‘Vigilando el útero’ en Alabama

Marshae Jones

El ataque intensificado contra las mujeres, la justicia de género oprimida y la justicia reproductiva, denunciada como “vigilancia policial” por la activista y defensora de los derechos reproductivos Michelle Goodwin, ha alcanzado un nuevo nivel de violencia en Alabama.

El 3 de julio, Marshae Jones, una joven afroamericana embarazada, fue arrestada tras ser acusada por un gran jurado de Alabama por homicidio involuntario, porque abortó a su feto espontáneamente después de que un atacante le disparara en el estómago. El tirador, otra mujer conocida por Jones, no fue acusada y fue puesta en libertad.

La acusación contra Jones se basó en la declaración de la policía arrestada de Pleasant Grove, Alabama, cuyo portavoz dijo: “La única víctima verdadera” fue el feto, dependiente de su madre para evitar que sufriera “daño”. (Washington Post, 28 de junio)

El bufete de abogados que representa a Jones presentó una moción para desestimar los cargos, pero su argumento se basó en motivos legales relacionados con homicidio involuntario, no un desafío al concepto de persona asignada a un feto que el gran jurado había utilizado para acusar.

Después de una protesta internacional y de Estados Unidos, incluida una manifestación en el Centro de Justicia de Bessemer, así como el apoyo del Fondo Yellowhammer, una organización de derechos de aborto de Alabama, la fiscal de distrito local anunció el 4 de julio que había decidido “no procesar” a Jones.

Criminalización del aborto/aborto involuntario

La declaración policial original refleja la ola de leyes racistas anti-mujer, anti-pobres que ahora definen y atacan a las personas embarazadas como simples recipientes o portadores de un feto. En Alabama, cientos han sido procesados con el estatuto estatal de “peligro químico de un niño” por supuestamente exponer su embrión o feto a sustancias controladas.

Según Lynn Paltrow, fundadora y directora ejecutiva de National Advocates for Pregnant Women, Alabama encabeza a los Estados Unidos en acusar a las mujeres por delitos relacionados con el embarazo. También señaló que las mujeres en todo el país han sido procesadas por homicidio o asesinato por haber tenido un aborto o haber sufrido un aborto involuntario.

El 15 de mayo, el gobernador de Alabama promulgó la ley más represiva contra el aborto en la historia reciente de los Estados Unidos, que prohibía los abortos en casos de violación o incesto. Otros estados, como Georgia, Kentucky, Louisiana, Mississippi, Missouri y Ohio, han aprobado leyes casi punitivas en los esfuerzos por criminalizar y vigilar los derechos reproductivos.

Se ha prestado mucha atención a la interpretación de estas leyes reaccionarias como un intento de la derecha para obtener un argumento ante el Tribunal Supremo que podría permitir el fin del acceso al aborto en los EE. UU.

De hecho, estas leyes son solo la última iniciativa desarrollada y desplegada contra los derechos reproductivos ganados en los últimos 46 años desde la decisión Roe v. Wade de la Corte Suprema de los Estados Unidos que legalizó el aborto.

Ha habido un ataque ininterrumpido de leyes de “derecho a la vida” a nivel estatal, basadas en creencias religiosas y no científicas. Estos castigan desproporcionadamente e intentan controlar la autonomía de las mujeres de la raza negra.

Aquellos que defienden las leyes no declaran abiertamente ni admiten su intención prejuiciada, sino que enmascaran el odio del racismo con el pretexto de defender el “derecho a la vida”.

Dirigido a mujeres pobres de la raza negra

La hipocresía de esa posición fue desenmascarada, una vez más, a través de la información explorada extensamente en una columna del 3 de julio en Birmingham News, “The Reckon”: las madres negras tienen casi cuatro veces más probabilidades de morir en el parto y el embarazo que las madres blancas. Esta es la disparidad racial más amplia en la salud de las mujeres en los EE. UU.

Las razones van desde el racismo estructural al prejuicio individual, desde la negativa de los estados a ampliar la cobertura de Medicaid para las personas pobres, hasta el racismo médico no probable pero real como el que experimentó Myra Powell en Montgomery, Alabama. Perdió fetos gemelos a causa de un aborto espontáneo a las 26 semanas, y empapados de sangre y con dolor, fue llevada al hospital por conductores de ambulancia que nunca encendieron la sirena o las luces de emergencia, se sentaron en cada señal de alto y luces rojas y nunca excedieron los límites de velocidad.

La acompañó un paramédico que revisaba su teléfono durante el viaje terriblemente lento y luego se negó a autorizar su traslado a un hospital con una unidad neonatal.

La evaluación del estado de Texas de sus muertes maternas mostró que el riesgo para las madres negras era alto independientemente del estado civil, el nivel de educación o el acceso a un seguro privado. Las mujeres negras económicamente acomodadas mueren a tasas más altas que las mujeres blancas de su misma clase.

Obviamente, si los defensores de las leyes reaccionarias contra el aborto y contra el aborto involuntario que se están aprobando con sinceridad se preocupan por las madres y los niños, estarían presionando sobre todo por un sistema de atención de salud materna más receptivo, accesible y asequible. Se enfrentarán y combatirán el racismo que causa muertes desproporcionadas en comunidades de color, desde la falta de atención médica hasta la brutalidad policial.

Con un examen cuidadoso, la acusación de Marshae Jones muestra, en cambio, que los impulsores de leyes reaccionarias vinculadas a la reproducción buscan la criminalización de las mujeres pobres, las mujeres de color, las personas sexualmente independientes. Buscan continuar el dominio de la supremacía blanca y el patriarcado capitalista.

Marshae Jones fue liberada solo a través de organizaciones locales, nacionales e internacionales. Esa es la respuesta que pondrá fin a la “vigilancia policial” y en cambio, afirmará la justicia reproductiva.

(Credit: via White, Arnold and Dowd )

Minnie Bruce Pratt

Share
Published by
Minnie Bruce Pratt

Recent Posts

Activists challenge ICE profiteers

Shortly after Donald Trump was elected president in 2016, shares of CoreCivic Inc. and GEO Group (CXW and GEO on…

August 17, 2019 7:26 pm

U.S. persecutes defenders of Venezuelan Embassy

Having failed to instigate a right-wing coup d’etat to overthrow the progressive, independent government of Venezuela, the U.S. government is…

August 17, 2019 7:22 pm

After 10 years, federal executions set to resume

Attorney General William Barr is moving the United States backward. He is taking hard-fought civil rights gains to the dumpster.…

August 17, 2019 7:21 pm

On the Picket Line

House passes Raise the Wage Act, but struggle is in the streets The House of Representatives passed the Raise the…

August 17, 2019 7:18 pm

Why racism breeds resistance

Based on a talk titled “White supremacy over the White House: Why racism breeds resistance” by Richard Kossally at a…

August 17, 2019 7:14 pm

Northwest grocery workers prepare to strike

Aug. 2 -- “Are you aware that Fred Meyer pays $3.53 more per hour to male workers than to female…

August 17, 2019 7:08 pm