Socialismo y liberación trans

Los siguientes son comentarios seleccionados de los panelistas en un seminario web del 1 de abril: “Día de la Visibilidad Transgénero: una perspectiva socialista”, patrocinado por el Workers World Party/Partido Mundo Obrero, que se puede ver en Workers World YouTube: tinyurl.com/35944sht. Los camaradas del WWP Ezra Echo, Devin Cole y Romeo Channer se unieron a la Dra. Susan Stryker, autora de “Transgender History: Las raíces de la revolución actual”; Jupiter Peraza, una mujer trans indocumentada, activista, receptora de DACA y asociada al programa del Distrito Transgénero de San Francisco; e Indigo Lett, la secretaria y coordinadora de medios sociales de la organización activista transgénero de la Costa del Golfo STRIVE.

Historia trans, fronteras trans

Ezra: ¿Puedes explicar la historia de cómo se ha construido el movimiento trans en Estados Unidos y algunas de las luchas con las que se ha aliado el movimiento?

Susan: En realidad, el movimiento trans se remonta en Estados Unidos a la década de 1890. Se formó un grupo en la ciudad de Nueva York en un lugar llamado Columbia Hall, que era una especie de bar, cervecería, lugar de actuación, lugar de encuentro, lugar de reunión de trabajadoras sexuales y hotel. Luego hubo un grupo llamado Cercle Hermaphroditos en Nueva York que estaba formado en su mayoría por personas trans femeninas, que se llamaban a sí mismas andróginas, y que decían que se unían para la defensa común contra las amargas persecuciones del mundo.

El activismo trans empieza a despuntar realmente como movimiento activista de identidades minoritarias en los años 50 y 60. En los años 50 se publica una revista llamada Sociedad para la Igualdad en el Vestido. A principios de los años sesenta se empieza a ver gente que aboga por la posibilidad de cambiar los nombres en los documentos legales. Cuando se inician los movimientos sociales de la década de 1960, se ve a las personas trans organizándose en la política de la calle y participando en la acción directa radical contra la policía y el encarcelamiento.

Hice una película “Screaming Queens: The Riot at Compton’s Cafetería”, sobre las mujeres trans del Tenderloin [barrio] de San Francisco, que pasaban la noche en la cafetería, una especie de zona para platicar para todo el barrio. La policía hacía redadas con regularidad, y una noche de agosto de 1966 -tres años antes del más famoso levantamiento de Stonewall- la policía entró y las reinas se defendieron. Como dice la mejor descripción contemporánea del suceso, esa noche se armó un caos general en el Tenderloin.

El ´motín´ en la cafetería Compton, San Francisco, 1966.

Creo que, sobre todo en el siglo XXI, después del 11 de septiembre de 2001, gran parte de la violencia a la que se han enfrentado las personas trans es violencia estatal que tiene que ver con las fronteras: el cruce de fronteras y la documentación de identidad y el acceso a los servicios sociales. Las personas trans, a menudo se nos engloba bajo el paraguas LGBT, pero en cierto modo, creo que los problemas de las personas trans tienen menos que ver con cuestiones de orientación sexual que con cuestiones de estatus de ciudadanía, de quién se cuenta como miembro del cuerpo político.

Así que el activismo trans está muy alineado con el activismo pro-migrante, pro-asilo y pro-fronteras abiertas.

Jupiter: En cuanto a cómo se ha construido la historia del movimiento trans en EE.UU., el movimiento trans ha dado una especie de salto a medida que se ha unido a movimientos y rostros de la historia. Por ejemplo, la Revolución Industrial llevó a la gente a los centros urbanos, en esta ubicación geográfica donde no eran conocidos por nadie más. Porque cuando vives en una ciudad pequeña, en un pueblo pequeño, todo el mundo te conoce; existe esta presión de tener que ser muy conservador y limitado en la forma en que te expresas. En la Revolución Industrial, la gente acudía a las ciudades y experimentaba con su expresión.

Otro ejemplo: Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, vimos cómo aumentaba la atención internacional sobre Christine Jorgensen [una ex soldado estadounidense que se operó de afirmación sexual en Dinamarca en 1951]. Su participación en la guerra le dio una nueva luz y una nueva atención al movimiento trans. Y si avanzamos algunas décadas hasta la epidemia del SIDA, también vemos que las personas trans se ven afectadas y que los temas trans se plantean bajo una nueva luz.

