‘Fracking’: La ‘gran mentira’ sobre desechos tóxicos

Filadelfia

La fracturación hidráulica, conocida como “fracking”, es el proceso de forzar el agua cargada de productos químicos en formaciones de lutitas subterráneas para extraer gas natural y petróleo. Esta práctica se intensificó a principios de la década de 2000.

Un camión volcado que transportaba salmuera cerca de Coolville, Ohio, 2017.

Cuando las comunidades afectadas negativamente por el fracking protestaron, la industria energética lanzó campañas publicitarias masivas para promover el gas natural obtenido por este proceso como la “energía más limpia” y promocionó su seguridad. Los ejecutivos de la industria ridículamente lo etiquetaron como tecnología “verde”.

Las compañías de energía basaron sus argumentos en comparaciones con el carbón y la energía nuclear. Desestimaron las preocupaciones de los científicos de que el gas metano liberado por el fracking era un gas de efecto invernadero más dañino que el dióxido de carbono relacionado con el calentamiento global. Los perforadores afirmaron que la contaminación del agua del pozo era “natural”.

A pesar de las voces que advirtieron que este era otro esquema fraudulento, pero lucrativo, el desarrollo global de la perforación de combustibles fósiles “no convencionales” provocó un frenesí en Wall Street en 2014. En ese momento, la prohibición de Washington de exportar gas y petróleo de los EE. UU. causó que muchos analistas de la industria se preguntan si las ventas nacionales de petróleo y gas fracturado generaron ganancias suficientes para compensar el costo de asegurar los arrendamientos de tierras y pagar el fracking.

El gobierno de Obama salvó a la industria al revertir algunas prohibiciones contra la exportación de gas y petróleo de Estados Unidos. De repente, se apresuró a crear oleoductos e instalaciones para acomodar la exportación al exterior, lo que genera mayores ganancias que las ganancias nacionales.

Para 2016, el fracking se usó en dos tercios de todos los pozos nuevos, informó la Administración de Información Energética. Había 1 millón de pozos activos de petróleo o gas natural en 33 estados.

La administración Trump permitió a la industria energética expandir el uso del fracking al levantar las restricciones a la exportación. El resultado fue un aumento del 300 por ciento en los permisos de perforación. La reversión de las protecciones ambientales por parte de Trump benefició directamente a esta industria, que ya estaba muy poco regulada.

Para 2017, la producción de petróleo de EE.UU. a partir del fracking creció a alrededor de 9,6 millones de barriles por día, casi el doble que la década anterior. La fracturación hidráulica permitió a EE.UU. convertirse en el mayor productor de petróleo y gas del mundo, con una producción de gas natural que aumentó en un 70 por ciento entre 2005 y 2018. Sin embargo, las emisiones de gases de efecto invernadero también aumentaron en un 13 por ciento en solo dos años, de 2016 a 2018.

Un billón de galones de aguas residuales al año

El proceso de fracking implica el uso de 2 millones a 8 millones de galones de agua por pozo, dependiendo de la formación de roca. El agua se mezcla con productos químicos que a menudo son tóxicos, incluso cancerígenos. Las empresas con frecuencia se niegan a revelar el contenido de estos productos químicos, alegando que son “secretos comerciales”.

A medida que el gas natural fluye hacia la superficie, trae aguas residuales, que contienen sales y productos químicos, y también materiales radiactivos que ocurren naturalmente en formaciones subterráneas. Etiquetada como “salmuera” por la industria, estas aguas residuales a menudo contienen altos niveles del elemento químico Radio.

El fracking produce casi 1 billón (millón de millones) de galones de aguas residuales tóxicas cada año. En enero, la revista Rolling Stone informó sobre una investigación que muestra que este líquido tóxico está enfermando a los trabajadores y está propagando la contaminación en los Estados Unidos.

Entre los trabajadores más afectados se encuentran los camioneros a quienes se les paga para que retiren la salmuera. A menudo, sin saberlo, estos conductores de camiones cisterna transportan “cargas calientes” que promedian alrededor de 9.300 picocuries de radio por litro y pueden alcanzar hasta 28.500 picocuries.

