Los migrantes lideran la lucha porque la ‘reapertura’ alimenta la resistencia

18 de mayo: El Gerente Ejecutivo, (CEO siglas en inglés), de Ford Motors, Jim Farley, dijo durante una reciente conferencia telefónica: “La industria automotriz es el motor económico [de los EE. UU.]. Reiniciar todo el ecosistema automotor es cómo reiniciamos la economía “. (New York Times, 18 de mayo)

Los trabajadores protestan por condiciones inseguras debido a COVID-19 cuando la planta de automóviles Tesla reabre sus puertas en Fremont, California, el 17 de mayo.

Pero Farley se equivoca. Son los 400.000 trabajadores de producción de los fabricantes de automóviles Detroit Three – Ford, General Motors y Fiat Chrysler (FCA) – quienes continúan trabajando hoy en todo el mundo quienes tendrán la última palabra. Después de una serie de huelgas improvisadas en toda la industria a mediados de marzo para protestar contra las condiciones de trabajo inseguras en lugares cerrados y la falta de equipos de protección, los trabajadores regresan con algo de protección, pero no suficiente. Se tomarán sus temperaturas después de presentarse al trabajo todos los días, y se requieren máscaras, guantes y protección para los ojos.

Según el periodico The New York Times, FCA ha instalado cortinas transparentes para evitar la transmisión entre personas que trabajan juntas y pantallas para dos trabajadores que instalan simultáneamente componentes debajo del capó. Ford ha instalado fregaderos portátiles y dispensadores de desinfectante para manos en todas las plantas y grifos sin contacto y dispensadores de jabón en los baños. General Motors solo comenzará con un solo turno.

El sindicato United Auto Workers (UAW siglas en inglés) ha abogado por pruebas obligatorias de todos los trabajadores diariamente o semanalmente. Pero los tres jefes de Detroit solo acordaron evaluar a los trabajadores con síntomas. Autoworker Caravan, un grupo activista de base en la UAW, está solicitando respiradores N95 para cada trabajador.

El primer día de regreso, los trabajadores ya vieron problemas: máscaras sin envolver colocadas en las mesas por guardias que no usaban guantes, superficies que no se han limpiado desde marzo, trabajadores con síntomas de virus permitidos a trabajar, ventiladores sucios y más.

A los trabajadores no sindicalizados que fabrican automóviles para empresas extranjeras, principalmente en el sur, se les ordenó volver a trabajar en varias fechas en mayo. Esta escritora no ha encontrado informes de los medios sobre estos trabajadores, aunque sus preocupaciones son las mismas que las de los trabajadores del automóvil representados por la UAW. Algunos activistas protestaron frente a la planta de vehículos eléctricos Tesla en Fremont, California, donde el CEO Elon Musk prometió desafiar la orden de permanencia en el hogar del gobernador y obligar a los trabajadores a volver a trabajar sin medidas de seguridad.

Las protestas de los trabajadores continúan creciendo

Payday Report ha catalogado 206 huelgas, ausencia por enfermedad, abandonos de puestos, sentadas y piquetes que exigen condiciones de trabajo seguras en todos los rincones del país desde que COVID-19 se aceleró en los EE.UU. El boletín cree que es un recuento muy bajo, estimando que hay decenas de pequeñas acciones tanto de trabajadores no representados como de miembros del sindicato.

Un ejemplo de esto último son los 25 trabajadores de Hood River Distillers en Hood River, Oregon. Los miembros de Teamsters Local 670 establecieron una línea de piquete el 6 de mayo después de que la gerencia hizo una oferta de contrato final con beneficios de salud debilitados y aumentos salariales insignificantes. (nwlaborpress.org, 13 de mayo)

Mientras tanto, algunos trabajadores esenciales están teniendo problemas personales y financieros. Los conductores de reparto protestan porque no pueden encontrar baños, ya que las ubicaciones habituales en los restaurantes de comida rápida y las cadenas como Applebee’s, KFC y Subway solo están abiertas para recoger. Un grupo de camioneros rodeó la Avenida de la Constitución en Washington, D.C., el 13 de mayo, protestando por los bajos salarios y las condiciones inseguras. Cuando algunos conductores independientes solicitaron préstamos como pequeñas empresas, se les dijo que no reunían los requisitos para recibir fondos.