Pero históricamente, las cuestiones heteronormativas cisgénero se destacan más que las personas trans. Eso es algo con lo que creo que las personas trans siempre han luchado. Todo lo que sucede, realmente tenemos que llamar la atención sobre cómo afecta a las personas transgénero. Por ejemplo, dentro del movimiento Black Lives Matter, con el asesinato de mujeres trans negras, ahora estamos experimentando el grito de “¡Las vidas trans negras importan!”. Este es un ejemplo perfecto de cómo podemos poner de relieve las luchas trans en lo que está ocurriendo ahora mismo, con la brutalidad policial, por ejemplo.

Diré que creo que estamos haciendo un trabajo increíble en la comprensión de los problemas y fortalezas trans y en llamar la atención sobre las luchas trans para hacer de esta una sociedad mejor para las personas trans.

La lucha trans por el socialismo

Ezra: ¿Por qué es fundamental luchar por el socialismo para asegurar la liberación trans?

Romeo: Quizá un punto muy obvio es que la atención de salud es un derecho humano, y el acceso a la atención de salud es especialmente necesario y urgente para las personas trans. Es una de las mayores batallas por las que luchan las personas trans en todo el mundo. Si vives en un país socialista, eso proporciona asistencia de salud a toda su población.

Devin: No puede haber socialismo sin liberación trans, y no puede haber liberación trans sin socialismo. El capitalismo y el imperialismo están diseñados y creados para dividir a la gente, incluso por género, para construir la opresión sobre el género.

Aunque hay gente que cree que la transexualidad no es tan importante en la lucha por el socialismo, ¡es fundamental! El camarada Leslie Feinberg, miembro del Partido Mundo Obrero [Workers World Party] desde hace más de 40 años, expuso intrincada y meticulosamente la conexión de que la opresión de género surgió como parte de la opresión de clase, en su análisis histórico marxista, “Guerreros transgénero”. La lucha por el socialismo es la lucha por la liberación trans, y viceversa.

Susan: Para lograr realmente una sociedad justa, habitable y sostenible que trate a todo el mundo con equidad -donde todo el mundo tenga lo suficiente y nadie tenga demasiado- tenemos que pensar en Estados Unidos en particular, en la dimensión colonial de los colonos, en el hecho de que Estados Unidos está construido sobre mano de obra robada y tierra robada. Para mí, el socialismo es simplemente la creencia, la convicción, de que se puede, de hecho, tener un orden social justo. Y si un sistema de gobierno no aborda eso, sigue siendo colonialismo de colonos.

Indigo: Para mí, el socialismo es comprender lo malo que es el capitalismo. Para la gente de la clase trabajadora, tenemos que entender el punto económico, obviamente, y el punto sobre el racismo, pero también tenemos que entender el punto internacional – entender el papel de Estados Unidos como país y cómo eso afecta a otras personas en otros países. Históricamente hay comunidades de terceras personas en todas partes, y se ven afectadas por el colonialismo y el capitalismo.

Luego, especialmente el año pasado con la pandemia, eso realmente demostró que necesitamos tanto: atención sanitaria, educación y tantas otras cosas. Eso nos lleva obviamente al socialismo. Con la administración que tenemos ahora, básicamente van a intentar devolvernos a donde estaban los Estados Unidos antes de la pandemia, ¡que seguía siendo un lugar muy terrible! Así que creo que para nosotros, es sólo un constante, constante desaprendizaje de nuestros propios comportamientos tóxicos, para seguir aprendiendo más sobre nosotros mismos y empujar hacia el socialismo de una manera que todos podamos sentirnos bienvenidos y cómodos y vivos.

Romeo: Sólo quiero añadir que personalmente no me sentiré liberado si las hormonas que tomo se fabrican en tierras palestinas robadas, que es de donde procede gran parte de la terapia de sustitución hormonal. Este es sólo uno de los muchos ejemplos de cómo todas estas luchas en el mundo están materialmente vinculadas. No sólo en la forma en que tenemos que mirar a las estructuras y hacer frente a las estructuras, sino en la conexión física material real que la globalización y el capitalismo han unido. Nuestro género sigue siendo controlado y vigilado en gran medida por estos sistemas de capitalismo e imperialismo.

 

 

Simple Share Buttons

Share this
Simple Share Buttons