¡Pablo vive! ¡Muerte a la economía “gig”!

Memorial para Pablo Avenando, atropellado en su bicicleta mientras reparte comida.

Filadelfia

23 de mayo – Unos doscientos amigas/os, compañeras/os de trabajo y familiares se reunieron aquí el 19 de mayo para celebrar la vida de Pablo Avendano. A pesar de la persistente lluvia, las/os oradores subieron a una camioneta estacionada cerca del sitio donde lo mataron en la calle 10 y Spring Garden. Hablaron de por qué era tan amado en la comunidad activista progresista de Filadelfia.

Avendano, de 34 años, montaba una bicicleta para el servicio de entrega de alimentos Caviar el 12 de mayo cuando fue atropellado por un automóvil y luego otro automóvil le pasó por encima durante una fuerte tormenta nocturna. Pablo trabajaba a tiempo completo para Sparrow, un servicio de mensajería, pero también estaba trabajando un turno de noche en Caviar para equilibrar sus ingresos hasta llegar a fin de mes.

Mientras que algunos medios y artículos de prensa han convertido esta tragedia en un problema sobre la necesidad de carriles protegidos para bicicletas en la ciudad con más ciclismo en los Estados Unidos, otros han planteado que la economía ‘gig’ fue la causa real de la muerte del inmigrante argentino.

Avendano era uno de los millones de trabajadoras/es que obtienen un ingreso insuficiente con el empleo precario. Atrapados en un círculo vicioso, se ven obligadas/os a trabajar extra con Uber, alquilando sus casas a través de Airbnb o entregando alimentos y otros productos básicos utilizando sus propios automóviles, bicicletas o casas para poder llegar a fin de mes.

La mayoría de los nuevos trabajos de los que presume ha creado el presidente Trump son trabajos “gig”, precarios o “compartidos”, que no proporcionan salarios dignos. A pesar de que las compañías podrían emplear a miles de estas/os trabajadores, no tienen derecho a salarios y beneficios semanales ni están cubiertas/os por seguridad laboral ni otras regulaciones. En los libros de contadores y reguladores del gobierno, son tratados como “contratistas independientes” y se ven obligados a aceptar trabajo a destajo, bajos salarios y pocos beneficios en condiciones a menudo peligrosas, mientras que los ejecutivos y propietarios adinerados obtienen grandes ganancias.

Cuando llueve, nieva o es demasiado peligroso estar en las carreteras es cuando muchas personas piden alimentos por entregas. Debido a que menos ciclistas están dispuestas/os a hacer entregas bajo esas circunstancias, Caviar ofrece incentivos salariales. Avendano trabajó en condiciones oscuras y lluviosas ese 12 de mayo, con la esperanza de aprovechar una mayor paga por entrega.

Las/os compañeros de Avendano están exigiendo que Caviar pague todos los gastos del funeral y el viaje de su familia; que se reclasifique a las/os mensajeros como empleados, no como contratistas independientes; que se pague a sus trabajadoras/es un salario digno, comenzando en $20 por hora con beneficios de salud, pago de riesgo y reembolso de reparación y mantenimiento de bicicletas; y que se respete el derecho de las/os trabajadores a organizar un sindicato.

La compañera de Avendano, Anna Marie Drolet, dijo a las/os congregados: “Pablo se preocupaba por lo que estaba sucediendo en el mundo. Murió porque traía comida a personas con dinero que eran demasiado vagas para salir a comprar la suya”.

El activista local George Ciccariello-Maher dijo, “Pablo era un esclavo asalariado que murió porque los ricos ganan más dinero al no pagar salarios y beneficios más altos. Él no era nada para ellos”.

Sus amigas/os han organizado una recaudación de fondos para ayudar a pagar sus gastos de funeral en gofundme.com/all-out-for-pablito.

Un comunicado de prensa firmado por “Camaradas y amigas/os de Pablo Avendano” termina diciendo: “Pablo era un amante de la vida y un luchador apasionado por los derechos de las/os trabajadores, así como por la igualdad racial y económica. Honramos su memoria al mantener su compromiso de hacer del mundo un lugar mejor al tomar su lucha como la nuestra”.

Nota de traducción: La economía “gig” se refiere a los contratos de trabajo temporales e inciertos que no le ofrecen garantías a sus trabajadoras/es, a quienes se les considera “contratistas” y por lo tanto, no tienen ningún o muy pocos beneficios.

(Foto: Joseph Piette)

(Foto: Joseph Piette)

Simple Share Buttons

Share this
Simple Share Buttons