Mundo Obrero celebra el Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras!

Esto se basa parcialmente en artículos publicados previamente en el periódico Workers World para conmemorar el Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras. Se ha agregado nueva información.

El 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras, es un día de solidaridad con las mujeres y las personas de todos los géneros en todo el mundo que enfrentan el militarismo estadounidense, así como con los trabajadores del mundo que son súper explotados y abusados por las corporaciones imperialistas.

Ciudad de México, 8 de marzo, 2020.

El capitalismo, con la sociedad de clases, la propiedad privada y las relaciones patriarcales, está en la raíz de la opresión nacional, de género y de las mujeres. Las corporaciones globales, en su afán por obtener grandes ganancias, súper explotan a la fuerza laboral del mundo, intensifican la desigualdad y la pobreza, y arrojan racismo, intolerancia y misoginia.

Las empresas transnacionales y sus jefes locales abusan de las mujeres, con violencia física y sexual, ya que maltratan e ignoran a todos los trabajadores. La búsqueda de ganancias impulsa los crímenes horribles de sexo y trato de personas, mujeres, niños y personas de todos los géneros.

Todo esto clama por una solución socialista: propiedad pública de las industrias; producción para necesidades humanas, no ganancias; trabajos garantizados, atención médica y todas las necesidades; compartir riqueza y recursos, y paz.

Cuba ha demostrado que el socialismo puede proporcionar la base para la igualdad de las mujeres. Dirigida por la Federación de Mujeres Cubanas, las mujeres han dado grandes pasos políticos, económicos y sociales desde que triunfó la revolución en 1959.

Verdadero carácter del día de la mujer

La esencia pro socialista y de clase trabajadora de IWWD permanece, a pesar del encubrimiento capitalista y mediático de su significado real. Su historia está plagada de lucha y solidaridad. Este día especial ha sido celebrado por países y partidos socialistas, movimientos de liberación nacional, organizaciones antiimperialistas, corporativas, de mujeres y de trabajadores en muchos continentes.

La fundadora de este día histórico fue Clara Zetkin, líder del ala izquierda del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) y jefa de su Secretaría Internacional de la Mujer. El SPD, que tenía 82.000 mujeres miembros en 1910, promovió los derechos de las mujeres, incluido el derecho a organizarse políticamente y votar. Zetkin agitó durante 21 años para establecer el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Las mujeres en Europa estaban llegando a las fábricas a medida que las industrias en expansión necesitaban su trabajo. Fueron contratados con salarios bajos para realizar trabajos inseguros y horribles sin derechos legales. Decididos a luchar por los derechos políticos y económicos, se unieron a sindicatos y partidos socialistas. Fue una época de gran fermento y florecientes ideas socialistas.

La socialista alemana Luise Zeitz, en colaboración con Zetkin, propuso en la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en agosto de 1910, celebrada en el Salón de la Asamblea de los Trabajadores en Copenhague, que se reserve un día especial anualmente para reconocer las luchas mundiales de las trabajadoras y construir solidaridad. Los participantes acordaron luchar por la jornada laboral de 8 horas, la licencia de maternidad y los beneficios de salud.

Otro impulso para el Día de la Mujer, reconoció Zetkin, fue la manifestación en Nueva York de miles de trabajadores de la confección, principalmente migrantes/ nmigrantes y muchos socialistas, exigiendo sus derechos, el 8 de marzo de 1908. Así fue la huelga de los trabajadores de la confección de tres meses. año después, el “Levantamiento de los 20.000”, dirigido por Clara Lemlich, una inmigrante judía rusa de 23 años.

Más de 100 mujeres de 17 países, en representación de sindicatos, organizaciones de mujeres y partidos socialistas europeos, votaron por unanimidad a favor de la propuesta. Declaró: “De acuerdo con las organizaciones políticas y sindicales con conciencia de clase de la [clase trabajadora] en cada país, las mujeres socialistas en todos los países organizarán un Día de la Mujer cada año”. (leftwrite.wordpress.com)

Zetkin, un estratega política, calculó que organizarse para IWWD era un paso crucial en la construcción de un movimiento anticapitalista. Su objetivo era fomentar la cooperación entre las mujeres en los sindicatos, las organizaciones de mujeres y los partidos socialistas para que luchen conjuntamente. Esto elevaría la conciencia de clase y socialista y empujaría la lucha de clases hacia adelante. En su opinión, la mayoría de las trabajadoras políticas se ganarían al oponerse al capitalismo, la fuente de la opresión de las mujeres, y adoptarían una perspectiva socialista.

