¿Por qué EUA bombardea nuevamente a Libia?

El ejército estadounidense reanudó el bombardeo contra el país norte africano de Libia el 1 de agosto.

El presidente Barack Obama aprobó los ataques aéreos recomendados por el secretario de defensa Ashton Carter y el general Joseph Dunford, presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor de EUA. Aunque aviones de guerra estadounidenses han golpeado antes, este ataque marcó el inicio de una “campaña sostenida”.

Equipos de fuerzas especiales de países occidentales han estado en el terreno en Libia oriental y occidental durante meses. En julio, Francia dijo que tres de sus soldados habían muerto al sur de la ciudad oriental de Bengasi. (Reuters, 1 de agosto)

Ataques aéreos fueron lanzados en apoyo al actual Gobierno de Acuerdo Nacional de Libia que está avalado por EUA / ONU. Sus fuerzas supuestamente están tratando de expulsar al grupo Estado Islámico (EI) de Sirte, una ciudad entre Trípoli y Bengasi. El campo petrolero y el puerto petrolero más grande de Libia están en el área de Sirte. La lucha por el control de este vital recurso ha sido una fuente de continuo conflicto entre facciones rivales y milicias.

Hay dos gobiernos rivales en Libia: El gobierno de La Cámara de Representantes con base en Tobruk aliado al Ejército Nacional Libio, y el Gobierno de Salvación Nacional basado en Trípoli. Muchas milicias con lealtades cambiantes están enfrascadas en luchas por recursos y territorio.

La producción de petróleo en los últimos cinco años ha decaído a menos del 20 por ciento de los 1,65 millones de barriles bombeados en 2010.

Excusa para expandir la guerra EUA

La razón dada por los recientes bombardeos es que van dirigidos al avance del EI. Junto con el bombardeo de Libia, las fuerzas estadounidenses están bombardeando sitios en Siria, Irak y Afganistán. Drones Predator estadounidenses siguen atacando objetivos en estos cuatro países y en Yemen, Sudán, Somalia, Kenia, Mali, Filipinas y Pakistán.

Desde la destrucción estadounidense de Libia en 2011, se han establecido bases EUA a través de África – en Yibuti, Etiopía, Seychelles, Uganda, Mauritania y Burkina Faso. Y se planean más bases.

En esta guerra expansionista EUA, las muertes y lesiones quedan incontables y descartadas como daño colateral. Totalmente ignorado queda el trauma de millones de personas cuyas vidas han sido perturbadas, sus trabajos perdidos y sus estudios interrumpidos. Como refugiadas/os desplazados, toda su seguridad ha sido destruida.

Sosteniendo que su objetivo es el EI, el mando militar EUA, junto a una alianza con otros 13 países, han bombardeado Siria durante más de dos años. Pero cuando los aviones rusos, en respuesta al llamado urgente del gobierno sirio, se dirigieron contra las mismas fuerzas que los militares estadounidenses afirmaban querer derrotar, de repente Washington denunció los ataques alegando que las fuerzas de la “oposición democrática” respaldadas por EUA estaban siendo golpeadas.

Los presidentes George W Bush y Obama afirmaron que no se necesita la aprobación del Congreso para estos actos no declarados de guerra interminable. Supuestamente, la legislación para la Autorización del Uso de Fuerza Militar que fue forzada en el Congreso en año 2001 da a los presidentes la autoridad de pasar por alto la Constitución.

En los últimos 15 años, el imperialismo EUA ha bombardeado a 14 países, siempre afirmando que lucha contra Al Qaeda, EI y otras “fuerzas terroristas oscuras”.

Bombas estadounidenses destruyeron Libia

La guerra EUA/OTAN contra Libia en el 2011 es responsable por el caos y la devastación actual en Libia. Por más de siete meses – de marzo a octubre – los aviones de EUA dispararon contra ciudades de Libia y su moderna infraestructura.

Antes de la guerra, Libia era el país más moderno en África. Cifras de la ONU muestran que tenía el nivel de vida más alto – medido por la expectativa de vida, nivel de educación, salud, alimentación y vivienda. Ciudades bien diseñadas a lo largo del Mar Mediterráneo –Trípoli, Sirte, Bengasi, Misrata y Tobruk– fueron diseñadas con bloques de apartamentos modernos, amplias avenidas y plazas, así como bellos hoteles, centros culturales y escuelas.

Este desarrollo fue posible porque Libia se liberó de la dominación de Wall Street. Tras la revolución de 1969 que anuló la corrupta monarquía del rey Idris, apoyada por Britania y EUA, Libia nacionalizó sus ricos yacimientos de petróleo y gas. Libia afirmó su soberanía sobre sus recursos e invirtió en instalaciones de bombeo, contenedores y puertos.

Muamar Gadafi, un oficial del ejército de 27 años de edad, dirigió la revolución que transformó a Libia, que pasó a llamarse la Gran Yamahiriya Árabe Libia Popular Socialista.

Nacionalización petrolera ganó enemistad de Wall Street

Libia es en gran parte un país desértico; sólo el 1 por ciento de la tierra es cultivable.

