Cuomo afuera, #TimesUp para todos los misóginos de la clase dominante

Finalmente, después de meses de negaciones, despidos y excusas débiles por múltiples incidentes de acoso sexual, el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo ha renunciado a su cargo. Esta acción se produjo sólo después de que la fiscal general del estado, Letitia James, una mujer africana-americana, publicara el 3 de agosto un mordaz informe de 168 páginas sobre su investigación de cuatro meses.

Cuomo huye de la casa del estado. Credit: Tony Murphy

La abogada de derechos civiles e investigadora Anne Clark informó de que 11 mujeres que prestaron testimonio -muchas de las cuales se han identificado públicamente- consideraron el comportamiento del gobernador “profundamente humillante y ofensivo”. Cada una de ellas relató de forma gráfica y detallada los manoseos, las caricias, los besos y los comentarios insinuantes sin invitación. La mayoría experimentó el abuso en un entorno de trabajo, pero la hija de Sherry Vill fotografió al gobernador Cuomo cuando parecía forzar un beso a Vill en su casa durante una visita a los daños causados por las inundaciones en la casa en 2017. (ABC News, 10 de agosto)

Creemos a los supervivientes.

Rechazamos inequívocamente las patéticas explicaciones de Cuomo de que sus acciones fueron “errores” o que no había “faltado al respeto a las mujeres intencionadamente.” Más aún, rechazamos sus negaciones de toques no deseados, que intentan convertir en mentirosas a las valientes mujeres que se presentaron, muchas de ellas con riesgo de perder sus carreras e ingresos.

Los acontecimientos que han conducido a la dimisión no son inusuales. Millones de mujeres y trabajadores con problemas de género sufren abusos sexuales por parte de sus jefes, así como de sus compañeros de trabajo. Los trabajadores de color son especialmente vulnerables, debido a las múltiples formas de discriminación a las que se enfrentan. Tanto como los hechos de este caso, los conflictos políticos dentro de la clase dirigente contribuyeron a la caída del vengativo, abrasivo y abusivo gobernador.

Cuomo, uno entre millones

La exposición pública sólo suele ocurrir con los abusadores de alto perfil, y entre ellos no sólo se encuentra el gobernador Cuomo, sino el presidente Joe Biden y el ex presidente Donald Trump, por no mencionar al esclavizador racista Thomas Jefferson y los notorios mujeriegos John F. Kennedy y Bill Clinton. Entre los abusadores sexuales se encuentran los jueces del Tribunal Supremo Brett Kavanaugh y Clarence Thomas, este último denunciado por Anita Hill hace 30 años.

Otros entre los más famosos incluyen al productor de cine Harvey Weinstein, cuyo comportamiento de acoso y agresiones llevó a 300 mujeres de la industria del entretenimiento a lanzar #TimesUp en 2018.

El movimiento ‘Me Too’, iniciado por Tarana Burke en 2006, se convirtió en un nombre familiar después de que un hashtag publicado por Alyssa Milano atrajera millones de respuestas. Trabajadores de todos los ámbitos señalaron con el dedo a sus empleadores misóginos, incluidos los altos cargos de los deportes, la televisión, el cine, las finanzas, la industria manufacturera, la agricultura, los restaurantes y los hoteles, por no hablar de los “servidores públicos” elegidos, como los mencionados anteriormente. McDonald’s y Google fueron golpeados con huelgas por acoso sexual.

Digámoslo de nuevo: ¡Creemos a las supervivientes!

No sólo han sobrevivido al abuso del agresor, sino a todo el sistema capitalista, que perpetúa la misoginia, el racismo, el capacitismo, la opresión anti-LGBTQ2S+ y la explotación de clase, todo lo cual crea desequilibrios de poder en el lugar de trabajo que los agresores utilizan en su beneficio.

Gracias Letitia James, por perseguir tenazmente la verdad que llevó al gobernador Cuomo a dimitir. Pero nosotros decimos que “se acabó el tiempo” para todos los opresores sexistas en posiciones de poder: ¡cada uno de ellos debe irse!

De hecho, es hora de deshacerse de la estructura que fomenta y protege su tipo de comportamiento: el podrido modo de producción capitalista, basado en la explotación de los muchos por una pequeña clase propietaria asquerosamente rica.

¡Se acabó el tiempo! ¡Hablamos de una revolución!

Editor

Share
Published by
Editor

Recent Posts

Netflix: STOP promoting transphobia!

Oct. 15 – Dave Chappelle has been rightfully criticized for transphobic, homophobic and misogynist comments…

October 15, 2021

No abortion bans
‘We won’t go back!’

The right to access safe, legal abortions is under attack across the U.S., especially in…

October 15, 2021

Cape Verde, nearing designation as human rights abuser, criticized heavily by UN

The following is a statement from the International Action Center. The United Nations has put…

October 15, 2021

Free Alex Saab delegation attends meeting of African Bar Association

By John Philpot and Roger D. Harris, Free Alex Saab Committee An international Free Alex…

October 15, 2021

Pandora Papers confirm that Latin America’s veins are still wide open

By Alejandra Garcia from Havana Note: The following lightly edited article first appeared in Resumen…

October 15, 2021

Venezuela: U.S. ignorance of reality can’t justify farce

By Sergio Rodriguez Gelfenstein Sent to Workers World by the author, a Venezuela analyst and…

October 15, 2021