Reforestación: Cuba lidera el camino

Antes de 1492, lo que hoy es Estados Unidos tenía alrededor de mil millones de acres de bosques. Desde 1600 en adelante, al menos 286 millones de acres fueron destruidos. En una carta de 1763, Benjamin Franklin escribió: “La tierra despejada absorbe más calor y derrite la nieve más rápido”.

Debido al colonialismo y al crecimiento de las corporaciones extractivas capitalistas, los bosques que anteriormente reducían el carbono fueron diezmados. Esta deforestación es parte de la crisis del calentamiento global, además del aumento masivo de carbono en la atmósfera. El mundo necesita reforestación.

¡Cuba lo está haciendo!

La reforestación cubana comenzó en la región de la Sierra del Rosario en 1968; Con el apoyo del gobierno revolucionario, los aldeanos locales decidieron un plan.

El área había sido despojada durante la colonización española, más de 400 años desde 1492 hasta 1898. Los invasores talaron el bosque original para criar ganado y establecer plantaciones. Los árboles indígenas (cedro, ébano, caoba, majagua y otros) ya no crecían allí. A mediados de 1800, el suelo estaba degradado; La deforestación continuó hasta principios de 1900 para el pastoreo de ganado y la cría de cerdos. La población rural empobrecida trabajaba para los ganaderos o quemaba árboles para hacer carbón. En el momento de la Revolución Cubana en 1959, no quedaba nada más que palmeras aisladas.

La Cuba socialista vio la necesidad de implementar proyectos sociales y económicos en las zonas rurales. El Plan Sierra del Rosario fue uno de esos proyectos. El plan de reforestación, lanzado junto con el establecimiento de servicios comunitarios, mejoraría la calidad del suelo y proporcionaría un trabajo importante para las personas en el área.

Fundada en 1971, Las Terrazas recibió el nombre del sistema de plantación de terrazas e incluyó unas 5.000 hectáreas (12.355 acres) iniciales en la parte oriental de la cordillera. Los científicos ayudaron a determinar qué árboles indígenas plantar, y los aldeanos inicialmente plantaron 3.000 árboles de caoba, hibisco y teca. En ocho años, la gente del valle había plantado 6 millones de árboles.

El gobierno cubano declaró que los árboles frutales deberían plantarse entre las otras especies para alimentar a la gente. Alrededor del 80 por ciento de los alimentos que se comen en Las Terrazas se cultivan localmente. Todo es orgánico, incluyendo plátanos, calabazas, toronjas, aguacates, naranjas, mandarinas, mamey, y todo se cultiva entre los árboles del bosque.

Las Terrazas se construyó para proporcionar electricidad y agua corriente, con guarderías, escuelas, médicos de familia, dentistas, un laboratorio clínico y una farmacia. El proyecto mejoró las condiciones para las familias locales, a las que se unieron personal científico, proveedores de servicios públicos y artistas.

La gente cría ganado para la carne, y se construyó un lago para criar peces, incluyendo truchas, tilapia y otras especies. El pueblo más tarde agregó un ecomuseo, un cine y una discoteca.

Ecosistemas indígenas restaurados

Los mamíferos, plantas, aves e insectos indígenas, muchos de los cuales se habían puesto en peligro bajo siglos de explotación ambiental durante el colonialismo, comenzaron a regresar, y los ecosistemas indígenas comenzaron a restaurarse. Hoy Cuba tiene 131 especies de aves, 26 de las cuales son indígenas de Cuba; el resto pasa por rutas migratorias a sus áreas de anidación. Hay 33 especies de reptiles, incluidas 17 serpientes y 11 lagartos. Algunas de las especies de mamíferos más pequeñas del mundo viven en Cuba, el solenodon cubano en peligro de extinción, la jutía conga y la jutía carabalí, han regresado al bosque.

En 1985, la UNESCO reconoció el proyecto de reforestación como la Reserva de la Biosfera y agregó 25.000 hectáreas (61.776 acres) de Sierra del Rosario a las 5.000 originales. Desde entonces, la UNESCO ha reconocido cinco biosferas más en Cuba.

Durante el Período Especial, después de la pérdida de comercio con la URSS y los otros antiguos socios comerciales socialistas de Cuba, combinados con el endurecimiento de su bloqueo por parte de Estados Unidos, el gobierno revolucionario apoyó el turismo ecológico y cultural y duplicó el enfoque en la sostenibilidad. Las ganancias del turismo en Las Terrazas se utilizaron para construir una biblioteca. También en el Período Especial, el cultivo orgánico se convirtió en obligatorio.

El cafetal Buenavista fue restaurado de las ruinas de uno de los cafetales coloniales. Los lugareños plantaron cafetos y comenzaron a cosechar café Arábica Las Terrazas a la sombra. La miel también se produce localmente.

Las Terrazas fue el primer modelo de reforestación en Cuba; Ha inspirado otros 11 proyectos de reforestación. Las otras 11 comunidades se reúnen periódicamente en Las Terrazas para intercambiar semillas indígenas para promover la biodiversidad y el comercio de productos alimenticios. La UNESCO ha reconocido a los programas de reforestación de Cuba por sus principios de incorporación de conocimientos científicos y prácticas tradicionales para fortalecer la participación de la comunidad en la planificación estratégica. Hasta la fecha, se han plantado más de 7 millones de árboles indígenas y se ha recuperado una gran cantidad de biodiversidad.

