¡Defiende rebeliones justas contra la policía de Nueva York racista! ¡Desestimación de todos los cargos! ¡No más arrestos ni redadas!

Declaración WWP-PMO

El Departamento de Policía de Nueva York está utilizando instancias de acciones rebeldes justificadas como una excusa para organizar una redada racista al estilo de la de los Cinco de Central Park de todos/as y cada uno/a de los/as sospechosos/as, siempre que sean afroamericanos y pobres.

A raíz de una ola mediática de indignación reaccionaria – increíblemente, en contra de las personas que se resisten a acosar a los policías – las noticias locales están ayudando a la policía de Nueva York publicando fotos en la televisión de 15 personas, todas afroamericanas, “buscadas” por la policía por rociar a los policías con agua en la sección de Brownsville de Brooklyn, Nueva York, y en Harlem, Nueva York, el 20 de julio. Al 31 de julio, tres jóvenes afroamericanos han sido arrestados.

El sistema de encarcelamiento masivo está lanzando una serie de cargos: “obstrucción de la conducta gubernamental”, “travesuras criminales”, “hostigamiento”, “conducta desordenada”, por expresiones justas de oposición a la ocupación policial de los barrios oprimidos.

Mientras tanto, ni siquiera  se encontró ninguna base para acusar a un policía blanco, Daniel Pantaleo, por matar a Eric Garner, un hombre negro con un estrangulamiento ilegal: un asesinato que el mundo entero presenció con horror en video el 17 de julio de 2014.

No sorprende que el alcalde “liberal” Bill De Blasio se haya unido al ultra-racista ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani y Donald Trump en el coro hipócrita de indignación contra los manifestantes negros y latinos. Además de aumentar el racismo, este furor mediático por la “falta de respeto a la policía” empujó de manera oportunista la indignación y las protestas por la exoneración del policía asesino Pantaleo fuera de los titulares.

¿Qué estaban haciendo los policías, a quienes las comunidades claramente quieren fuera, cuando estallaron mini rebeliones en medio del calor y la humedad el 20 de julio? Rompiendo multitudes de personas que habían abierto hidrantes de agua tratando de obtener alivio durante una ola de calor récord. Este fue el mismo fin de semana en que miles de personas tampoco tenían electricidad cuando Con Ed cortó el suministro eléctrico a miles de residentes de Brooklyn. No tener aire acondicionado solo intensificó la crisis.

El índice de calor superó los 110 grados. Sin la ayuda de instituciones corruptas como la Autoridad de Vivienda de Nueva York, Con Ed o la Autoridad Metropolitana de Tránsito, cuyos trenes dejaron de funcionar durante la hora pico el viernes 19 de julio, los vecindarios afectados en Brooklyn, Harlem y el Bronx se encargaron de lidiar con esta situación peligrosa.

Enfrentando golpes de calor y deshidratación, los residentes del vecindario deberían haber recibido ayuda. En cambio, fueron hostigados y aumentaron las detenciones y registros de la policía feroz de Nueva York.

La sensacional serie de Netflix, “When They See Us” (Cuando nos ven), acerca de los cinco Central Park  escenificó perfectamente la actitud de la policía que está jugando ahora con la intención declarada de la policía de Nueva York de arrestar a 15 personas más después de arrestar a tres. Treinta años después del complot orquestado contra los cinco de Central Park, hay otra red racista donde se planean arrestos de cualquier persona en particular afro-estadounidenses o latinxs.

Cuando las personas trabajadoras y oprimidas sufren durante una emergencia climática que pone en peligro la vida, el gobierno de la ciudad y la policía de Nueva York deben hacer excepciones humanitarias: ¡abran los hidrantes y den a las personas una forma inmediata para refrescarse y salvar vidas! Pero ese tipo de compasión no se le ocurre a los funcionarios de la ciudad y al Departamento de Policía de Nueva York, cuyo trabajo es promover la ley y el orden capitalistas.

Bajo el capitalismo, la policía es incapaz de aprender lecciones. Existen únicamente para proteger a los ricos fomentando el racismo y atacando a los trabajadores y a los pobres. Si las autoridades están preocupadas por la anarquía y el caos, deberían otorgar soluciones a las personas para la indigencia, el desempleo y la falta de atención médica que azotan a Nueva York.

Por eso decimos:

Detener la ocupación racista de los barrios negros, latinxs y todos los oprimidos, desde Brooklyn hasta Harlem y el Bronx

¡Nuestras comunidades necesitan servicios, trabajos, atención médica, no policías racistas en las calles o en el metro!

¡Desestimen todos los cargos! ¡No más arrestos!

(WW Photo: Sofia Adams )

Simple Share Buttons

Share this
Simple Share Buttons