Protesta de más de 700 demandan: ¡No redadas! ¡Cierrar los campamentos!

Con cada fotografía impactante, la realidad se vuelve cada vez más clara: el gobierno de los Estados Unidos está deteniendo a los migrantes en campos de concentración.

Las últimas imágenes se produjeron después de que el vicepresidente Mike Pence recorriera dos campamentos. Cientos de hombres, tan densamente empacados en una celda que ni siquiera pueden acostarse, gritan: “¡No hay duchas!” Los niños duermen en el concreto con solo mantas de mylar de emergencia para la ropa de cama.

Pence intentó por primera vez afirmar que los detenidos  eran bien tratados, pero después de ver otro campamento, incluso él reconoció: “Esto es algo difícil”. El reportero Josh Dawsey encontró el hedor de los campamentos “horrible”. A los adultos y los niños se les negaron las mantas, colchonetas y almohadas, alimentos y artículos de higiene. Se les quitó las alfombras a los niños que sufrían piojos después de que uno de ellos perdió un peine. Los niños pequeños cuidaban de los bebés. (Washington Post, 12 de julio)

Las imágenes y las historias se han vuelto virales y los horrores son de conocimiento público. Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos, condenó las condiciones y dijo: “Esto nunca debería suceder en ningún lugar”. (Al Jazeera, 9 de julio)

La Congresista de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, inicialmente fue criticada por caracterizar a los centros de detención como campos de concentración hasta que los judíos progresistas, incluidos los sobrevivientes y descendientes del Holocausto, defendieron el término en protestas fuera de las oficinas de Inmigración y Aduanas. “El nunca más, es ahora” se ha convertido en un grito de guerra. Los sobrevivientes japoneses de internamiento en Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial también se han manifestado en contra de los campamentos.

Comunidades im/migrantes enfrentan terror

Después de que la Corte Suprema dictaminó recientemente en contra de incluir una pregunta sobre la ciudadanía en el censo de EE. UU. Para el 2020, el presidente Donald Trump prometió traer un nuevo argumento a SCOTUS o anular el alto tribunal a través de una orden ejecutiva. El 11 de julio, se retiró de la cuestión, una concesión a la fuerza del movimiento de derechos de los inmigrantes y migrantes.

Sin embargo, el xenófobo en jefe está librando la guerra contra los migrantes por otros medios. Las redadas en 10 ciudades, destinadas a detener a unos 2,000 inmigrantes indocumentados, se planearon originalmente para junio, pero se retrasaron hasta el 14 de julio. A la espera de la deportación, los detenidos podrían encontrarse en uno de los mismos horribles campos de concentración que albergan a solicitantes de asilo.

Los alcaldes de nueve ciudades (Denver, Atlanta, Nueva York, Chicago, San Francisco, Los Ángeles, Miami, Baltimore y Houston) se niegan a cooperar con las redadas. Todos estos alcaldes, con la excepción del Bill de Blasio de la ciudad de Nueva York, son afroamericanos o latinoamericanos. (Las redadas planeadas en Nueva Orleans fueron canceladas debido a la aproximación del huracán Barry).

Los defensores de los derechos de los inmigrantes y los abogados llevaron a cabo una campaña educativa generalizada y bien organizada de “Conozca sus derechos” que condujo a las redadas anunciadas. Voluntarios patrullaron las calles, monitoreando la presencia de ICE. La Alderwoman de Chicago Rossana Rodríguez Sánchez organizó a 160 miembros de la comunidad en brigadas vecinales, mientras que los “depredadores de ICE” recorrían el área metropolitana de Atlanta.

Con estos preparativos en su lugar, donde los policías de ICE tocaron las puertas, fueron ignorados o rechazados cuando no presentaron una orden judicial. La mayoría de las nueve ciudades no reportaron arrestos; las últimas tácticas de ICE fueron, según se informa, una operación reducida a lo largo de la semana.

Sin embargo, las amenazas de arresto, detención y deportación crearon un clima de temor e intimidación entre las comunidades de inmigrantes. Los inmigrantes se quedaron en casa sin ir al trabajo, evitaron ir de compras, se saltearon los servicios religiosos y, en general, se quedaron adentro el 14 de julio. La atmósfera sigue siendo tensa en las nueve ciudades objetivo, ya que los policías de ICE podrían regresar la próxima semana con las órdenes de arresto en la mano.