Más del 80 por ciento de la población vive en una delgada franja costera de tierra de 1.200 millas a lo largo del Mar Mediterráneo. En el mayor proyecto de desarrollo de agua del mundo, Libia aprovechó el acuífero subterráneo y construyó un río subterráneo para proporcionar riego a nuevas tierras de cultivo e industrias, llevando agua potable a sus crecientes ciudades.

El gobierno subvencionó proyectos de desarrollo en algunos de los países más pobres de África. Cientos de miles de trabajadores de todo el continente encontraron empleo en los campos de desarrollo de infraestructura y de petróleo de Libia.

Cuando los imperialistas de EUA, Francia, Inglaterra e Italia comenzaron su campaña de bombardeos, Libia había anunciado una audaz empresa para suscribir una moneda africana con más de 143 toneladas de reservas de oro guardadas en el Banco Central de Libia. Este desarrollo independiente amenazaba a los bancos y empresas imperialistas occidentales de petróleo y gas.

Durante 42 años, Libia sobrevivió y prosperó, a pesar de décadas de sanciones de EUA. Cada proyecto de construcción era un reto. Sucedían sabotajes continuos, intentos de asesinato, demonización de los medios y esfuerzos de desestabilización. Pero siendo un país africano aún en desarrollo, Libia no podía soportar más de 26.500 ráfagas de bombardeo – más de 120 por día durante siete meses.

EI: artilugio contra la soberanía

EI ha ganado terreno en Libia debido al caos que el imperialismo EUA creó allí y en toda la región. Cada institución social y política fue destruida. Bombardeos aéreos se llevaron a cabo mientras que armas y grandes cantidades de dinero en efectivo y sobornos se propagaban por todo el territorio libremente.

Escuadrones de la muerte asesinaron a cientos de funcionarios del gobierno y líderes políticos. Decenas de miles de partidarios del gobierno y partidarios de Yamahiriya o el Movimiento Verde fueron detenidos y encarcelados en campos de detención. El peor abuso y purgas estaban dirigidas a los libios negros y los trabajadores del África Subsahariana.

En el vacío causado por esa dislocación social y destrucción extrema, las fuerzas más extremas y fanáticas, luchadores y mercenarios extranjeros—entrenados y equipados por Arabia Saudita, Qatar, Israel y las fuerzas de operaciones especiales de Estados Unidos—tomaron el control. Ahora, facciones rivales que compiten entre sí dominan ciudades, regiones e instalaciones de producción petrolera.

La existencia del EI en Irak, Libia, Siria y en otros lugares está causada por la guerra EUA y la política imperialista de instigar el odio sectario, el racismo y las divisiones étnicas.

Esta táctica ha sido utilizada con frecuencia desde que Washington armó y financió los grupos extremistas contra la revolución de orientación socialista en Afganistán en 1979.

Antes de las guerras de Estados Unidos, estas fuerzas fanáticas no tenían raíces ni ninguna base social en estos países. Ahora es la política estadounidense depender de estos reaccionarios como un ariete para derribar todas las formas de soberanía nacional y todos los estados seculares y progresistas.

La secretaria de estado Hillary Clinton tomó el crédito por hacer el llamado para ir a la guerra en Libia. Cuando se le informó del brutal linchamiento de Gadafi en Sirte, ella aplaudió, se rió y le dijo a una reportera delante de una cámara, “Fuimos, vimos, murió”. (tinyurl.com/ClintonOnQaddafi)

Un cable de WikiLeaks en 2012 citó un correo electrónico de la secretaria Clinton, “Armar a rebeldes sirios y usar poder aéreo occidental … es un enfoque de bajo costo y alta rentabilidad”.

El EI recientemente se ha hecho retroceder en Siria y, de acuerdo con informes de medios de EUA, también en Libia. Cada vez más, los informes dicen que el movimiento Jamahiriya de Libia se está reafirmando en las pequeñas ciudades petroleras destruidas en el desierto al sur y en las ciudades costeras.

En abril, France 24 News informó que Saif Al Gadafi, hijo de Muamar Gadharfi, fue puesto en libertad, no ejecutado. Se especula que esta suspensión se basa en el miedo del re-emergente movimiento.

Manifestantes pro-Gadhafi fueron atacados por combatientes del EI en Sirte, aunque la ciudad está en manos de las milicias del EI. En la capital Trípoli y en otras ciudades, masas de gente que apoyaron el gobierno de Gadafi se están reorganizando.

Estos informes del Middle East Eye, RT News, AlterNet y otras fuentes, plantean la cuestión de qué el imperialismo EUA está realmente apuntando en Libia al abrir una campaña sostenida.

La unidad y la reorganización en Libia será un proceso difícil después de un asalto tan brutal. Pero el primer paso es el aprendizaje de la población – por desgracia, por amarga experiencia – que las bombas estadounidenses, los drones, las operaciones secretas y los mercenarios son incapaces de proporcionar paz, estabilidad o seguridad.