¡Alto a la agresión de Washington!

Editorial WW-MO

Libia, Siria e Irak están de nuevo en las noticias. No por nada optimista. Washington y sus aliados imperialistas han abierto nuevas ofensivas peligrosas en estos tres países.

Al decir “imperialista”, nos referimos a los países que poseen y controlan la mayor parte de las finanzas, la tecnología y el armamento del mundo, y que explotan el trabajo y saquean las materias primas del resto del mundo para el beneficio del 0,01 por ciento súper-rico. La mayoría de estos países imperialistas están en la OTAN. También está el Japón que se está militarizando bajo los auspicios de los EUA.

Estas nuevas ofensivas van más allá de la guerra con ‘drones’, o del envío de un par de instructores militares o asesores. Estas incluyen bombardeos y la posibilidad del envío de tropas de combate. Estas nuevas ofensivas infligirán aún más sufrimiento a la población de Asia Occidental y de África del Norte.

Aviones estadounidenses bombardearon Libia el 2 de agosto Fue el primer ataque extenso desde que las fuerzas EUA-OTAN destruyeron el gobierno legítimo de Libia en el año 2011 y organizaron el asesinato del presidente Muamar Gadafi. Esto trajo el caos a Libia y desestabilizó gran parte del norte de África, lo que agravó la crisis de refugiadas/os y la crisis migratoria.

Washington y sus aliados de la OTAN también se han dirigido al gobierno sirio, especialmente desde el 2011, cuando la OTAN armó a grupos de tipo Al Qaeda, para luchar contra el gobierno de Damasco. Esto fue lo que atrajo a Siria el grupo Estado Islámico, o EI. La guerra resultante ha matado cerca de 300.000 sirias/os y convertido a millones en refugiadas/os. Últimamente, EUA ha cambiado sus tácticas y bombardeado Raqqa, la “capital” del EI.

El Pentágono está enviando de nuevo a miles de soldados a Irak, esta vez para ayudar al régimen de Bagdad retomar la ciudad de Mosul de las garras del EI. Nadie debe olvidar que fue la invasión ilegal de EUA y Bretaña en el 2003 la que destruyó al gobierno iraquí en primer lugar y abrió la puerta al EI. Más recientemente, las bombas estadounidenses han destruido de nuevo las ciudades de Faluya y Ramadi con el fin de quitárselas al EI. El bombardeo de Mosul es a una escala aún mayor.

En Irak, Siria y Libia, la administración de Barack Obama explica ahora su intervención por la necesidad de destruir al EI.

Pero ¿cuál es la relación de Washington con EI?

La estrategia de EUA con organizaciones como el EI y al-Qaeda tiene dos caras. A partir del 1979, la CIA y Arabia Saudita financiaron y nutrieron en secreto a al-Qaida y a grupos con similar ideología feudal para luchar contra el gobierno progresista en Afganistán que había abolido la compra de novias y había abierto escuelas y otras instituciones para las mujeres.

Cuando el ejército soviético salió en defensa del gobierno, Washington utilizó esto como una excusa para intensificar una guerra general en Afganistán. Cuando las maestras afganas fueron asesinadas por los reaccionarios que EUA estaban armando, los medios de comunicación imperialistas todavía los llamaban “combatientes libertarios”. Sin embargo, desde que EUA invadió en el 2001, los imperialistas han pretendido estar al lado de las mujeres afganas.

Después del 9/11, Washington cambió su lealtad. Al-Qaeda y Osama bin Laden, quienes habían estado en su nómina, se convirtieron de pronto en su enemigo predilecto. Decían que al-Qaeda estaba aliado a los talibanes en Afganistán y a Saddam Hussein en Irak. Estas mentiras se convirtieron en pretextos para que las tropas de Estados Unidos invadieran esos países.

En Libia y en Siria, las fuerzas de la OTAN armaron grupos reaccionarios similares en contra de los gobiernos legítimos. Cuando el EI se convirtió en un problema fuera de su control, los imperialistas cambiaron su táctica, utilizando el EI como pretexto para una intervención directa.

A mediados de julio, se informó que bombardeos coordinados estadounidenses – franceses mataron a más de 100 civiles cerca de la ciudad de Manbij en Siria. El gobierno francés dejó prever incluso que la matanza de camiones en Niza fue la excusa para esta masacre de inocentes. El ataque de Niza, el acto de un individuo, fue estampada en los titulares; los bombardeos Manbij, el acto deliberado de dos gobiernos, quedan en el olvido.

No todas las noticias son malas para las/os sirios: una ofensiva siria-rusa parece orientada hacia la liberación de Alepo – la ciudad más grande y capital comercial siria – del EI y fuerzas similares. Las fuerzas sirio-rusas han rodeado la zona en poder de los reaccionarios, han abierto un pasadizo para que pasen las/os civiles y han ofrecido amnistía a los combatientes que se entreguen.

Con las elecciones estadounidenses dominando las noticias aquí, las campañas y los candidatos no están discutiendo el peligro de guerra. El Partido Demócrata busca la guerra, mientras que los republicanos la animan.

Sea quien sea el partido capitalista que llegue a la Casa Blanca, le toca al movimiento antiguerra en los EUA combatir estos actos de agresión imperialista.