Sin aviso previo, los agentes de ICE tocaron puertas en Immokalee, Florida. La Coalición de Trabajadores de Immokalee ganó exitosas campañas de boicot contra las cadenas de comida rápida y actualmente está boicoteando a Wendy por su negativa a unirse al Programa de Comida Justa. Si bien nadie fue arrestado, los intentos de arresto fueron un acto amenazador contra los trabajadores agrícolas.

Mientras tanto, los horrores en la frontera continúan. El 14 de julio, los agentes de la Patrulla Aduanera y de la Patrulla Fronteriza negaron la entrada al senador de Ohio, Sherrod Brown, mientras que Trump disparaba mensajes claramente racistas en Twitter contra las cuatro congresistas de raza oscura, Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar, Ayanna Pressley y Rashida Tlaib, las cuales piden el cierre de los campamentos.

Las masas hablan: “¡Cerrar los campamentos!”

La convocatoria del 12 de julio para acciones para cerrar los campamentos sacó masas de personas indignadas. Las protestas tuvieron lugar en 700 a 800 ciudades de EE. UU. y en todo el mundo. El número de personas que participaron se extendió de cientos a miles. Los letreros mostraban consignas familiares: “Ningún ser humano es ilegal”, “Cerrar los campos”, “el nunca más, es ahora”. Pero muchos de los que trajeron letreros eran nuevos para el activismo.

Aquí hay algunos ejemplos de la indignación coordinada que se replicó de costa a costa. Las manifestaciones continuaron durante el fin de semana, generando un impulso para los esfuerzos de base para frustrar las redadas.

La pancarta más grande en una vigilia en la intersección principal de la pequeña ciudad de Rhinebeck en Nueva York, decía: “Hudson Valley se mantiene fuerte – El poder a través de la acción”. Como 80 residentes de la región participaron con muchos de  participantes que llegaron después de escuchar misa en un iglesia local. Los letreros hechos a mano, más que unos pocos escritos en la parte posterior de los letreros que apoyan a Planned Parenthood, incluían mensajes como “Nuestra línea en la arena: tortura infantil” y “La inmigración no es un delito”. Mientras que muchos autos pasaban sonando sus bocinas en apoyo a la protesta, el mejor momento fue cuando un gran camión Fed-Ex pasó con el conductor apoyado en la bocina fuertemente.

Una gran multitud, exigiendo el cierre de los campos de detención de inmigrantes, bloqueó el tráfico durante más de una hora y media en una intersección concurrida en el centro de Buffalo, Nueva York. Atrapado en la parte delantera de la línea de tráfico estaba un conductor de un camión de la sociedad UPS. Mientras que los manifestantes rechazaron las demandas de la policía para dejarlo pasar, este miembro sindical afroamericano, demostró su apoyo a la protesta dándoles a los manifestantes sus saludos.

La policía detuvo a nueve activistas. Antes de la manifestación, un grupo más pequeño ocupó la oficina del líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, y presentó una lista de demandas.

“Estamos aquí para exigir la acción de nuestros líderes”, dijo la organizadora de la protesta Rachel Ablow. “Como judío estadounidense, me horroriza ver que la historia se repite y me siento obligada a unirme a muchos otros, incluidos los sobrevivientes del Holocausto, en exigir el cierre de los campos”. (Comunicado de prensa de Justicia para Familias Migrantes)

Philadelphia

Cerca de 1.000 manifestantes se tomaron las calles de Filadelfia, cerrando las carreteras principales en el corazón de la ciudad. El contingente del Workers World Party/Partido Mundo Obrero marchó bajo la bandera de “Abolir el ICE, la Policía y el Pentágono”, obteniendo un amplio apoyo.

Gritando “¡Liberar a las familias! ¡Cerrar los campamentos!” Y exigiendo la abolición de ICE y el cierre del Centro de Detención de Berks,  los activistas marcharon alrededor del Ayuntamiento y luego a la sede del Departamento de Seguridad Nacional, que es la oficina de ICE más activa y agresiva del país. También hicieron demostraciones fuera de la “Casa Redonda”, donde el notorio Departamento de Policía de Filadelfia tiene su sede central, vinculando la lucha de los migrantes y refugiados con la de los presos y los trabajadores negros y marrones en los Estados Unidos.

En Cleveland, 1.000 personas llenaron el Market Square Park para una vigilia nocturna a la luz de las velas donde una multitud multinacional y multigeneracional coreaba: “¡Cerrar los campamentos!”.

