24 de julio – Un acuerdo negociado por Turquía para la exportación de granos de Ucrania y Rusia presenta un problema político para el imperialismo estadounidense y sus objetivos de guerra. La respuesta de Washington: enviar más armas.

Silo de grano en el puerto de Odesa, Ucrania

El histórico acuerdo para trasladar cientos de toneladas de grano, si sigue adelante, socava la determinación de Estados Unidos y la OTAN de continuar la guerra en Ucrania a pesar del coste para ese país y de la terrible amenaza de hambruna en países de todo el mundo.

A Washington le frustra especialmente que el acuerdo haya sido concertado por el presidente de Turquía, miembro de la OTAN, Recep Tayyip Erdogan, y que haya participado el secretario general de la ONU, António Guterres. Erdogan se ha negado a secundar las miles de sanciones impuestas a Rusia.

Los estrategas de Washington pretenden dirigir esta guerra por delegación en Ucrania y ampliarla, si es posible. Están en juego miles de millones de dólares en contratos militares y beneficios de la guerra.

Sin embargo, el gran plan de un frente global que haga colapsar a Rusia se está torciendo.

En otro acontecimiento, las fotos del presidente ruso Vladimir V. Putin, el presidente iraní Ebrahim Raisi y el presidente turco Erdogan los mostraron reunidos en Teherán el 19 de julio, proporcionando una advertencia de que el imperialismo estadounidense está perdiendo el control político. La reunión de los dos principales objetivos de Washington pone en tela de juicio la afirmación de que Irán y Rusia están aislados y se enfrentan al colapso. El gigante del gas ruso Gazprom ha firmado un acuerdo de $40.000 millones de dólares con la Compañía Nacional de Petróleo de Irán para ayudar a los productores iraníes a desarrollar los yacimientos de petróleo y gas en todo su país.

Una semana antes, el viaje del presidente Joe Biden a Israel y Arabia Saudí terminó en un fracaso total. Biden no consiguió formar una coalición contra Irán. No logró convencer a Arabia Saudí de que aumentara la producción de petróleo ni de que aceptara el tope propuesto por Estados Unidos para el precio del petróleo ruso.

La respuesta de Estados Unidos: más armas

La respuesta inmediata de Estados Unidos al acuerdo sobre el grano que implicaba tanto a Ucrania como a Rusia y a la reunión en Teherán fue anunciar una ayuda militar de $270 millones de dólares a Ucrania. La administración estadounidense se comprometió a suministrar a Ucrania más sistemas de cohetes de artillería de alta movilidad (HIMARS) junto con 580 drones tácticos Phoenix Ghost. Estados Unidos y Ucrania describen los lanzacohetes HIMARS como “un potencial cambio de juego” en el conflicto.

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, anunció la nueva transferencia de armas augurando de nuevo una larga guerra: “El presidente ha sido claro en que vamos a seguir apoyando al gobierno de Ucrania y a su pueblo durante el tiempo que sea necesario”. (AP, 22 de julio)

En los últimos cinco meses, Estados Unidos y sus aliados europeos han suministrado miles de millones de dólares en armas a Ucrania y han impuesto sanciones sin precedentes a Moscú. Se entiende que la continua afluencia de armas, contratistas militares y medidas económicas coercitivas prolongarán la guerra.

El acuerdo de alimentos

El complejo acuerdo para transportar cientos de toneladas de cereales y fertilizantes, tanto ucranianos como rusos, a través de estrechos canales desminados en el Mar Negro, y luego a través del Bósforo hacia el Mar Mediterráneo y los mercados mundiales, implicó acuerdos separados con Ucrania y Rusia.

Los militares ucranianos habían minado el puerto de Odesa y se negaban a retirar las minas, alegando prioridades militares. Al mismo tiempo, el gobierno ucraniano culpó a Rusia de bloquear el puerto minado.

El acuerdo limitado de 120 días -que no es un alto el fuego- crea un corredor desmilitarizado a través del Mar Negro para las exportaciones agrícolas. Los combates continúan incluso en la zona inmediata de Odesa. Pero el acuerdo abre una brecha en las sanciones que han bloqueado el grano ruso de los mercados mundiales.

El acuerdo también permite el acceso sin trabas de los fertilizantes rusos a los mercados mundiales. Rusia es un importante productor de fertilizantes, que son vitales para maximizar la producción de alimentos.

Los barcos serán supervisados por un centro de coordinación conjunto dirigido por la ONU, que se establecerá inmediatamente en Estambul y que incluirá representantes de Ucrania, Rusia y Turquía. (tinyurl.com/2s3s5zhp)

Según el Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken, 85 barcos del puerto marítimo de Odesa estaban llenos de grano, con entre 20 y 25 millones de toneladas de grano cerca en silos. El puerto de Odesa es uno de los mayores puertos de la cuenca del Mar Negro.

