Al terminar la ocupación, Estados Unidos miente para ocultar los crímenes 

La sangrienta semana final de la ocupación estadounidense de Afganistán está repitiendo los crímenes de Washington de los últimos 20 años. Una guerra cuyo pretexto era combatir el “terror” está terminando, en medio del terror que han generado los asesinatos masivos de Estados Unidos.

La culpa de la matanza, durante los últimos 20 años, se cubrió primero con mentiras. En la acelerada línea de tiempo de la inminente salida de Estados Unidos, se expuso parte de la verdad.

Un atentado suicida en el aeropuerto de Kabul dejó casi 200 muertos, entre ellos 150 civiles afganos, 30 talibanes y 13 soldados estadounidenses. En medio del luto por las víctimas -y preguntándonos cómo un explosivo de 25 libras produjo tantas víctimas- nos enteramos de que muchos de ellos fueron asesinados por tropas estadounidenses que disparaban rifles automáticos.

En 2009, personas de todo el mundo se manifestaron contra la continuación de la guerra de Estados Unidos en Afganistán e Irak, aquí en Atlanta. (MO Foto: Monica Moorehead)

Joe Biden, tipo Rambo, prometió una rápida venganza por el atentado. El ejército estadounidense no tardó en declarar que un ataque con drones había matado a los líderes del grupo ISIS-K, que había asumido la responsabilidad del atentado. Otro ataque con drones hizo estallar un coche, mostrando cómo el Pentágono “localiza” los objetivos terroristas.

Luego nos enteramos de que las verdaderas víctimas de los ataques con drones eran civiles afganos, entre ellos siete niños. Menores de cinco años.

Así es exactamente como el imperialismo estadounidense libró una guerra contra el pueblo afgano durante 20 años: Cada ataque con drones y cohetes, cada incursión nocturna en los hogares afganos, produjo víctimas civiles. Creó enemigos que, al tener pocas opciones, decidieron que incluso los talibanes eran preferibles a los yanquis.

A medida que se acercaba la fecha límite del 31 de agosto para la retirada de Estados Unidos, las mentiras de la semana pasada quedaron al descubierto rápidamente. No son más que las últimas mentiras de la agresión y la ocupación de Estados Unidos, construidas sobre mentiras. Y no sólo de la administración Biden, que tiene la poco envidiable tarea de cerrar el negocio.

Los políticos del Partido Republicano y Demócrata y los funcionarios del Pentágono mintieron constantemente durante los 20 años de ocupación, y mintieron la semana pasada. Mintieron para encubrir el saqueo, el despilfarro y la corrupción en los que todos participaron, junto con la industria armamentística y los contratistas militares. Y mintieron para encubrir los motivos de Washington para apoderarse de Afganistán.

Todos ellos son responsables de los 20 años de horror infligido al pueblo afgano. Han destrozado la sociedad afgana y han despertado tal furia contra los crímenes de Estados Unidos que algunos afganos están dispuestos a atarse bombas suicidas si las explosiones matan a las tropas estadounidenses o a sus colaboradores.

Esta no es una guerra republicana ni una guerra demócrata. Es una guerra criminal de la que son dueños los dos grandes partidos capitalistas. George W. Bush ordenó la invasión. Barack Obama amplió el despliegue de tropas militares estadounidenses y la guerra de drones. Donald Trump lanzó una superbomba no nuclear sobre Afganistán.

El manejo de la salida por parte de Biden se desprende de la estrategia militar de Estados Unidos durante los 20 años de ocupación. El crimen de la guerra de Afganistán no es que uno u otro de los presidentes de Estados Unidos fuera incompetente o tonto – eso sería un crimen menor comparado con lo que se cometió contra el pueblo afgano.

El crimen de cada una de las sucesivas administraciones es que representan la dominación militar, económica y diplomática del imperialismo mundial -con Estados Unidos como centro- e infligen, amplían y defienden la explotación de los trabajadores y los pueblos trabajadores de todo el mundo, para los beneficios de un puñado de multimillonarios y banqueros. No hay manera de que lo hagan sino a través de crímenes y mentiras.

La tarea de las fuerzas anti imperialistas en Estados Unidos es desenmascarar las mentiras e impedir que Estados Unidos haga más daño al pueblo afgano.

¡No más guerra, no más ocupación, no más sanciones!

 

Workers World Party

Share
Published by
Workers World Party

Recent Posts

Global supply chain crisis: Capitalism, militarism and infrastructure

Multiple issues confront the U.S. capitalist economy during the continuing COVID-19 pandemic. Of major impact…

December 3, 2021

On the picketline

Union-busting industry tracker A volunteer group of union members from across the U.S. has developed…

December 3, 2021

U.S. and its Nazi puppets in Ukraine threaten war with Russia − a commentary

The following slightly edited commentary was first published in November by Workers Voice Socialist Movement…

December 3, 2021

Youth leader at National Day of Mourning: ‘We are not vanishing’

By Kimimilasha James The following is a slightly edited talk given by Kimimilasha James on…

December 2, 2021

Progressives sweep Teamsters election − time to organize!

In a major setback for top-down, corporate-model business unionism, Teamsters United candidate Sean O’Brien defeated…

December 2, 2021

Popular struggle challenges Sudan ‘agreement’

By Carlos Lopes Pereira The author, a veteran of the liberation movement in Guinea and…

December 2, 2021