Migración cubana y política bélica estadounidense

El 12 de enero del 2017, el gobierno de Obama anunció que pondría fin a una política migratoria de 22 años sobre Cuba.

El presidente Barack Obama declaró que el gobierno estadounidense ya no permitiría a las/os cubanos que lleguen a suelo estadounidense sin visas, permanecer en el país y obtener inmediatamente la residencia legal. La política ya finalizada – denominada “pies mojados, pies secos” – era exclusiva para migrantes cubanos.

A diferencia de otras/os inmigrantes caribeños, centroamericanos o africanos, las/os cubanos eran los únicos a los que se les concedía la residencia legal inmediata o el estatus naturalizado tan pronto tocaban suelo estadounidense. Sólo cuando eran capturadas/os durante su travesía marítima hacia EUA es que este gobierno les regresaba a la isla. De ahí el término “pies mojados, pies secos”.

La política es parte de la larga guerra que por décadas ha emanado desde Washington dirigida a desestabilizar la Revolución Cubana. Durante años, el gobierno cubano ha señalado que la política migratoria estadounidense ha tenido como objetivo incitar a la migración ilegal desde Cuba.

En 1962, tras el triunfo de la Revolución, el gobierno de EUA suspendió abruptamente los viajes y las salidas legales desde Cuba a EUA. Miles de cubanas/os perdieron todas las conexiones con su familia que vivía en EUA. La migración ilegal era la única forma de reconectarse.

Bajo el gobierno de Lyndon Johnson, se promulgó la onerosa Ley de Ajuste Cubano. Esa ley estableció un estatus migratorio especial para las/os cubanos y se convirtió en la base legal para el derecho automático a obtener el estatus de residente permanente un año después de ingresar a EUA.

En 1994 y 1995, otro acuerdo de migración entre EUA y Cuba estableció que EUA entregaran 20.000 visas anuales a cubanas/os que quisieran venir a EUA. La política de “pies mojados, pies secos” fue establecida dentro de la Ley de Ajuste Cubano para otorgar un estatus legal inmediato.

Los EUA nunca han mantenido su promesa de los acuerdos migratorios, aprobando tan sólo 1.600 visas algunos años. Al violarse el acuerdo año tras año, el número de personas que intentaban emigrar a EUA sin autorización, aumentó.

Esos acuerdos se llevaron a cabo en el contexto del bloqueo más largo de la historia de EUA, creando incontables dificultades económicas y sociales en Cuba. A pesar de las condiciones favorables a las/os trabajadores, como la educación y la atención médica gratuitas para todas/os, las condiciones de vida siguen siendo difíciles en Cuba como resultado del bloqueo. Cuando el comercio con el antiguo campo socialista se deterioró exponencialmente, las condiciones sociales fueron especialmente duras en Cuba. La escasez de alimentos y petróleo abundó como resultado del endurecimiento del bloqueo y la caída de la Unión Soviética.

Además, el imperialismo estadounidense y sus lacayos entre los elementos cubanos contrarrevolucionarios en la Florida llevaron a cabo sistemáticamente una campaña de propaganda ininterrumpida a través de la radio y otros medios para incitar la migración ilegal desde Cuba. Esta incitación provocó el caso de Elián González, cuya madre murió en una balsa proveniente de Cuba rumbo a Florida en 1999. Elián sobrevivió y fue recogido por la Guardia Costera y llevado a Miami. Allí, miembros derechistas de la familia trataron de secuestrar al niño de seis años y mantenerlo en EUA a pesar de las exigencias de su padre para que Elián regresara.

Después de varios meses, el padre de Elián, Juan Miguel, obtuvo la libertad de su hijo. Elián, ahora adulto, es uno de los muchos líderes juveniles de Cuba en la defensa de la Revolución.

La Ley de Ajuste Cubano (CAA) establece un estatuto especial y exclusivo para las/os migrantes cubanos. Hace que sean las únicas personas en el mundo que tienen la dispensa para obtener automáticamente el derecho a solicitar la ciudadanía y los permisos de trabajo de EUA tan pronto toquen suelo estadounidense.

Esto expone claramente la naturaleza política de las políticas migratorias estadounidenses. Por ejemplo, las/os haitianos experimentan algunas de las condiciones más terribles en su patria debido a políticas imperialistas. ¿Por qué no se conceden a las/os haitianos u hondureños – que huyen de la violencia – privilegios inmediatos como  a los cubanos?

Porque una de estas naciones ha tenido una revolución que expulsó a las corporaciones transnacionales extranjeras y a los bancos de Wall Street: Cuba.

¿Por qué Obama derogó la parte “pies mojados, pies secos” de la CAA?

Un artículo del 12 de enero en el New York Times resumió al asesor de seguridad nacional de Obama, Benjamin Rhodes, diciendo que “la mayoría de los cubanos que llegaron a EUA en el pasado ‘tuvieron que dejar Cuba’ por ‘razones políticas’ y que “ahora el flujo es en gran parte de personas que buscan mayores oportunidades económicas”, mientras que la terminación de la política “es un reflejo de la opinión de Obama de que, en última instancia, el ascenso de una nueva generación de cubanos presionando por el cambio en su propio país es vital para lograr el cambio allí”.

“Es importante que Cuba continúe teniendo una población joven y dinámica que sean agentes de cambio”, dijo Rhodes.

También reportó el New York Times, citando al infame contra-revolucionario Jorge Mas Canosa, presidente de la Fundación Nacional Cubano Americana, antes de su muerte en 1997 quien dijo de la CAA:

“Los cambios obligarían a los líderes cubanos ser más receptivos a sus ciudadanos. “La gente puede estar inicialmente molesta por no poder tener esta forma de salir de Cuba, pero en última instancia, la solución para Cuba es la gente que lucha por el cambio en Cuba”.

Miles de cubanas/os, según el Times, han salido de Cuba y están esperando su entrada en la frontera de Méjico con EUA. La mayoría han salido de Cuba debido a las dificultades económicas o el deseo de ver a la familia en EUA. Algunos simplemente tienen un anhelo de viajar, como la mayoría de los seres humanos.

Desafortunadamente, estas/os cubanos experimentarán ahora las innumerables dificultades y miserias que sus hermanas y hermanos emigrantes de otros países han soportado durante generaciones.

Es ciertamente un paso adelante para Cuba que la administración Obama haya terminado con una pequeña parte de sus injustas políticas migratorias. Pero la Ley de Ajuste Cubano debe ser derogada en su totalidad y las políticas migratorias que se otorgan en Europa y otros lugares también deben ser practicadas hacia Cuba.

Además, la derogación de la política de “pies mojados, pies secos” para inspirar “el cambio dentro de Cuba” fracasará, al igual que todos las otras maniobras imperialistas ha fracasado desde 1959.

La Revolución cubana sigue siendo fuerte.