Pensacola, Florida. Unas 30 personas participaron en un mitin en el Seville Park el 7 de julio. La protesta fue organizada por Strive, el grupo local de defensa de las personas transgénero; El partido Workers World Party/Partido Mundo Obrero; Partido por el Socialismo y la Liberación; y Dream Defenders. Los oradores, uno de cada grupo, enfatizaron la necesidad de que todas las protestas en de contra ICE y sus ataques a inmigrantes y migrantes adopten un enfoque internacionalista y proletario hacia la liberación.

Instaron a mirar más allá de las medidas reformistas e insistieron en la abolición de la ICE. Los participantes discutieron los posibles planes para la resistencia futura, incluido un viaje en autobús a la frontera entre Texas y México y una lucha para cerrar la oficina local de la Patrulla Fronteriza de Pensacola.

En Aurora, Colorado, más de 2.000 personas protestaron por el encarcelamiento de inmigrantes, la

Aurora, Colo.

separación de familias, las deportaciones y las amenazas que enfrentan los refugiados. Marcharon 2 millas hacia el Aurora Processing Center, un centro de detención administrado por el grupo privado Geo Group, al este de Denver, donde Lights for Liberty estaba vigilando.

Los gritos de los oradores se escucharon en el centro donde más de 1.500 inmigrantes han sido detenidos sin fianza durante meses y no pueden salir. Los manifestantes golpearon las puertas y gritaron: “¡Derribenlo!”

Una joven le contó a Workers World/Mundo Obrero cómo su esposo fue deportado y ahora tiene dos hijos que atender sola. Le costará $15.000 para tratar de traerlo de vuelta, dinero que ella no tiene.

Los manifestantes en Portland, Oregon, llevaron a cabo una “semana de acción”, reuniéndose afuera y marchando hacia Microsoft y cuatro bancos de Portland para exigir que se deshacieran de ICE. Bank of America y Suntrust dijeron que se desenvestirian, pero que el proceso tardará meses en completarse. Otros bancos seleccionados fueron PNC y Bank of the West.

Portland, Ore

Las empresas se vieron obligadas a cerrar sus puertas durante horas. Los manifestantes les dijeron a los trabajadores que llamaran a sus gerentes y les pidieran que pusieran fin a sus contratos con ICE o las protestas continuarían. Los contratos de ICE con Microsoft usan el software Azure Government.

El 12 de julio, más de 1.000 personas se reunieron frente al centro de detención de ICE, luego marcharon por el centro de Portland exigiendo: abolir el ICE, detener la especulación corporativa, reunir a familias de inmigrantes y poner fin a las condiciones inhumanas en los centros de detención.

Las acciones de “Lights for Liberty” del 12 de julio fueron iniciadas principalmente por organizaciones orientadas al Partido Demócrata como Indivisible, con el objetivo de activar a los votantes antes de la elección del próximo año. “Saca a [Trump] con tu voto” fueron sus coros.

Sección creciente de la clase obrera en solidaridad con im/migrantes

La participación masiva durante el fin de semana muestra que una sección creciente de la clase trabajadora es rechazada por el hedor del racismo y la xenofobia que emana de la Casa Blanca y está profundamente preocupada por los ataques a inmigrantes y migrantes. Esto en sí mismo es progresivo, a pesar de las maniobras del Partido Demócrata para dirigir el sentimiento antirracista hacia los canales electorales.

Los sindicatos están tomando una posición fuerte contra el fanatismo. Los United SteelWorkers explicaron en una declaración del 6 de julio: “Esto se trata de la decencia humana. Se trata de reconocer que muchas de las personas que vienen a nuestras fronteras en busca de asilo son trabajadores”.

Al referirse a la campaña para lograr que las principales cadenas hoteleras no contraten con ICE, el Presidente Internacional, D. Taylor, de UNITE HERE dijo: “Tenemos que actuar en cada uno de esos hoteles. Tenemos que aumentar la llama, … tenemos que dejar de cero ociosos y salir de Twitter y salir a las calles donde está ocurriendo este mal”. (Daily Kos, 12 de julio)

Los hoteles Marriott y Choice han anunciado que disminuirán Cualquier solicitud de ICE para alojar a detenidos.

Las políticas de Trump, diseñadas para movilizar una base racista para su campaña electoral del 2020, tienen la consecuencia involuntaria de provocar una resistencia generalizada.

John Catalinotto, Julianna Cordray, Ellie Dorritie, Ted Kelly, Johnnie Lewis, Lyn Neeley y Viviana Weinstein contribuyeron a este artículo.

(WW photo: Joe Piette)

Simple Share Buttons

Share this
Simple Share Buttons