El legado de Fidel y la liberación africana

Nelson Mandela y Fidel Castro

Nelson Mandela y Fidel Castro

28 de noviembre de 2016

Ninguna otra figura política fuera de África simbolizó la solidaridad global con las aspiraciones del pueblo, desde las regiones del norte hasta el subcontinente, más que el Comandante Presidente Fidel Castro Ruz, de la República de Cuba.

Los lazos históricos, políticos y culturales entre el pueblo de África y Cuba se remontan a más de cinco siglos. Cuba fue colonizada por imperios europeos utilizando el trabajo de africanos esclavizados, cuya súper-explotación sentó las bases para el surgimiento del capitalismo mundial y el imperialismo.

En un discurso pronunciado en La Habana el 19 de abril de 1976, en conmemoración del décimo quinto aniversario de la heroica victoria sobre los mercenarios exiliados coordinados por los agentes de la CIA en Playa Girón, el dirigente cubano dijo: “Somos un pueblo latinoafricano enemigo del colonialismo, el neocolonialismo, el racismo y el apartheid a los que protege y apaña el imperialismo yanki”.

Castro estaba respondiendo a la propaganda estadounidense que castigaba el papel del Estado socialista que había desplegado 55.000 de sus propias tropas a partir de octubre de 1975 a petición del Dr. Agostinho Neto, líder del Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), el frente independentista liderado por marxistas.

El MPLA había luchado contra el colonialismo portugués desde 1961. Cada vez estaba más rodeado por fuerzas reaccionarias respaldadas por EUA: el Frente para la Liberación Nacional de Angola y la Unión para la Independencia Total de Angola.

La intervención de Cuba en 1975-76 resultó decisiva para la rápida consolidación del MPLA como partido gobernante de Angola, país rico en petróleo. Los internacionalistas cubanos permanecerían en Angola hasta 1989, tras la derrota de las fuerzas racistas sudafricanas y la independencia de la vecina Namibia (Sudáfrica occidental), que había estado bajo la ocupación del régimen del apartheid.

Africanas/os lamentan muerte de Fidel

Numerosos líderes políticos africanos han expresado sus condolencias al gobierno y al pueblo cubano.

La nación de Argelia en el norte de África declaró ocho días de duelo oficial en honor al líder revolucionario, quien ayudó en la defensa del país durante los primeros años de lucha por independizarse de Francia.

El presidente argelino Abdelaziz Bouteflika saludó al fallecido revolucionario cubano como “auténtico defensor de los valores de la paz, el respeto y la soberanía nacional, y de su inquebrantable lucha por los derechos de las personas a la libre determinación. … Esta es también una gran pérdida para el pueblo de Argelia que tiene una relación especial con El Comandante, forjada de respeto, admiración y afecto mutuo”. (Agencia de noticias Xinhua, 27 de noviembre)

El presidente José Eduardo dos Santos de la República de Angola llamó a Castro “una figura extraordinaria de trascendente importancia histórica”. Aproximadamente un total de 350.000 cubanos internacionalistas sirvieron en Angola durante la guerra contra las fuerzas de contrarrevolución apoyadas por EUA, incluyendo al brutal ejército sudafricano.

El presidente de la República de Namibia, Hage Geingob, de la Organización del Pueblo de Sudáfrica Occidental (SWAPO), el movimiento de liberación nacional que luego se convirtiera en partido político gobernante que ha mantenido el poder en el estado post-apartheid desde su independencia en marzo de 1990, dijo que la lucha en Angola “fue el momento decisivo en la liberación del África meridional”.

Las unidades militares de SWAPO lucharon junto a las fuerzas de defensa angoleñas, las Um Khonto we Sizwe – el ejército guerrillero del Congreso Nacional Africano – y los internacionalistas cubanos en batallas por la total independencia de Angola.

El presidente Jacob Zuma, actual líder del partido gobernante de Sudáfrica, dijo: “Castro lideró la revolución cubana y dedicó toda su vida no sólo a la libertad del pueblo cubano y el derecho del Estado cubano a su soberanía y autodeterminación, sino también por la libertad de otros pueblos oprimidos en todo el mundo”.

El ministro de comercio de Sudáfrica, Rob Davies, enfatizó cómo “Castro fue uno de los gigantes de la revolución en el siglo XX. Él desempeñó un papel fundamental en la liberación de África meridional, particularmente en la batalla de Cuito Cuanavale – el Stalingrado del apartheid. Castro mostró una increíble solidaridad y aseguró que nuestros combatientes prevalecieran, haciendo que la transición en Sudáfrica fuera imparable”.

El ministro de salud Aaron Motsoaledi subrayó: “A través de la iniciativa Mandela-Castro, Castro envió médicos a Sudáfrica para trabajar en hospitales rurales. A los médicos cubanos se les enseña a trabajar en la atención primaria de la salud, que es lo que el mundo necesita, y de esta manera Castro fue un hombre que se adelantó a sus tiempos”. (Iol.co.za, 26 de noviembre)

El Zimbabwe Sunday Mail citó al presidente Robert Mugabe diciendo en numerosas ocasiones que Fidel era un gran amigo de Zimbabue y África. El imperialismo estadounidense ha impuesto sanciones tanto a Cuba como a Zimbabue durante muchos años. (27 de nov.)

El Sunday Mail también señaló cómo tanto el Presidente Mugabe como Joshua Nkomo, líder de la Unión del Pueblo Africano de Zimbabue-Frente Patriótico (ZAPU-PF), estaban en deuda con el apoyo proporcionado por Cuba en el proceso revolucionario africano.

El ala militar del ZAPU-PF, el Ejército Revolucionario del Pueblo de Zimbabwe (ZIPRA), contó con el apoyo del gobierno cubano durante la campaña de guerrilla contra los ejércitos de Rhodesia y Sudáfrica.

El ex cuadro de ZIPRA Grace Noko dijo: “Cuando fuimos a entrenar en Cuba, fuimos bien recibidos y recibimos un buen tratamiento durante el curso de nuestro entrenamiento. … Castro era un hombre cálido que odiaba el racismo y la opresión. Odiaba a las personas que despreciaban a los negros por su color.

Noko agregó que “nuestros líderes, como el Dr. Joshua Nkomo, fueron inspirados por Castro. Los aconsejó sobre el derecho a la independencia, la libertad económica y la necesidad de luchar contra la desigualdad. El entrenamiento fue bien conducido, duro y de alto nivel. Estábamos entrenados no sólo para luchar en la guerra, sino también para luego liberarnos económicamente”.

Enorme asistencia cubana por epidemia de Ébola

En 2014, el personal médico cubano fue desplegado a Liberia y Sierra Leona después de la rápida propagación de la pandemia del Ébola. El brote, el peor de la historia, afectó a tres estados de África Occidental: Liberia, Guinea-Conakry y Sierra Leona.

Hasta los medios corporativos y el gobierno de EUA se vieron obligados a reconocer la contribución fenomenal de Cuba a los esfuerzos para contener y erradicar la enfermedad, que dejó más de 11.000 muertos y miles más gravemente enfermos, incluyendo profesionales de la salud en los tres países.

Un artículo publicado por este autor durante la epidemia de la pandemia del Ébola el 4 de noviembre de 2014 fue re-publicado en agosto de este año por el sitio web del líder cubano, fidelcastro.cu. Hizo hincapié en que “los trabajadores cubanos de la salud han desempeñado un papel primordial en el continente africano durante décadas. El gobierno revolucionario ve su trabajo en la lucha contra la enfermedad del virus Ébola (EVD) como una manifestación del internacionalismo y solidaridad con África”.