El Día Internacional de los Trabajadores, también conocido como Primero de Mayo, nos recuerda una anécdota sobre la Revolución Rusa de 1917 en relación con la clase obrera. 

En aquel momento, el Partido Bolchevique, formado y dirigido por V.I. Lenin, estaba en proceso de tomar el poder. Un intelectual antibolchevique discutía con un obrero bolchevique y sacaba a relucir todas las complejidades de dirigir un gobierno y de a los aliados de Rusia en la gran matanza de la Primera Guerra Mundial. “Yo lo veo así”, dijo el obrero bolchevique. “Los patrones están de un lado. Nosotros estamos en el otro lado. Si no tomamos el poder, ellos lo harán”. 

El obrero tenía razón.

Los jefes, es decir, los capitalistas, están de un lado. Los trabajadores están en el otro lado. Cuando un lado gana, el otro pierde. Lenin enseñó esa lección a su partido. Recuérdalo en este próximo día para la clase obrera.

Los capitalistas y sus propagandistas a sueldo insisten en que la clase obrera no cuenta, no dirigirá revoluciones y, desde luego, no puede dirigir la sociedad. Aquellos que poseen la riqueza pagan a personas para que enseñen estas mentiras, incluso mientras los capitalistas llevan a la sociedad al caos del colapso económico, la crisis climática, la pandemia y la guerra. 

Entonces, ¿quién es la clase trabajadora? Los que se presentan en una fábrica, una mina o una central eléctrica y producen los bienes o la energía, que el propietario vende con un beneficio, son trabajadores. Los que conducen un tren o un autobús, o los mantienen, o reparten el correo o la atención sanitaria o la educación o el ocio o el café son trabajadores. 

Los que sobreviven sólo vendiendo su trabajo son trabajadores, incluso en las industrias en las que es difícil nombrar a tu jefe. Pero la cosa no acaba ahí. Las trabajadoras del sexo, los trabajadores encarcelados y las personas con discapacidad pertenecen a la clase trabajadora, al igual que quienes crían niños o cuidan de familiares sin remuneración. Tras la globalización, la mayoría de la población mundial pertenece a la clase trabajadora, incluidos los jubilados.

Ahora mismo en Francia, la patronal está intentando quitar años de la paga de jubilación a los trabajadores. Los trabajadores, con el apoyo de la mayoría de la población, están luchando. Y planean hacer del Día Internacional de los Trabajadores un día de lucha de clases.

Lenin, mencionado antes, promovió el internacionalismo de la clase obrera. Todos los capitalistas del mundo quieren ver al gobierno francés aplastar esta rebelión. Y todos los trabajadores del mundo ganan si la rebelión triunfa. La clase obrera es internacional.

¡Unan todas las luchas!

Luego está la cuestión de la guerra.

La clase capitalista estadounidense dirige el país, controla el ejército, la policía, los tribunales y el aparato de propaganda. Esta clase está librando una guerra por poderes, utilizando a la OTAN, en Ucrania contra Rusia. Esta clase amenaza con una guerra con China por Taiwán. Esta clase dominante, enemiga de todos los trabajadores, está librando una guerra económica mediante sanciones contra todos los países y naciones que exigen soberanía e independencia. 

Como dijo Lenin antes y durante la gran matanza de la Primera Guerra Mundial: “El enemigo está en casa”. En ningún lugar es eso más significativo que en los propios Estados Unidos. 

El Día Internacional de los Trabajadores debe ser un día de lucha contra la agresión de EE.UU. y la OTAN. El enemigo de los trabajadores en EE.UU. es la clase dominante estadounidense.

Luego está la cuestión de unir las luchas en casa.

Ha habido indicios de un repunte en la organización de la clase obrera en los últimos años. Huelgas en hospitales y escuelas, incluidos estudiantes de posgrado en universidades, una casi huelga de trabajadores de trenes de mercancías que el gobierno federal reprimió e iniciativas para sindicalizar a los trabajadores multinacionales, multigénero y principalmente jóvenes de los almacenes de Amazon y las cafeterías Starbucks.

Mientras tanto, todos los trabajadores, incluso en los EE.UU., Europa y Japón, se han visto perjudicados por la inflación y los salarios congelados, mientras que las conquistas sociales de 1945-90 están siendo reducidas por la globalización y el ataque de la clase dominante imperialista. Ya es hora de unir sus luchas.

En los EE.UU., la defensa de los que son atacados, especialmente los jóvenes negros y morenos como Ralph Yarl en Missouri, con ataques racistas por supremacistas blancos y la policía – esa es una lucha de la clase obrera. La lucha por restaurar el derecho y el acceso al aborto, esa es una lucha de la clase obrera. La lucha por una vivienda digna, esa es una lucha de la clase obrera. La defensa de los derechos de los transexuales, atacados por los intolerantes, es una lucha de la clase obrera.

El Día Internacional de los Trabajadores recuerda todo eso a la clase obrera. Y Lenin nos recuerda que cada batalla debe llevarse tan lejos como sea posible.

Partido Workers World-Mundo Obrero

Share
Published by
Partido Workers World-Mundo Obrero

Recent Posts

Biden and Shapiro attack pro-Palestinian protesters

Philadelphia So, what really happened during a pro-Palestine protest in Philadelphia on Dec. 3? According…

December 8, 2023

Oct. 7: ‘The launch of the new Palestinian revolution’

By: Palestinian Alternative Revolutionary Path Movement The article below is from the Masar Badil, the…

December 8, 2023

Peruvians resist U.S.-backed coup 

This talk was given at the “One Year of Resistance against the U.S.-backed Coup to…

December 8, 2023

Major organizing drive by UAW targets non-union auto companies

The United Auto Workers union, which scored major contract gains after striking Ford, General Motors…

December 8, 2023

On the picket line

Detroit casino win  As of Dec. 2, all 4,700 striking union members at three Detroit…

December 8, 2023

Resistance to border blockades and massacres — Then and now, Israel targets Khan Younis, Rafah

As Israel broke the seven-day ceasefire and resumed its intense bombing of Gaza, two Palestinian…

December 8, 2023