Elecciones en Brasil: Los trabajadores y los más oprimidos derrotan al fascista Bolsonaro 

31 de octubre – El pueblo de Brasil ha demostrado un notable valor, frente al terror de la extrema derecha, al votar para destituir al presidente fascista Jair Bolsonaro. El ex presidente y líder obrero, y candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio Lula da Silva derrotó a Bolsonaro por más de 2 millones de votos.

Los jóvenes brasileños aplauden la noticia de que Lula ganó las elecciones presidenciales.

Lula, como se le conoce cariñosamente, obtuvo el 50,9% de los votos frente al 49,1% de Bolsonaro en la segunda vuelta electoral del 30 de octubre, celebrada después de las elecciones generales del 2 de octubre con sus numerosos candidatos, que terminaron sin que ningún candidato obtuviera más del 50% de los votos.

Lula tuvo el mayor apoyo -más de dos tercios de los votos- entre los votantes pobres y rurales del noreste de Brasil. Cuando Lula fue presidente de 2003 a 2010, la pobreza se redujo, pero se ha disparado bajo Bolsonaro desde su toma de posesión el 1 de enero de 2019.

Bolsonaro había declarado esencialmente la guerra a las más de 300 comunidades indígenas de Brasil, prometiendo imponer proyectos de presas hidroeléctricas y otros desarrollos que amenazan su cultura y soberanía. Bajo Lula y la sucesora de Lula, Dilma Rousseff, se establecieron 100 nuevos territorios indígenas. Esto se compara con cero bajo Bolsonaro y su predecesor Michel Temer, quien reemplazó a Rousseff cuando fue destituida.

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas informó que el gobierno de Bolsonaro “ha sido responsable de uno de los retrocesos más significativos en la demarcación de las Tierras Indígenas, promoviendo una visión integracionista que se centra en “civilizar” a los Pueblos Indígenas.”

La violencia policial anti-negra es generalizada, impulsando un movimiento Black Lives Matter en Brasil, donde 15 millones de personas en el censo más reciente se identificaron como “africanos” y el 43% de los 212 millones de habitantes del país como “mestizos.”

Bolsonaro y Trump

Bolsonaro es una versión brasileña de Donald Trump. Su enfoque de la pandemia del COVID-19 fue un reflejo del ultraderechista estadounidense, lo que provocó casi 700.000 muertes. Al igual que Trump, el derrotado presidente de Brasil ha mostrado su desprecio por el medio ambiente y la crisis climática, promoviendo la deforestación en el Amazonas. Bajo el mandato de Bolsonaro, se destruyeron más de 16.000 millas cuadradas de la Amazonía, un área más grande que Suiza, según el Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil, que rastrea los incendios en la Amazonía. (npr.org, 28 de octubre)

Los elementos pro-Bolsonaro emplearon la violencia y la intimidación en un esfuerzo por cambiar el resultado de las elecciones. Varios trabajadores de la campaña del PT fueron asesinados; los periodistas que cubrían las elecciones, especialmente las mujeres, fueron acosados repetidamente. En el noreste, la Policía Federal de Carreteras estableció bloqueos el 30 de octubre que impidieron que autobuses llenos de votantes rurales llegaran a las urnas. Esto fue una violación de las órdenes emitidas por el Tribunal Superior Electoral que prohíben tales acciones.

Este es el clima en el que Lula asumirá el cargo. Implementar sus reformas prometidas será difícil, con la composición de la legislatura donde los aliados conservadores de Bolsonaro tienen mayoría. Y un intento de golpe fascista sigue siendo una posibilidad, dada la gran base de apoyo de Bolsonaro, demostrada por los resultados electorales. Brasil estuvo bajo una dictadura militar respaldada por Estados Unidos desde 1964 hasta 1985.

Al igual que con las recientes elecciones de los presidentes de izquierda Xiomara Castro de Zelaya en Honduras y Gustavo Petro en Colombia, la victoria electoral de Lula no significa que la clase obrera tenga ahora el poder del Estado. Estos progresistas ocupan el cargo, pero el capitalismo y el imperialismo no han sido derribados. Esto crea un peligro siempre presente de una reacción de la derecha y pone límites a lo que cualquier presidente puede hacer.

Sin embargo, la elección de Lula en un clima de terror extralegal y patrocinado por el Estado es un resultado positivo. Se espera que Lula revierta la política de Bolsonaro de abierta hostilidad hacia los gobiernos de Venezuela, Bolivia y Cuba. Lula ofrece esperanza para los trabajadores, especialmente para los más pobres y oprimidos.

Siendo Brasil el quinto país más grande del mundo en cuanto a superficie y el séptimo más poblado, este desarrollo tiene ramificaciones para la clase obrera mundial. Sin embargo, para obtener logros significativos será necesario que el sector de la población brasileña que eligió a Lula se siga movilizando.

Martha Grevatt

Share
Published by
Martha Grevatt

Recent Posts

Iranian gov’t urges Israel, U.S. to stop aggression

The following April 15, 2024, statement comes from a spokesperson for the Iranian Parliament's Committee…

April 16, 2024

Philadelphia: Workers unite for Palestine

Over 200 workers and union members held a spirited rally and demonstration of international solidarity…

April 16, 2024

Arizona’s abortion ban: ‘Control and upholding white supremacy’

The following statement was made by Monica Simpson, Executive Director of SisterSong Women of Color…

April 15, 2024

Islamic Revolutionary Guard Corps on military action against Israel

The following statement no. 2 was issued by the Islamic Revolutionary Guard Corps on April…

April 15, 2024