Lucha de clases en China: ¿cómo lidiar con los multimillonarios?

“El aprendiz del brujo” es una vieja historia que se repite en muchas variaciones, desde mitos griegos hasta un famoso poema alemán de Goethe en 1797 y hasta una película de Alfred Hitchcock y varias versiones de Disney. Todas las variaciones tratan de invocar o desatar fuerzas abrumadoras que no se pueden controlar.

En “El Manifiesto Comunista”, Karl Marx y Friedrich Engels compararon la sobreproducción salvaje e imprudente del capitalismo moderno que conduce a choques incontrolables con “el hechicero que ya no es capaz de controlar los poderes del mundo inferior al que ha invocado con sus hechizos.” 

Esa es la preocupación de China hoy: cómo tratar con el multimillonario Jack Ma y su Grupo Ant, la empresa de tecnología financiera más grande del mundo y un aprendiz de brujo de hoy en día.

Ant se había fijado para vender acciones por un valor récord de $34.4 mil millones, pero el 3 de noviembre, solo dos días antes de que la compañía realizara la oferta pública inicial, (OPI), más grande del mundo, el gobierno chino y los principales bancos estatales de repente se movieron para suspender la venta. Esta acción sin precedentes fue el ejemplo más dramático hasta la fecha de un esfuerzo continuo para frenar a los capitalistas chinos y restringir algunos de sus esquemas más peligrosos.

Jack Ma es un firme defensor de una economía abierta e impulsada por el mercado. Su opinión a menudo expresada es que la regulación gubernamental sofoca la innovación. También es miembro del Partido Comunista Chino desde hace mucho tiempo. Permitir que los capitalistas chinos ingresen al partido comenzó como un esfuerzo por asegurar la lealtad de estos capitalistas emergentes a la construcción socialista y tener algún medio de control sobre ellos. Sin embargo, es claramente una contradicción porque usan su influencia y posiciones partidistas para promover su propia riqueza.

Alto interés, alta deuda

Ant Group se creó como una empresa técnica, para sortear las regulaciones chinas más estrictas sobre los bancos. Pero Ant Group en realidad es un banco, sin una sucursal, pero que otorga millones de microcréditos y otorga crédito con solo tocar una aplicación telefónica. 

Debido a que Ant Group está registrado como una empresa técnica, cobró intereses a los consumidores a una tasa cuatro veces superior a la que pueden cobrar los bancos.

Ant dirige Alipay, cuyos mil millones de usuarios activos lo convierten en el principal sistema de pago en línea de China, superando al efectivo, los cheques y las tarjetas de crédito. A través de sus plataformas de pago y préstamos, Alipay ha procesado transacciones por valor de 17 billones de dólares en China durante el año pasado.

Al igual que otros gigantes tecnológicos chinos, Ant Group tiene datos valiosos sobre los clientes y controla un canal digital a través del cual se prestan y gastan cientos de miles de millones de dólares.

Tener tal poder en manos privadas es una fuente de tensión entre los planificadores socialistas y los empresarios capitalistas. Ant Group comenzó como un servicio de pago para la gigante plataforma de comercio electrónico de propiedad privada Alibaba, también fundada por Jack Ma.

Alibaba posee un tercio de Ant Group. La valoración combinada proyectada de Alibaba y Ant es de más de $1 billón. Para quienes apoyan la Revolución China, la pregunta es si esta abrupta decisión del gobierno de detener la venta de acciones es una opción esencial o simplemente una decisión de mano dura de los reguladores bancarios. 

¿Son estas nuevas entidades financieras disruptivas para la planificación socialista de China? ¿O son una forma creativa, de vanguardia, de dar a millones de trabajadores un fácil acceso a fondos y productos?

