Huelga de Puerto Rico: doce días sacuden al imperio

6 de agosto — Después de la publicación de este artículo, el gobernador renunció, pero el pueblo permanece en las calles, exigiendo justicia.

30 de julio — Miles de personas se apiñaron frente a la mansión del gobernador, La Fortaleza, a la vez que policías antidisturbios, armados hasta los dientes unieron sus escudos cerrados. “La Fortaleza” estaba bajo asedio. Aquí y allá, el cielo nocturno brillaba con la luz ámbar de las llamas distantes. Durante 12 días, los manifestantes asaltaron barricadas y se enfrentaron valientemente a balas de goma, gases lacrimógenos y granadas de destello. ¿Por qué? Su demanda fue la abdicación inmediata del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló.

Esta última conflagración fue provocada por la publicación de mensajes de texto confidenciales entre el gobernador y sus aliados. Sus mensajes estaban cargados de lenguaje homofóbico y sexista y de “bromas” insensibles sobre el creciente número de muertos tras el huracán María. Eso fue la gota que derramó el vaso.

Se hicieron repetidos intentos para asaltar la mansión del gobernador, y las multitudes crecieron rápidamente de miles a cientos de miles. Rosselló intentó la reconciliación, prometiendo permanecer en el cargo pero renunciando a una campaña de reelección. No fue suficiente.

El 22 de julio, después de 10 días de agitación, los puertorriqueños lanzaron una huelga general.

Millones cerraron la carretera principal que atraviesa San Juan. Dos días después, Rosselló anunció su renuncia. ¿Cómo pudo el pueblo de Puerto Rico derrocar al gobernador en menos de quince días? ¿Y qué los impulsó?

Los medios corporativos se han centrado en Rosselló y sus comentarios despreciables, por conveniencia. Atribuir la culpa de la actual agitación a la desagradable falta de carácter de un hombre es conveniente para los intereses corporativos. Oscurece el papel del capital financiero para estimular el dolor y la ira del pueblo puertorriqueño. Cualquier recuento exacto de la crisis actual debe comenzar al menos desde el 2016.

San Juan, Puerto Rico, July 23 protest

Fundamentos de la sublevación actual

La Ley de Gestión, Supervisión y Estabilidad Económica de Puerto Rico, o PROMESA, se promulgó en el 2016. PROMESA fue diseñada por la ley federal de los EE.UU. para reestructurar la deuda adquirida por el gobierno puertorriqueño en las últimas décadas. El plan era simple: implacable austeridad.

Los miembros de la junta de PROMESA no elegidos implementaron un plan de recortes presupuestarios aplastantes. Se cerraron casi 200 escuelas, se redujo el gasto en pensiones y atención médica, y el salario mínimo por hora para los trabajadores menores de 25 años se redujo a $4,25 (comparado con $7,25 en el continente). Estaba claro lo que se prometía, y se entregaba, al pueblo puertorriqueño: la humillación se montada sobre la indignidad.

Ningún pueblo podría soportar esa degradación indefinidamente, ni podrían sobrevivir a tales dificultades. En estas condiciones, la rebelión era inevitable.

Lo peor es que la crisis de deuda de Puerto Rico se debió por completo a las maquinaciones de Wall Street. La economía puertorriqueña recibió un golpe fatal cuando el sector manufacturero se retiró de la isla en busca de salarios más bajos. Los bancos ingresaron y compraron bonos del gobierno puertorriqueño que se vendieron para cubrir el déficit presupuestario y proporcionar servicios esenciales a la gente.

Pero la economía nunca se recuperó y la deuda continuó acumulándose. Esto no era asunto de Wall Street. La ley de los Estados Unidos exige que su propiedad colonial no pueda declararse en bancarrota como lo hacen los municipios del continente. En cambio, la ley federal obliga a Puerto Rico a cumplir con sus obligaciones de deuda antes de pagar los servicios esenciales. Una política horrible para la gente, pero excelente para los traders de bonos.