El sindicato United Farm Workers está pidiendo a todos los simpatizantes que firmen una petición que respalde el proyecto de ley HEROES, que incluye asistencia financiera para trabajadores agrícolas indocumentados y protege legalmente a estos trabajadores esenciales de la deportación durante la pandemia. Firme la petición en tinyurl.com/ycxns8af/.

Protestas por trabajadores migrantes crecen

Los que más se arriesgan al defender sus derechos son los trabajadores inmigrantes. Pero eso no impidió que los migrantes mexicanos que recogen fruta en el famoso Valle de Yakima del estado de Washington se declaren en huelga por medidas de seguridad y aumenten el pago de riesgos la semana del 15 de mayo en siete sitios principales. Los trabajadores de otros seis sitios se unieron durante el fin de semana.

Están surgiendo evidencias de crecientes brotes de COVID entre los trabajadores agrícolas migrantes. Si bien practican el distanciamiento social en el campo, el problema son los hoteles proporcionados por el empleador: cuatro trabajadores por habitación, dos por cama. Al 8 de mayo, 169 de los 340 migrantes bajo contratos H-2A de México y Haití que recogen, plantan, clasifican y empacan tomates en la granja hidropónica de 32 acres Green Empire Farms cerca de Oneida, N.Y., dieron positivo. Después de estar en cuarentena durante dos semanas, volverán a trabajar.

Pero el organizador Celso Mendoza, quien emigró de Veracruz, México, en 2002 no podrá. Hace años, Mendoza fue instrumental en la organización de trabajadores contratados mexicanos que ganaban $6 por hora en una planta avícola de Forest, Miss. Después de que el contratista laboral que contrató a los trabajadores intentó reducir los salarios en un 10 por ciento, Mendoza organizó a los trabajadores en protesta, y en un año se unieron al Sindicato de Trabajadores de Alimentos y Comercio (UFCW). Su contrato proporcionaba mejores condiciones salariales y laborales, y ningún contratista laboral externo.

Los trabajadores avícolas se vieron obligados por una orden de la administración Trump a volver a trabajar a pesar de la epidemia, que es muy contagiosa en lugares cerrados. Trágicamente, la vida de Mendoza se vio truncada a la edad de 59 por COVID-19. Celso Mendoza! Presente!

Los trabajadores inmigrantes toman cada vez más medidas para protegerse durante la pandemia. Maritere Gómez, una organizadora del centro de trabajadores Arise Chicago, que ayudó a organizar a los trabajadores contratados mexicanos que fabrican equipos de protección personal en LSL Healthcare, cerca de Chicago, dice: “Creo que los trabajadores indocumentados necesitan unirse. … Si las personas indocumentadas no se defienden por sí mismas, nadie lo hará, ciertamente ni su jefe ni el gobierno”.

Sue Davis

Sue.Davis@workers.org

Share
Published by
Sue Davis
Tags: COVID-19

Recent Posts

PDF of January 28 issue

Download the 12-page PDF. Biden appoints warmongers 30-year U.S. war on Iraq; Workers on the…

January 28, 2021

Not ‘individualism’ vs. ‘authoritarianism’

The U.S. continues to lead the world in COVID fatalities with over 400,000 deaths. The…

January 27, 2021

The United States has no real sense of itself

The author of this essay is a Palestinian writer, whose latest novel is “Against the…

January 27, 2021

Direct action against ICE

On Jan. 18, 30 anti-racist activists attacked an Immigration and Customs Enforcement office in San…

January 27, 2021

Why the bourgeoisie needs fascism

Excerpts taken from the Jan. 14 webinar,“Workers Can Defeat Fascism and Racism,” sponsored by Workers…

January 27, 2021

Tunisia’s Arab Spring 10 years old, people again in the streets

Ten years ago the Arab Spring — a vast mass movement that swept through the…

January 27, 2021