Categories: GlobalMundo Obrero

‘Un juego de estafa política’

Durante el fin de semana del 7 al 9 de octubre, las manifestaciones en favor de la justicia reproductiva, se corearon cánticos como “votenlos a fuera” y “Roe, Roe, Roe tu voto.” Estos cánticos fueron dirigidos por los organizadores de la Marcha de las Mujeres que intentaban canalizar la energía militante de los jóvenes activistas para trabajar en la elección de los candidatos del Partido Demócrata.

Como es lógico, millones de mujeres, personas con problemas de género y aliados participarán en las elecciones del 8 de noviembre con el objetivo de derrotar a los políticos de derechas, misóginos y fascistas. En algunos estados hay referendos sobre la consagración o no del derecho al aborto en la legislación estatal. Muchas personas, recién registradas, votarán por primera vez.

Pero, ¿es suficiente una estrategia puramente electoral para restablecer y asegurar el derecho al acceso al aborto, recientemente anulado por el Tribunal Supremo de Estados Unidos? ¿O para proteger el derecho a estar a salvo de los policías asesinos racistas; los derechos a un trabajo, a la educación, a la vivienda y a la atención sanitaria; el derecho a ser representado por un sindicato; o incluso el derecho básico a votar? ¿Garantizará la elección de los demócratas alguno de nuestros derechos actualmente asediados?

No.

Tenemos una visión marxista del Estado capitalista, que el llamado “sistema bipartidista” está diseñado para mantener. Nuestro punto de vista corresponde al del gran líder revolucionario V.I. Lenin, que explicó en “El Estado y la Revolución” que “Decidir una vez cada pocos años qué miembros de la clase dominante han de reprimir y aplastar al pueblo a través del parlamento [o en nuestro caso el Congreso y los gobiernos estatales] – ésta es la verdadera esencia del parlamentarismo burgués, no sólo en las monarquías parlamentarias-constitucionales, sino también en las repúblicas más democráticas.”

‘Un juego de estafa política’

Encontraríamos un terreno común con Malcolm X, quien, en el histórico discurso “La papeleta o la bala”, dijo que los afroamericanos eran “las víctimas de la democracia, nada más que una hipocresía disfrazada”. 

Marcha por la justicia reproductiva, Atlanta, 2 de octubre de 2021.

En un discurso pronunciado en Cleveland menos de un año antes de su trágico asesinato, explicó: “Tienen un juego de estafa, un juego de estafa política, y tú y yo estamos en medio”. Más adelante en el discurso añadió: “El mismo gobierno por el que vas al extranjero a luchar y morir es el que está en una conspiración para privarte de tu derecho al voto, privarte de tus oportunidades económicas, privarte de una vivienda decente, privarte de una educación decente.”

En aquella época el Partido Demócrata controlaba el Senado, la Cámara de Representantes y la Casa Blanca – Malcolm X se refirió al presidente Lyndon Johnson de Texas como “un cracker del sur”. El partido albergaba a los “Dixiecrats” sureños blancos-supremacistas y segregacionistas. En ese momento, la Ley de Derechos Civiles era objeto de un filibusterismo por parte de miembros de ambos partidos.

Lenin escribió en 1917 y Malcolm X hablaba en 1964, pero sus palabras siguen siendo válidas hoy. 

No es difícil disipar el mito de que el Partido Demócrata es el partido de la clase trabajadora y de los oprimidos. A nivel local, a menudo son los gobiernos municipales y los tribunales dirigidos por los demócratas los que actúan para fortalecer el aparato represivo del Estado – drenando los presupuestos municipales al gastar dinero en cárceles y nuevos equipos para la policía, mientras se niegan a actuar contra los policías violentos. 

A nivel federal, los funcionarios electos demócratas defienden el papel del imperialismo estadounidense como policía del mundo, entregando billones de dólares al Pentágono y, más recientemente, financiando la guerra en Ucrania. El presidente “más pro-sindical” Joe Biden, el secretario de trabajo Marty Walsh y los nombrados por Biden para la Junta Nacional de Relaciones Laborales no han logrado bloquear la flagrante destrucción de sindicatos por parte de Amazon, Starbucks y otras grandes corporaciones.

En cuanto al derecho al aborto, vale la pena recordar que el ex presidente Jimmy Carter firmó la Enmienda Hyde, que negaba la cobertura de los abortos a las personas embarazadas de bajos ingresos con Medicaid. Los activistas de los derechos reproductivos dicen: “Es hora de derogar la Enmienda Hyde”, pero ¿cuánto hay que esperar para que algunos funcionarios demócratas de Washington acepten el reto?

Votar no altera fundamentalmente el equilibrio de poder bajo el sistema de explotación capitalista. Todas las ganancias que los trabajadores y los oprimidos han conseguido han sido a través de la lucha de clases. Eso ha sido y seguirá siendo cierto, independientemente de quién sea elegido el 8 de noviembre. 

¿Quieres un cambio? Organízate y lucha por él.

Martha Grevatt

Share
Published by
Martha Grevatt

Recent Posts

Nakba Day – The struggle continues for a free Palestine

Brooklyn, New York People all over the world demonstrated during the week of May 12…

May 24, 2024

TikTok takes U.S. government to court over unconstitutional ban

In response to the House bill passed on March 13, which requires parent company ByteDance…

May 24, 2024

Imprisoned workers sue to abolish involuntary servitude in Alabama’s prisons

Montgomery, Alabama The Center for Constitutional Rights posted this statement on May 1l , 2024.…

May 23, 2024

6,000 academic workers hold one-day strike, win

Seattle United Automobile Workers Local 4121, representing academic workers at the University of Washington, won…

May 23, 2024

The demise of a dying regime

“The war in Gaza is aimless, and we are clearly losing it. We are forced…

May 22, 2024

Palestinian resistance denounces U.S. floating pier in Gaza

An ominous U.S. escalation of 1,000 U.S. troops to Gaza is cloaked in the phony…

May 22, 2024