El 31 de agosto de 2016, la clase capitalista lanzó una conferencia en el hotel Condado Plaza Hilton para celebrar su golpe de estado fiscal. El pueblo de Puerto Rico aprovechó la ocasión para expresar su descontento. Como Workers World/Mundo Obrero informó en ese momento:

“Después de enterarse, en vísperas de la protesta, que la policía planeaba evitar que llegaran los manifestantes, los manifestantes comenzaron a llegar al sitio antes del amanecer de ese día y rodearon todas las entradas al hotel.

“Los manifestantes estaban decididos a evitar la conferencia a toda costa … los manifestantes bloquearon la avenida que conduce al hotel. Aunque no fue una manifestación masiva, los manifestantes tuvieron suficiente presencia para bloquear con éxito el camino para aquellos que intentaban llegar a la conferencia.

“Los manifestantes se sentaron en medio de la avenida y construyeron barricadas con piedras. Rodearon a quienes intentaron asistir a la conferencia y trataron de desanimarlos. Mucha gente se dio la vuelta. Los manifestantes también arrojaron agua a algunas personas para desalentarlos de participar.

“Solo una presencia masiva de la policía, algunos manifestantes dijeron que triplicaba su número, permitieron la entrada de algunas personas. … [L] a táctica tuvo tanto éxito que menos de 200 personas asistieron a la reunión de negocios, según informes de los medios de comunicación”. (Tinyurl.com/yy56jgse)

Este fue un ensayo general para la insurrección de la semana pasada.

La represión genera resistencia

La devastación física pronto siguió a la ruina financiera. En el otoño de 2017, los huracanes Irma y María azotaron a Puerto Rico. Aunque las cifras de víctimas fueron inicialmente minimizadas, el creciente número de muertos y desaparecidos se volvió demasiado grande para esconderse. Un estudio de 2018 en el New England Journal of Medicine calculó el número total de muertes en una abrumadora 4.645 personas.

La respuesta al huracán de los Estados Unidos fue insensible. Mientras que estados como Texas y Florida recibieron más de $100 millones en las primeras dos semanas después de severos huracanes en esos estados, Estados Unidos obligó a Puerto Rico a conformarse con solo $9 millones en el mismo período de tiempo.

En cada etapa, la destrucción de la vida puertorriqueña y la estabilidad económica ha sido planificada y exacerbada por el gobierno de los Estados Unidos.

Entonces, ¿qué mostraron realmente los mensajes de texto de Rosselló? Más allá de su fanatismo e insensibilidad, se reveló al mundo que el dinero, destinado a ayudar a la recuperación después del huracán María, se desvió a abogados y consultores corporativos. La información confidencial sobre los contratos del gobierno se compartió con los amigos de Rosselló en el sector privado. Y solo tres días antes de las filtraciones, el ex secretario de educación de Rosselló fue arrestado por lavado de dinero.

La secretaria Julia Keleher, republicana de Filadelfia, fue una figura clave en la ejecución de los brutales recortes de educación de PROMESA. Incluso las escuelas para discapacitados no estaban a salvo de su política de austeridad implacable.

El pueblo de Puerto Rico no solo estaba acosado por el sexismo y la homofobia, sino por la deuda predatoria y la brutal austeridad, el desastre climático y el capitalismo del desastre, el imperialismo insensible y el colonialismo humillante. Las llamas del descontento habían estado ardiendo durante años antes de que estallaran para envolver a la administración colonial de la isla. 

La lucha en Puerto Rico es una lucha contra el imperialismo, y es probable que no termine ahora que Rosselló ha renunciado. Al emprender esta lucha, el pueblo puertorriqueño ha dado el ejemplo a todos los que luchan contra la opresión.

El poder del pueblo es extraordinario, y cuando se concentra, ningún imperio puede resistir su fuerza.

Este artículo, de un activista afro-puertorriqueño, se basa en una charla en la reunión del Workers World Party/Partido Mundo Obrero  el 25 de julio en la ciudad de Nueva York que abordó el tema “Lucha contra el racismo y la soberanía nacional”.

(Credit: Green Party Alliance of Puerto Rico Facebook page)

Simple Share Buttons

Share this
Simple Share Buttons