Un informe compilado por el estado examina la forma en que los microcréditos de Ant Group y otras empresas de tecnología financiera alientan a los pobres y a los jóvenes a acumular deudas, a cuatro veces la tasa de interés regular. Este crédito fácil ha provocado un aumento de las deudas incobrables, especialmente para los trabajadores jóvenes sin experiencia. La deuda de las tarjetas de crédito aumenta un 30 por ciento al año y ha alcanzado 10 veces el nivel del 2010.

¿Cómo afectará el hecho de que cientos de millones de personas ahora enfrentan una deuda creciente en el plan ampliamente publicitado de China para poner fin a la pobreza en el 2020? ¿Pueden los bancos estatales chinos capear una crisis como lo hicieron los bancos capitalistas globales en el 2008? Para rescatar a los bancos, los gobiernos capitalistas impusieron una austeridad despiadada. Millones de personas perdieron sus hogares, mientras que los programas sociales se redujeron hasta los huesos. 

Los bancos globales entran en acción

La decisión de los reguladores financieros chinos y el liderazgo del Partido Comunista Chino de suspender al Grupo de Tecnología Ant ha sido cubierta ampliamente en publicaciones financieras y comerciales en el Occidente capitalista.

Esta cobertura expresa conmoción y preocupación. Restringir el mercado capitalista en China, incluso a riesgo de las críticas internacionales, es algo nuevo. La venta anticipada de acciones de Ant en las bolsas de valores de Shanghai y Hong Kong se había descrito en términos elogiosos. Había miles de millones en juego e implicaban un alto apalancamiento financiero e inversores ansiosos que compraban con margen.

El Grupo Ant de China contrató a Goldman Sachs como director principal conjunto en la OPI, mientras que Citigroup Global Markets Asia Ltd., JPMorgan Chase & Co., JP Morgan Securities (Far East) Ltd., Morgan Stanley Asia Ltd. y Hong Kong Securities Ltd. son los patrocinadores conjuntos.

Según los informes, Credit Suisse Group AG estaba trabajando como coordinador global conjunto. Dos bancos de propiedad estatal, China International Capital Corp. y China Securities Co., formaron parte de una cotización en la Junta de Innovación de Ciencia y Tecnología de la Bolsa de Valores de Shanghai, denominada STAR Market.

Está claro que los bancos imperialistas, que son completamente hostiles a la construcción socialista, han tenido un papel importante en este banco chino de propiedad privada. Se esperaba que la cotización generara 400 millones de dólares solo en comisiones para los bancos de inversión globales.

“La OPI habría fijado el valor de Ant en unos asombrosos $359.000 millones de dólares, más que el banco más grande del mundo, JP Morgan, y más grande que el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC), respaldado por el estado”, escribió Yahoo! News en noviembre. 7.

“China temía que la empresa privada, que estaba a punto de atraer a más inversores extranjeros a su estructura de capital, se hubiera vuelto demasiado grande para quebrar”.

Riesgo para la planificación socialista

La revista, The Economist, del 14 de noviembre calificó la acción como un tiro a la proa del grupo de tecnología financiera más grande de China.

La suspensión del 5 de noviembre por parte de los reguladores de la oferta pública inicial de $37 mil millones de Ant con menos de 48 horas de anticipación se interpretó al principio simplemente como una advertencia para su fundador, Jack Ma, quien anteriormente había criticado a los bancos estatales de China. Pero el 10 de noviembre, la publicación de un extenso borrador de nuevas reglas para todos los grupos de tecnología dejó en claro que Ant no era el único objetivo. Las nuevas regulaciones involucran a toda la industria tecnológica de China.

Claramente, también hay una creciente comprensión por parte de los capitalistas internacionales de que el Partido Comunista Chino todavía juega un papel dominante y está decidido a mantener la planificación socialista. Esto significa negarse a permitir que los poderosos capitalistas chinos pongan en riesgo la economía planificada. También está claro por el tamaño de esta venta propuesta que los capitalistas chinos como Jack Ma son enormemente poderosos y están conectados internacionalmente. Su tamaño e influencia ha crecido.