El radio, que es abundante en salmuera, es tan peligroso que está sujeto a restricciones estrictas, incluso en sitios de desechos peligrosos. Debido a que el radio contiene los carcinógenos radio-226 y radio-228, la Comisión Reguladora Nuclear requiere que la descarga industrial permanezca por debajo de 60 picocuries por litro de cada uno.

La película documental “Gaslands”, dirigida por el ambientalista Josh Fox y lanzada en 2010, se centra en el impacto del fracking en varios estados. Explica que una inyección de fracking producirá de 200 a 300 camiones cisterna de desechos tóxicos y radiactivos. Cada sitio de pozo industrial contiene docenas de almohadillas de superficie que contienen cada uno 20 o más pozos. La fracturación hidráulica en un solo sitio de pozo puede requerir de 38.400 a 172.800 viajes de camiones cisterna durante su vida útil.

Los conductores rara vez reciben ropa protectora, y los derrames de petroleros son comunes. El Departamento de Transporte exige que los camiones que transportan materiales radiactivos estén claramente designados con carteles que contengan un símbolo de radiactividad. Sin embargo, la industria ignora esta regulación, ya que las señales de advertencia rara vez se muestran en los camiones que transportan salmuera.

La industria energética califica la salmuera tóxica como ‘segura’

Al afirmar que la salmuera es “completamente segura”, las compañías de energía han inventado muchos métodos para deshacerse de esta mezcla peligrosa y mortal.

Una práctica común en Pensilvania era verter la salmuera directamente en los ríos cercanos hasta que quedara expuesta cuando los centros de filtración de aguas residuales cerca de Filadelfia y Pittsburgh informaron una corrosión extensa en las tuberías de sus sistemas. Luego fue prohibido.

Otro método de eliminación cada vez más común es bombear millones de galones de salmuera a los pozos de inyección. Se ha demostrado que esta práctica puede provocar terremotos dañinos en áreas cercanas a los pozos.

Quizás la práctica industrial más insidiosa ha sido ofrecer salmuera gratuita a los estados y municipios rurales para su uso a lo largo de las carreteras como deshielo invernal y para el control del polvo en carreteras sin pavimentar. Esta forma de “eliminar” depósitos de salmuera de alta radiactividad en el suelo donde permanecerá para siempre, poniendo en peligro las comunidades cercanas. ¡Sin embargo, esta práctica es legal en 13 estados!

Los consumidores que compran una jarra turquesa de deshielo líquido AquaSalina en su ferretería local pueden esparcir salmuera con niveles de radio de aproximadamente 2.500 picocuries por litro en su patio, acera o camino de entrada. La industria ha designado a sabiendas esta eliminación comercial de salmuera cancerígena como “uso beneficioso”. ¡Este desecho radiactivo embotellado está incluso etiquetado como “seguro para el medio ambiente y las mascotas”!

 

(Photo: Felicia Mettler)

Betsey Piette

Betsey.Piette@workers.org

Share
Published by
Betsey Piette

Recent Posts

Virus statistics reveal class truth

The following is a digest of articles on COVID-19 by Deirdre Griswold that appeared in…

August 2, 2020

PDF of July 30 issue

Download the 12-page PDF. Portland: Resistance broadens. Fighting fascism, white supremacy, capitalism WORLD: Palestine; China.…

July 31, 2020

Remembering Garrett Foster, gunned down marching for Black lives in Austin, Texas

By Viktoriya P. Austin, Texas On July 25, groups of protesters marched in Austin, Texas,…

July 31, 2020

Behind the walls

Voting rights for the incarcerated in Florida The Supreme Court upheld a ruling of the…

July 31, 2020

‘No tax dollars for union busters’

Fired union janitors and allies picketed the downtown Cleveland office building known as “The Fives”…

July 31, 2020

Students demand:  ‘Police-free schools!’

A crowd of about 150 students, teachers, parents and community members rallied on July 25…

July 31, 2020