Como internacionalista, Zetkin dedujo que una protesta anual coordinada en varios países el mismo día por las mismas demandas potenciaría las luchas de las mujeres y también rompería el chovinismo nacional, fortalecería los lazos entre las mujeres en diferentes países y crearía un sentimiento contra la guerra.

Un año después, la estrategia de Zetkin se afianzó. El 19 de marzo, más de 1 millón de personas, en su mayoría mujeres, acudieron a las calles de cuatro países europeos para exigir empleos y poner fin a la discriminación de género. La revolucionaria rusa Alexandra Kollontai dijo que el primer “Día de las Mujeres Trabajadoras fue un mar agitado de mujeres, ciertamente la primera muestra de militancia [en Europa] por parte de las mujeres trabajadoras”.

¡IWWD comenzó una revolución!

En 1913 y 1914, las mujeres europeas protestaron contra la inminente guerra mundial en el Día de la Mujer. El 8 de marzo de 1917, las trabajadoras textiles en huelga se unieron a las mujeres que atacaban a las panaderías por los altos precios del pan en Petrogrado, Rusia. Pidieron a los soldados que bajaran sus rifles.

Pronto 90.000 manifestantes estaban en las calles, pidiendo “paz, tierra y pan”. Esta acción revolucionaria condujo a la expulsión del zar ruso, que abrió las puertas a una revolución obrera más tarde ese año. En 1921, la Unión Soviética socialista fue el primer gobierno del mundo en codificar la igualdad de las mujeres.

La huelga de las trabajadoras rusas el 8 de marzo de 1917 provocó la expulsión del zar, allanando el camino para la revolución de los trabajadores.

Zetkin, fervientemente contra la guerra, fue encarcelada repetidamente por agitarse contra la Primera Guerra Mundial. Las manifestaciones ganaron su liberación. Ella dejó el SPD en 1916 debido a su posición a favor de la guerra y, con Rosa Luxemburgo y otros, estableció el precursor del Partido Comunista de Alemania.

Antitracista, Zetkin se opuso a las leyes estadounidenses de Jim Crow. Ella escribió una súplica apasionada en 1932 pidiendo la liberación de los hermanos Scottsboro, nueve jóvenes afroamericanos que fueron enviados a prisión, y posible ejecución, por falsos cargos de agredir sexualmente a dos mujeres blancas. Una de las mujeres luego refutó los cargos y luego se unió al movimiento de masas que les salvó la vida.

Mientras el fascismo alemán amenazaba, Zetkin agitó para que todos los trabajadores, mujeres y hombres, se unieran a la lucha contra la guerra y el fascismo en el Parlamento (Reichstag) el 30 de agosto de 1932. A la edad de 75 años, enferma y casi ciega, Zetkin habló valientemente durante una hora mientras los nazis le gritaban amenazas de muerte.

50 años del día de la mujer

Las acciones de IWWD en todo el mundo durante los últimos 50 años han incluido la liberación de prisioneros políticos en Uruguay, sentadas en Argentina de trabajadores agrícolas y levantamientos en Filipinas. Las acciones coordinadas han protestado por la guerra liderada por Estados Unidos en Irak y el asedio israelí de Gaza respaldado por Estados Unidos. Las mujeres yemeníes han denunciado la guerra de Arabia Saudita en Yemen, respaldada por Estados Unidos.

En 2010, hubo conmemoraciones mundiales de IWWD en su centenario, así como una decidida marcha posterior al terremoto en Haití.