¿Representan realmente un riesgo para la estabilidad del estado?

Los medios de comunicación en China han prestado mucha atención a explicar los riesgos involucrados. Esquemas especulativos similares que involucran apalancamiento financiero llevaron al colapso capitalista global del 2008 y otros anteriores. Con tantos bancos imperialistas involucrados en Ant Group y su arriesgada configuración apalancada, China podría estar especialmente vulnerable en una crisis capitalista, especialmente cuando hay crecientes amenazas estadounidenses de sabotear deliberadamente el crecimiento de China.

Trampa de la deuda 

El Diario del Pueblo, periódico oficial del Comité Central del Partido Comunista de China, publicó un artículo el 28 de octubre, una semana antes de que se suspendiera la OPI de Ant, titulado “Mantener la seguridad financiera como máxima prioridad”. El artículo advirtió: “China ha establecido un enorme sistema bancario, bursátil y de bonos. Sin embargo, esto ha dado lugar a nuevos riesgos y desafíos normativo”. El artículo llamaba a las instituciones financieras a “fortalecer el liderazgo del Partido”.

El Grupo Ant y otras empresas de tecnología financiera promovieron préstamos fáciles a clientes jóvenes y conocedores de Internet pero que no tienen acceso a una tarjeta de crédito. Su reclamo era estar sirviendo a clientes excluidos financieramente, previamente desatendidos, con suscripción instantánea y recepción de fondos.

El crédito fácil con un toque de teléfono para productos de consumo, viajes y la creación de pequeñas empresas puede conducir rápidamente a trampas de deuda para millones que no tienen experiencia en endeudarse.

En los Estados Unidos de hoy, casi todos los trabajadores viven endeudados. Alrededor del 41 por ciento tiene deudas médicas. Millones de personas están abrumadas por préstamos para estudiantes y préstamos para automóviles. La pérdida de un trabajo puede conducir rápidamente a la falta de vivienda. Durante tres generaciones, desde la revolución comunista de 1949, la deuda entre trabajadores y campesinos era casi desconocida en China. Antes de la revolución, millones de personas habían nacido endeudadas, cargando con la deuda de sus familias, y se vieron obligadas a venderse a sí mismas y a sus hijos a los propietarios para pagar las deudas.

Nuevas regulaciones

Los crecientes volúmenes de deuda de tarjetas de crédito están abrumando a algunos bancos. Si se produce un incumplimiento masivo, Ant Group se queda con el dinero mientras que los bancos estatales asumen el riesgo.

¿Cómo es esto posible?

La política de Ant Group ha sido utilizar el mismo juego de manos de Wall Street que llevó al colapso capitalista global de 2008. Esto no es nada nuevo ni innovador. Las empresas de tecnología financiera han estado reempaquetando y vendiendo millones de préstamos de alto riesgo.

Solo el 2 por ciento de los préstamos que Ant había facilitado a fines de junio estaban en su balance en octubre, según su prospecto de OPI. 

Ant Group se asocia con los bancos estatales de China. El grupo recoge las tarifas y los pagos iniciales y luego vuelve a empaquetar millones de microcréditos y los vende a los bancos estatales. Ahora el 98 por ciento de la deuda de Ant Group es propiedad de bancos estatales. Esto deja a los bancos estatales asumiendo la mayor parte del riesgo crediticio.

En resumen, Jack Ma estaba poniendo $2 para hacer negocios por valor de $100, utilizando bancos estatales para financiar los otros $98. Este reempaquetado de la deuda se denomina titulización. Es la conversión de un activo, especialmente un préstamo, en valores negociables, generalmente con el propósito de recaudar efectivo vendiéndolos a otros inversores.

