No necesitamos superhéroes

El tipo de personaje conocido como un “superhéroe” se originó en los comics de EE.UU. durante los años de la gran depresión en la década de 1930. El primero fue Superman, con Batman, Spiderman y los demás no muy por atrás.

Estos superhéroes ocultan su identidad con algún tipo de disfraces extravagantes o máscara e ir alrededor de la “lucha contra la delincuencia”. No puede ser descartada como una mera coincidencia que el tema de vigilantismo enmascarada por hombres blancos ha pillado en gran parte con la psique de EE.UU., especialmente en esta era de varias guerras de EE.UU., el capitalismo en un callejón sin salida y el crecimiento del estado opresor.

Gotham City: Una tierra de fantasía fascista

La última película de Batman, “The Dark Knight Rises,” abarca todos los aspectos negativos del tipo de superhéroe. Bruce Wayne, identidad secreta de Batman, él mismo es un multimillonario, pero la película le retrata como una víctima oprimida de los pobres desconsiderados y desagradecidos. El villano es un agitador que predica la lucha de clases, provocando a la gente empobrecida contra la gente rica de alguna manera no apreciada.

La policía es retratada como inútil y restringida por las libertades civiles. Así, en su lugar, como un Batman con una capa, George Zimmerman va a proteger “ley y orden” mientras que los pueblos oprimidos están engañados en rebelarse.

Solamente en la ciudad ficticia de Gotham hay ricos oprimidos. En realidad, una décima parte de 1 por ciento de los más ricos controla toda la capital de los Estados Unidos, tiene control de los bancos, las fábricas, los pozos petroleros y la economía. La clase dominante controla los dos principales partidos políticos, otorgando dinero ilimitado sobre sus candidatos favoritos. Posee los medios masivos de comunicación y así forma la opinión pública a su gusto. Lanza guerras de agresión para mantener el flujo de su ganancia.

La policía en el mundo real no es nada restringida. Frecuentemente mata con impunidad a personas inocentes en lugares como Nueva York y Anaheim, California.

No hay ninguna “suavidad sobre la delincuencia.” El sistema penitenciario tiene 2,50 millones de personas detrás de las rejas, el número más alto de cualquier país del mundo. La mayoría de gente encarcelada es gente de color, con pocas posibilidades de encontrar un empleo digno. Se utiliza la pena de muerte con frecuencia en los Estados Unidos, con muchas personas inocentes como Troy Davis como sus víctimas.

Esta sociedad violenta y punitiva ha dado lugar a asesinos como James Holmes y George Zimmerman, así como los fascistas del Tea Party y los Minutemen. Estos racistas violentos parecen pensar que sean héroes para “tomar la ley en sus propias manos” cuando atacan a trabajadores/as inmigrantes indefensos/as o asisten a reuniones públicas sobre la reforma de salud con armas de fuego.

Tenemos que tener la historia
en nuestras propias manos

El retrato falso de la sociedad que está pintado en “The Dark Knight Rises” es claramente diseñado a incitar a estos elementos, y también a demonizar los crecientes movimientos progresistas por el cambio.

La respuesta par gente pobre y trabajadora no es alguien salvador. La respuesta es unirnos y luchar contra la clase capitalista. Juntos/as podríamos agarrar a la sociedad del 1 por ciento y empezar a construir un mundo socialista sin racismo, sexismo y homofobia, y con empleos, educación y el cuidado de salud para todos/as.

La historia verdadera tiene
muy pocos “superhéroes”

El movimiento laboral, la lucha para los derechos civiles, las rebeliones de Ocupar Wall Street y las revoluciones de la clase trabajadora del siglo 20 todos han sido el resultado del trabajo de millones de individuos abnegados y heroicos.

Como ellos/as, debemos formar la historia con nuestras manos. Juntos/as podemos derrocar al 1 por ciento capitalista y su sistema y empezar a construir un mundo mejor. No podemos esperar que alguien nos salve.

Simple Share Buttons

Share this
Simple Share Buttons