policía, han atraído aún más apoyo de compañeros estudiantes, profesores y trabajadores, dentro y fuera de sus campus, que también se han llenado de energía.

Durante seis meses, quienes participaron en los campamentos vieron cómo Israel cometía un genocidio en tiempo real, captado en las redes sociales. Vieron cómo el gobierno estadounidense armaba a Israel y le proporcionaba apoyo político, diplomático y logístico, es decir, cómo era cómplice del genocidio.

Y ahora, como el niño que no tuvo miedo de señalar la desnudez del emperador, los de los campamentos han hecho que millones de personas más sean conscientes de estos crímenes del imperio estadounidense. Los estudiantes no necesitan más agitación «externa». Ya están haciendo lo correcto.

Como cualquiera que luche contra un monstruo, a estos estudiantes les viene bien la solidaridad. Y cualquiera que se oponga al genocidio debería mostrarles esa solidaridad.

John Catalinotto

John.Catalinotto@workers.org

Share
Published by
John Catalinotto

Recent Posts

Feds vs. UAW – Workers’ control, not government control!

The United Auto Workers, which led a successful, militant strike against General Motors, Ford and…

June 24, 2024

SEX WORK IS WORK

Sex work is work. That sentence needs to be plastered in all caps, bold, italicized,…

June 24, 2024

California activists plant smuggled Palestinian watermelon seeds

Community activists at Quail Springs in Cuyama Valley, California, planted 12 watermelon plants cultivated from…

June 24, 2024

Todos somos Nicaragua – La comunidad de diversidad sexual

Por Becca Ren 13 de junio de 2024 La historia de Julia Chinamo “A los…

June 24, 2024

Protest & Petition Delivery at the U.S. Mission to the UN in NYC: Defend Venezuela’s Sovereignty!

Join us for a demonstration on Monday, June 24 at 4 pm EST in front…

June 23, 2024

Boston: No Cops, No Corporations, No Pride in Genocide!

Boston  In the spirit of global solidarity with oppressed people’s resistance, from Stonewall to Palestine,…

June 21, 2024