Claramente, tales esquemas capitalistas no tienen nada que ver con modernizar China, aumentar su capacidad productiva o mejorar la vida de los trabajadores. Ahora, el nuevo borrador de las regulaciones destinadas a los microcréditos en línea obligaría a las empresas de tecnología financiera como Ant a financiar cerca de un tercio de sus préstamos. Esto podría reducir el valor de la empresa a la mitad, a $150 mil millones.

Las regulaciones antimonopolio también tienen como objetivo evitar que plataformas digitales como Alibaba utilicen su dominio para intimidar a los vendedores con contratos de exclusividad.

Lucha contra los capitalistas chinos 

La lucha contra los capitalistas chinos se prolonga. Tanto el poder como la riqueza de los capitalistas han crecido de manera explosiva. Pero también lo ha hecho la creciente coordinación de la planificación socialista. Durante más de 70 años, las condiciones de vida de millones de personas han mejorado constantemente.

The Economist, un semanario de negocios británico, describió esta tensión creciente, que es de gran preocupación para la clase capitalista en su conjunto. (“China apunta a sus empresarios”, 14 de noviembre)

En los últimos años, varias campañas han tratado de frenar a los grandes capitalistas chinos y la corrupción y la deuda resultante que traen, con el fin de mantener la estabilidad social y financiera de China. Esto ha sido especialmente cierto desde el 2013 y la presidencia de Xi Jinping.

El primer paso fue una campaña del 2013 contra la corrupción y el gasto generoso de los funcionarios del partido.

El siguiente fue lidiar con los capitalistas chinos que estaban invirtiendo miles de millones en inversiones extranjeras que los reguladores estatales consideraron maniobras apenas disfrazadas para desviar capital fuera de China. Estas no fueron inversiones que de alguna manera ayudaron al desarrollo de China.

Se ordenaron revertir compras como el parque de atracciones SeaWorld, clubes de fútbol europeos y grandes participaciones en Hilton Worldwide Holdings. Wu Xiaohui, presidente de Anbang Insurance, compró el hotel Waldorf Astoria en Manhattan. En el 2018, Wu terminó con una sentencia de prisión de 18 años por delitos financieros, y Anbang fue nacionalizada.

Ren Zhiqiang, un miembro de alto rango del Partido Comunista y un magnate de la vivienda que dirigía una empresa inmobiliaria estatal, fue sentenciado a 18 años de prisión en septiembre del 2020 por soborno y malversación.

La represión ha puesto fin abruptamente al auge del gasto mundial de las empresas chinas. Mientras que en el 2016 las fusiones y adquisiciones en el extranjero ascendieron a $200.000 millones de dólares, en el 2019 se redujeron a menos de una quinta parte.

Elevar estándares estrictos para los préstamos en línea, limitar la cantidad disponible para pedir prestado y cambiar el entorno regulatorio financiero son todos esfuerzos para recuperar el control.

Supervisión de los trabajadores

Cómo proteger la propiedad estatal de funcionarios corruptos y detener acuerdos secretos con poderosos capitalistas chinos que están vinculados a las finanzas internacionales es un desafío mucho mayor. Requiere la participación y vigilancia de los trabajadores en cada industria.

Se está estableciendo una nueva estructura política para empoderar a los trabajadores a hablar y alentar a los cuadros comunistas a nivel local a monitorear lo que los propietarios capitalistas pueden estar haciendo. Lo más importante es que se está creando a través de la Federación de Industria y Comercio de China. Esta es una poderosa organización no gubernamental de industriales y empresarios chinos bajo el liderazgo del Frente Unido de Trabajo del Partido Comunista Chino (PCCh).

La federación se estableció en 1953, una época muy diferente. Aquellos fueron los primeros días de la reorganización de la industria y la construcción de una base socialista. La federación se describe a sí misma como un organismo para aumentar la comunicación entre el gobierno y la economía privada, y para ayudar al gobierno en la gestión de la economía privada y lograr el desarrollo sostenible. Tiene varios escaños en el Congreso Nacional del Pueblo.