La ciudad de Odesa es un gran centro industrial, con muelles y astilleros bien equipados, una amplia gama de industrias de ingeniería, industrias químicas, refinado de petróleo y procesamiento de alimentos.

Este acuerdo para trasladar alimentos y evitar la hambruna se enfrenta a una ardua batalla. Ucrania está inundada de contratistas militares, entrenadores y fuerzas mercenarias estadounidenses.

La ciudad de Odesa está controlada por fuerzas fascistas. El 2 de mayo de 2014, fuerzas paramilitares con símbolos nazis y de la Bandera fascista ucraniana masacraron a manifestantes antifascistas que buscaban refugio en la Casa del Trabajo.

Su control de la ciudad y la región circundante continúa.

Más de 7.000 sanciones

Durante más de cinco meses, las duras sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea -a petición de Estados Unidos- han impedido a Rusia exportar cereales, fertilizantes, petróleo y gas al mercado mundial. Esto ha creado una crisis económica más allá de Rusia.

Entre el 22 de febrero y el 20 de julio, Australia, Canadá, la Unión Europea (UE), Japón, Suiza, Gran Bretaña y Estados Unidos impusieron un total de 7.271 sanciones a Rusia, entre ellas a 1.350 entidades. Las medidas incluían la congelación de activos y la prohibición de viajar. (statista.com, 22 de julio)

Las sanciones impidieron al Banco Central de Rusia acceder a más de $400.000 millones de dólares de reservas de divisas en el extranjero. Los países del G7 decidieron desconectar a varios bancos rusos del sistema SWIFT. Esta imposición de las sanciones más severas de la historia moderna pretendía crear una catástrofe económica, hiperinflación, levantamientos y el colapso del Estado ruso.

Rusia es uno de los mayores proveedores de materias primas del mercado mundial. Rusia tiene la mayor masa de tierra del mundo y es autosuficiente en cereales, proteínas, fertilizantes y energía. Las sanciones destinadas a desestabilizar y desmembrar a Rusia se han vuelto contra los países que impusieron las duras medidas. Y las sanciones impuestas a Rusia han afectado especialmente a África, creando una espiral de trastornos económicos en todos los países africanos.

Aunque Estados Unidos exigió las sanciones a todas las exportaciones y transacciones rusas, incluidos los cereales, los fertilizantes y la energía, los medios de comunicación corporativos estadounidenses y los políticos de Estados Unidos y de la OTAN han culpado a Rusia de retener los suministros que los propios países imperialistas han bloqueado.

Los países de todo el mundo, incluyendo la mayoría de los países de los continentes de Asia y América del Sur y todos los de África, se han negado, sin embargo, a aceptar o reconocer las sanciones de Estados Unidos y la UE.

El jefe de la Unión Africana, Macky Sall, relacionó las sanciones estadounidenses con la escasez de alimentos en el continente. “Las sanciones contra Rusia han empeorado esta situación, y ahora no tenemos acceso al grano procedente de Rusia, principalmente al trigo”. Sall continuó: “Y, lo más importante, no tenemos acceso a los fertilizantes. La situación era mala, y ahora ha empeorado, creando una amenaza para la seguridad alimentaria en África”. (bloomberg.com, 3 de julio)

Lo que se ha borrado por completo de los medios de comunicación estadounidenses es cualquier mención a las sanciones que Estados Unidos ya impuso durante años a 17 países africanos. Estas han tenido un impacto desestabilizador en toda la región.

La clase gobernante, con sus planificadores militares y políticos, entiende bien el impacto de sus decisiones. Pero para preservar la fabulosa riqueza de los gobernantes y su posición dominante, “la administración está dispuesta a tolerar incluso una recesión mundial y el aumento del hambre”. (Washington Post, 17 de junio)

Sara Flounders

Share
Published by
Sara Flounders

Recent Posts

Movements in NATO countries mobilize against war

With an avalanche of anti-Russian propaganda in NATO-member and other European Union countries — and…

September 30, 2022

The drums of war grow ever louder: Declaration of constitution of the Madrid Platform Against NATO and the Bases

By Madrid Platform Madrid, Sept. 20. Madrid Platform Against NATO and Bases. Translation: John Catalinotto…

September 30, 2022

The right to fight back

On June 5, 2021, CeCe McDonald and friends were assaulted in Minneapolis by a group…

September 30, 2022

Cuba will continue to raise its voice to reject domination and hegemonism

Speech by Cuba’s Minister of Foreign Affairs, Bruno Rodríguez, at the United Nations General Assembly,…

September 29, 2022

Seattle/Teamster Women’s Conference holds rally outside Amazon HQ

The fight to unionize corporate behemoth Amazon is being carried out on many fronts and…

September 29, 2022

On 50th anniversary of Philippine martial law − ‘Never Forget, Never Again’

Sept. 24 — Dozens of people from ANAK Bayan and other local left organizations including…

September 29, 2022