Delegación de solidaridad de EE. UU. visita Las Terrazas

La 50ª Brigada Venceremos visitó Las Terrazas el 28 de julio. Conocimos a Ida, nuestra guía local, en el pueblo, y luego nos llevó al Río San Juan. La biosfera es un sitio de vacaciones popular para los trabajadores en La Habana. El río San Juan es alimentado por manantiales de azufre y es considerado como un tratamiento mineral. Nos unimos a muchos cubanos que nadan en el río y disfrutan de los bosques en sus fiestas nacionales.

Los tres jardines verdes de Las Terrazas apoyan a las escuelas y la comunidad como la principal fuente de alimentos. Los aldeanos cultivan frutas, flores y plantas con usos medicinales en infusiones de hierbas y suplementos vitamínicos. Los niños de jardín de infantes tienen su propio jardín donde aprenden a cultivar alimentos, que comen a la hora del almuerzo y la merienda. Los niños incluso aprenden a hacer infusiones de hierbas con varias flores, como la manzanilla y la guayaba.

El Centro de Investigación Ecológica pertenece a la Academia de Ciencias de Cuba. Los especialistas buscan especies de flora y fauna en el bosque; dos veces por semana también trabajan con estudiantes locales para enseñarles a reconocer las plantas como parte del trabajo científico. Incluso los niños pequeños saben cómo reconocer seis o siete de las plantas indígenas locales.

Ida les dijo a los brigadistas: “Cuando les digo que era obligatorio cultivar todo lo que necesitábamos, no fue porque alguien vino y nos dijo que lo hiciéramos. Necesitamos hacerlo”. Y agregó: “Cultivamos productos orgánicos todo el tiempo”.

Las Terrazas usa algo de energía solar y planea adquirir más cuando sea posible. La biosfera tiene regulaciones para la conservación; El Comité local para la Defensa de la Revolución toma todas las decisiones relacionadas con la sostenibilidad, como la cantidad de viviendas sostenibles para el proyecto.

Nuestro guía habló del impacto del calentamiento global en las estaciones de crecimiento y la flora local. Algunas variedades de plantas ahora han desaparecido del bosque debido al calor; otros, como los mangos, están en temporada más temprano y más largos. Este julio fue el más cálido jamás registrado en el mundo. Ida nos dijo que la temperatura promedio anual durante todo el año en Cuba fue de 24° a 25° Celsius (75° a 77° F); este año tuvieron un nuevo máximo de 39.8° C (103.6° F).

Ida dijo que cuando era niña, las lluvias eran tan intensas que a veces los niños se veían obligados a quedarse en la escuela durante una o dos semanas. Ahora hay lluvias estacionales que pueden durar solo tres días. Destacó que desde el principio, el plan de reforestación se centró en el medio ambiente.

En los últimos años, los aldeanos comenzaron a organizar trabajos para limpiar el plástico y la basura del río donde los turistas y los cubanos han tirado basura. Se invita a los niños a unirse a la limpieza; De esta manera, su conciencia ambiental se desarrolla desde una edad temprana. La comunidad está discutiendo actualmente la necesidad de limitar el número de turistas para proteger el medio ambiente.

Detener el calentamiento global requiere una rápida transición lejos del uso de combustibles fósiles. También requiere reforestación. La Cuba socialista, la Cuba revolucionaria, es un modelo para combatir el calentamiento global.

Hedgecoke fue miembro de la 50ª Brigada Venceremos a Cuba.

 

Stephanie Hedgecoke

Share
Published by
Stephanie Hedgecoke

Recent Posts

Hell and the plan of the coup d’état in Bolivia

Published Nov. 16 by TeleSUR. Translation by John Catalinotto. Teruggi has returned to Caracas, Venezuela. Nov. 16 -- "You are…

November 17, 2019

Between an illegitimate self-proclamation and a popular uprising in Bolivia

Published in La Haine/Telesur on Nov. 13. Translation by John Catalinotto. Yesterday's [Nov. 12] street action in La Paz once…

November 17, 2019

Support the resistance to the coup in Bolivia

On Nov. 10, Evo Morales, president of the Plurinational State of Bolivia, resigned, along with the vice president and the…

November 17, 2019

Un analisis: Solidaridad con la resistencia en Bolivia

15 de noviembre – El día 10 de noviembre renunció Evo Morales, presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, junto con…

November 17, 2019

Bolivia, Nov. 13: ‘Welcome to the dictatorship’

Published Nov. 13 on Telesur. Translation by John Catalinotto. “Welcome to the dictatorship,” said one woman as she ran from…

November 15, 2019

Atlantans hold back-to-back anti-racist protests

Donald Trump chose Atlanta to launch “Black Voices for Trump” on Friday, Nov. 8. That 2020 election appeal was rebuffed…

November 15, 2019