En el pasado, su objetivo habia sido construir relaciones más estrechas con entidades comerciales e industriales extranjeras y ayudar a los miembros chinos a viajar al extranjero en busca de oportunidades comerciales que ayudarían a impulsar las reformas económicas de China. Este organismo ha pedido ahora a los grupos privados que establezcan departamentos de recursos humanos dirigidos por el partido y unidades de control que le permitan al partido auditar a los gerentes de las empresas tanto en corporaciones privadas como estatales.

Se espera que los comités de supervisión de los partidos jueguen un papel más importante en las firmas tecnológicas gigantes. Una serie de nuevas regulaciones también impedirá a los inversores extranjeros tomar participaciones directas en la banca china.

Base socialista 

Desde 1979, China ha cultivado la política de abrirse a Occidente y permitir que los capitalistas chinos crezcan y acumulen una gran riqueza. Se suponía que debían actuar como intermediarios con el Occidente. 

El capitalismo, tanto chino como occidental, suele recibir todo el crédito por el salto en la capacidad productiva y el desarrollo moderno en China desde 1979.

Sin embargo, precisamente porque China mantuvo una economía planificada y la propiedad estatal de las industrias centrales, ha podido evitar las crisis económicas que golpean a todas las economías capitalistas cada siete a diez años.

La verdadera fuerza impulsora de la rápida modernización de China y el salto de la pobreza extrema, el analfabetismo, las hambrunas y la dominación imperialista es la Revolución China, dirigida por el Partido Comunista Chino.

El cambio dramático que comenzó con la apertura de China en 1979 se debió a un acuerdo del gobierno, bajo Deng Xiaoping, para permitir la inversión capitalista occidental en China en condiciones controladas. El objetivo era lograr un crecimiento económico más rápido mediante la introducción activa de capital y tecnología extranjeros, manteniendo al mismo tiempo su compromiso con el socialismo.

Era un riesgo, especialmente porque el imperialismo lo veía como un camino de regreso a China.

La apertura de China a la inversión en 1979 estuvo condicionada a que el occidente levantara sus sanciones económicas completas, que desde la Revolución de 1949 habían buscado estrangular a China y prohibir toda tecnología, equipo industrial, inversión y comercio.

Durante 30 años, desde la Revolución China de 1949 hasta 1979, los esfuerzos de China por el crecimiento y la modernización se vieron dificultados por las sanciones impuestas por Estados Unidos. Sin embargo, en estas tres décadas China reorganizó una sociedad subdesarrollada, caótica y devastada por la guerra, construyendo la tecnología y la infraestructura y educando a la clase trabajadora. Esto es lo que hizo posible el siguiente paso. A medida que crece la hostilidad del imperialismo estadounidense hacia China, amenaza con cerco militar y se intensifican las guerras comerciales y las sanciones, los líderes pueden estar examinando más de cerca los peligros que las fuerzas capitalistas internas traen al desarrollo socialista estable del país.

Sara Flounders

Share
Published by
Sara Flounders
Tags: China

Recent Posts

PDF of July 7 issue

Download the PDF. Yet another police lynching Akron community outraged Editorial: Beyond Roe overturn Commentary:…

July 7, 2022

Icebergs, SCOTUS and EPA − a WW commentary

Before I understood what it all meant, I thought it was awe-inspiring to see icebergs…

July 6, 2022

Global actions protest Supreme Court ruling

When the Supreme Court of the United States overturned the 1973 Roe v. Wade ruling…

July 6, 2022

Half the nation, half citizens

The recent Roe v. Wade decision by the U.S. Supreme Court to reverse a half…

July 6, 2022

‘We should not be celebrating the 4th of July’

Below is an edited speech Arjae Red gave at the “We reject your 4th” pro-choice…

July 6, 2022

Mundo Obrero editorial – La creciente furia de las masas

Decenas de miles de personas, en su mayoría jóvenes, salieron a las calles con total…

July 6, 2022