Días antes de Año Nuevo, el presidente Joe Biden firmó un proyecto de ley ómnibus de 1,7 billones de dólares para el año fiscal 2023, asignando el presupuesto para ese sector del gasto federal llamado “discrecional”. Si uno tuviera que describir el proyecto de ley en dos palabras, serían: “crimen de guerra”.  Antes de examinar el papel de los partidos imperialistas de guerra republicano y demócrata en el manejo de este proyecto de ley, debemos describir el presupuesto como realmente es.

El presupuesto proporciona los fondos para una guerra contra los pueblos del mundo, incluida la clase obrera de Estados Unidos. Entrega al Pentágono más dinero del que Biden siquiera pidió, más de 850,000 millones de dólares. Financia la guerra por poderes en Ucrania contra Rusia; aumenta la ayuda militar al régimen israelí para oprimir a los palestinos y apoderarse de más de sus tierras. 

Sumando Construcción Militar/Asuntos de Veteranos, Seguridad Nacional y el desembolso para policía y prisiones al presupuesto para el Departamento de Defensa, más de 1,1 billones de dólares se utilizarán para reforzar el aparato represivo del Estado. 

Eso proviene principalmente de gravar los ingresos retenidos de la clase trabajadora. Recordemos que un billón significa un millón de millones, la cifra 1 seguido de 12 ceros.

El carácter de este presupuesto no es ninguna sorpresa para los marxistas que prestan atención al gasto público. Un análisis en el Speaking Security Newsletter (stephensemler.substack.com) resume ese presupuesto. El presupuesto utiliza los impuestos de los trabajadores para financiar el alcance mundial del Pentágono y el saqueo imperialista y para imponer la explotación de la clase obrera en casa.

En cuanto a los dos partidos que son las alas políticas del Partido de la Guerra imperialista, ambos apoyaron el gasto militar y añadieron fondos a las propuestas de Biden. La ley ómnibus de gastos fue aprobada por la Cámara 225-201. Todos los demócratas de la Cámara menos dos votaron a favor del presupuesto; todos los republicanos menos ocho votaron en contra. En el Senado, muchos senadores republicanos votaron a favor, y todos los demócratas lo hicieron, incluido Bernie Sanders. 

De los demócratas de la Cámara, solo Alexandria Ocasio-Cortez votó en contra del presupuesto, y Rashida Tlaib votó “presente”, que es algo así como abstenerse. Esto significa que incluso el sector más progresista y socialdemócrata del Partido Demócrata solo tuvo una oposición simbólica.

Muchos republicanos de la Cámara de Representantes hicieron ruido objetando las elevadas sumas destinadas a la ayuda militar al régimen de Kiev en Ucrania, pero nadie debería malinterpretar su voto negativo como una oposición a la guerra imperialista. Se pronunciaron principalmente en contra de cualquier parte del presupuesto total que pudiera ayudar a algunos de los miembros más pobres de la sociedad estadounidense, a los que consideran indignos, incluso de las migajas ofrecidas. Y se quejaron de que se enviara ayuda a Ucrania pero no se construyera un muro en la frontera sur de Estados Unidos para castigar a los seres humanos del Sur Global por las crisis que ha creado el imperialismo.

Los demócratas, por su parte, se jactaron de haber impulsado algunos programas que benefician a los pobres. En la pequeña medida en que eso era cierto, no justifica el voto a favor de este presupuesto de guerra. Alimentar la guerra en Ucrania entraña el riesgo de una confrontación nuclear con Rusia, y los continuos movimientos beligerantes del Pentágono contra China pueden fácilmente pasar de la guerra fría a la caliente: un crimen de guerra. 

La votación del presupuesto demostró una vez más que cualquier movimiento que quiera detener la acumulación de guerra imperialista debe abandonar la creencia de que elegir a políticos del Partido Demócrata lo logrará. En su lugar, hay que mirar al movimiento en desarrollo en la clase obrera; organizar manifestaciones en las calles -como las convocadas este mes por la United National Antiwar Coalition- y construir un movimiento al margen de los dos partidos capitalistas dominantes. 

Ellos son los criminales de guerra – la clase obrera debe ser los resistentes a la guerra.

Editor

Share
Published by
Editor

Recent Posts

Hamas condemns Israel, U.S. for Rafah massacre

The following remarks were given by senior Hamas leader Osama Hamdan, at a press conference…

May 27, 2024

Philly health workers say: ‘Bombing hospitals is a war crime!’

Philadelphia Philly Health Care Workers for Palestine (HCWL4Pal Philly), Families for Ceasefire, Drexel University Medical…

May 27, 2024

La desaparición de un régimen moribundo

“La guerra en Gaza no tiene rumbo y la estamos perdiendo claramente. Nos vemos obligados…

May 27, 2024

No to bigotry! Workers World hails Pride month

For over half a century, Workers World newspaper has covered global struggles to end all…

May 27, 2024

Free the Holy Land 5

The Holy Land 5 are five Palestinian humanitarian aid workers — Shukri Abu Baker, Ghassan…

May 25, 2024