Por qué ‘aprender a vivir’ con las muertes por COVID? – Editorial de Workers World/Mundo Obrero

Si escribes para el New York Times, espera que te asignen artículos condenando a China por causar a su pueblo enormes molestias e incomodidades para evitar las muertes masivas por el coronavirus.

El New York Times comparte claramente el punto de vista de la clase capitalista de que la prioridad del mundo debe ser volver a los negocios como de costumbre, para seguir obteniendo beneficios sin tener en cuenta el peaje del virus en la clase trabajadora mundial. Su mensaje: Convivir con el virus, ignorar su presencia y no molestarnos con la recopilación de estadísticas sobre las tasas de infección y las muertes por COVID-19.

Lástima de los pobres comentaristas del Times encargados de escribir estos sucesivos artículos que atacan a China por las políticas contra el COVID-19 que evitaron las muertes masivas experimentadas en Estados Unidos y gran parte de Occidente. Mes tras mes, producen diatribas que aparentemente no son verificadas por sus editores.

La mayoría de sus estadísticas son fácilmente refutadas por el propio sitio web del Times, “Tracking Coronavirus Vaccinations Around the World”.

Escribiendo para el Times el 7 de septiembre, Vivian Wang afirma que la política de “cero-COVID” de China “va demasiado lejos”. Wang sugiere que China se una al resto del mundo y aprenda a vivir con el coronavirus. Pero, ¿cómo sería eso para China?

Los hechos no mienten

Como Fairness and Accuracy in Reporting (FAIR) ha señalado en repetidas ocasiones en respuesta a los artículos del Times, si China hubiera adoptado el mismo enfoque ante la pandemia que Estados Unidos, habrían muerto 4,5 millones de chinos más.

En Estados Unidos, con una población de 331,45 millones de habitantes, han muerto más de un millón de personas desde el brote inicial a principios de 2020. El país sigue viendo picos de muertes por COVID-19 en 2022 por variantes omicrón. Actualmente hay 450 muertes de COVID-19 por día en los Estados Unidos, aproximadamente 160.000 muertes por año si la tendencia continúa – un hecho no mencionado por Wang o el columnista del Times Austin Ramzy escribiendo desde Hong Kong.

Hasta la fecha, China, con una población de 1.400 millones de habitantes, sólo ha registrado 5.226 muertes por COVID-19 hasta esta primavera, cuando un brote en Hong Kong elevó la cifra a 15.000. Ramzy escribió el último ataque del Times a China el 8 de septiembre. La política china de “cero COVID”, afirma, “ha sido un lastre para la economía, los viajes y la vida cotidiana de China”, ya que los cierres provocaron “escasez de alimentos y otras necesidades diarias en algunos casos”.

Tal vez, dado que escribe desde Hong Kong, el Sr. Ramzy no era consciente del arrastre que el COVID-19 tuvo en la mayoría de las economías occidentales, incluido Estados Unidos, donde la escasez de alimentos y de productos de primera necesidad, como el papel higiénico, fue realmente una crisis diaria. Al menos en China, la mayoría de la gente sobrevivió a los inconvenientes, a diferencia de los millones de personas que murieron en Europa y Estados Unidos.

Al parecer, Ramzy tampoco se molestó en investigar el PIB de China, que crecerá un 2,2% en 2020 y un 8,1% en 2021. Según FAIR, Goldman Sachs proyecta que el crecimiento del PIB de China para 2022 será del 3,0%, frente al 1,3% de Estados Unidos.

Polémica por las vacunas

Ramzy culpó a China de “no vacunar a las personas mayores”, citando las miles de muertes que se han producido este año en Hong Kong por la oleada de omicresis. No menciona que el sistema sanitario de Hong Kong sigue el modelo occidental y es totalmente independiente de las políticas de vacunación de China.

Él, y otros escritores del Times ocupados en atacar a China por negarse a aprobar las vacunas occidentales de ARNm, olvidan reconocer que los programas de vacunas desarrollados por las principales compañías farmacéuticas estadounidenses están demostrando estar lejos de ser adecuados para detener el resurgimiento de las nuevas variantes. Lo que empezó siendo un caso “rompedor” entre las personas vacunadas en Estados Unidos, que contrajeron la COVID-19 en el verano de 2021, se está convirtiendo en la norma. No así con las vacunas de China.

Los artículos del Times que atacan a China comenzaron al principio de la pandemia. Algunos de los primeros que sugerían que los laboratorios chinos podrían haber sido los responsables de la fabricación del virus fueron posteriormente demostrados como falsos por la Organización Mundial de la Salud y otros científicos internacionales.

Una de las principales diferencias entre la China socialista y los Estados Unidos capitalistas quedó al descubierto por el fracaso del sistema sanitario estadounidense, impulsado por el lucro, para satisfacer las demandas de la crisis del COVID-19. Esto se sigue experimentando en 2022, cuando miles de trabajadores de la salud se lanzan a los piquetes en huelgas masivas en todo el país.

No se puede negar que China, como estado obrero, tiene políticas diseñadas para beneficiar y proteger a la clase trabajadora. Y China ha proporcionado asistencia en materia de vacunas a otros trabajadores de todo el mundo. Los escritores del Times atacan con frecuencia la política china de COVID-19 por ser “política”, pero ignoran la agenda del Times como una importante voz política de la clase dominante capitalista estadounidense y mundial.

¿Cuántas vidas se perderán por estas políticas de “seguir como siempre”?

Simple Share Buttons

Share this
Simple Share Buttons