Los pueblos indígenas han protestado por la destrucción corporativa del planeta. Los trabajadores surcoreanos han exigido la igualdad de género en el trabajo. Los trabajadores de la confección de Bangladesh se han reunido, y las trabajadoras domésticas en Indonesia han marchado. Las trabajadoras sexuales han insistido en sus derechos. Los trabajadores migrantes se han manifestado en Australia, Asia y Europa por protección y derechos legales.

Se realizaron manifestaciones en el Medio Oriente y África del Norte a principios de la década de 2010 durante la Primavera Árabe. Se han celebrado eventos para mujeres trabajadoras en Sudáfrica. En toda América Latina, anualmente se realizan marchas por los derechos reproductivos, especialmente el aborto legal seguro y contra la violencia contra las mujeres. En 2018, los derechos ganadores de LGBTQ2 + fueron aclamados en la India. El año pasado, los cubanos celebraron 60 años de revolución socialista.

En los Estados Unidos, las mujeres del Partido Mundial de la Juventud contra la Guerra y el Fascismo y los Trabajadores revivieron el legado revolucionario de IWWD en 1970, marchando en una manifestación en la histórica Union Square a la Casa de Detención de Mujeres en Nueva York. Expresaron su solidaridad con sus hermanas encarceladas, incluidas dos del New York Panther 21.

La Red de Lucha de las Mujeres comenzó a conmemorar la IWWD en Nueva York en 2004. De esa agrupación nació la Coalición del Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras, que anualmente celebra este día especial desde 2009 con manifestaciones y reuniones.

En varias ocasiones, la coalición ha conmemorado a las 146 víctimas del incendio de Triangle Shirtwaist Factory del 25 de marzo de 1911, en el sitio del edificio en Nueva York. Esta coalición siempre plantea luchas de trabajadoras, migrantes/inmigrantes, personas de color y personas no conformes con el género en los Estados Unidos, al tiempo que promueve la solidaridad global.

Una conferencia de mujeres socialistas hoy

Muchas de las demandas de Zetkin resuenan hoy, incluida la necesidad de mejorar las condiciones para las trabajadoras, con sindicatos, protecciones legales, trabajos con un salario digno, atención médica y todas las necesidades de la vida, y construir una unidad de clase mundial y solidaridad.

Pero el imperialismo y sus guerras interminables plantean otros problemas que los que Zetkin abordó. El colonialismo, la globalización capitalista y la opresión nacional, con el subdesarrollo de los continentes, el robo de tierras y recursos, la súper explotación de los trabajadores y la propagación del racismo y todas las formas de intolerancia, amplían enormemente las demandas de los que se plantearon en 1910 en Copenhague.

Una conferencia socialista mundial de mujeres hoy extendería primero invitaciones a mujeres en África, Medio Oriente y el resto de Asia, América Latina y el Caribe, cuyos países han sido oprimidos por el imperialismo. Tal reunión promovería las reparaciones para los países devastados y empobrecidos por los capitalistas globales y exigiría el fin de todo el militarismo imperialista.

También se invitaría a mujeres trabajadoras y personas de todas las nacionalidades y géneros en los Estados Unidos: migrantes/inmigrantes, refugiados, padres solteros, desempleados, personas sin hogar, personas mayores, jóvenes, personas con discapacidad, sobrevivientes de abuso sexual y violencia doméstica, de bajos ingresos. individuos, personas LGBTQ2+, prisioneros, trabajadoras sexuales y todos aquellos que carecen de atención médica y otras necesidades. Las quejas de todos serían escuchadas e incorporadas a las demandas.

Clara Zetkin tenía razón al decir que la solidaridad internacional es esencial. Ella enfatizó que es urgente que las mujeres y todos los trabajadores se organicen para deshacerse del capitalismo y luchar por el socialismo. Ese es el legado de 110 años del Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

La abuela de la escritora, Sophie Stoller, una trabajadora inmigrante de la confección, trabajaba en la Triangle Shirtwaist Factory. Estaba enferma y no fue a trabajar el día del incendio. Como socialista, se unió a la marcha de los trabajadores de la confección de 1908 y al “Levantamiento de los 20.000”.

(Alan Roth)

(Alan Roth)

Simple Share Buttons

Share this
Simple Share Buttons