Emergencia en Venezuela

Desde el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro condujo una rueda de prensa el 17 de mayo para informar sobre la situación de emergencia y los peligros que confronta ese país suramericano.

Por primera vez el gobierno de Venezuela realiza una convocatoria como esta a nivel verdaderamente internacional. El personal de embajadas y consulados venezolanos alrededor del mundo, en todas las zonas horarias, estuvieron presente junto a activistas de sus respectivos países por medio de satélite, internet y diferentes plataformas de medios sociales como Skype, Tweet e Instagram. A través de éstos enviaban fotos y hacían preguntas al mandatario.

Durante las 3 horas y media que duró la conferencia, se explicó y discutió en detalle la urgente situación. “Venezuela en este momento está siendo el centro de una agresión sistemática, política, mediática, de carácter diplomático, que rompe los parámetros regulares de lo que hemos conocido en 17 años de Revolución Bolivariana”, dijo Maduro, haciendo un llamado a “la solidaridad mundial de líderes, de lideresas, de movimientos sociales, de presidentes, presidentas, primeros ministros, de gobiernos del mundo entero. En Venezuela se está jugando la paz de esta América y se está jugando el futuro de nuestra propia independencia en este siglo XXI”. (avn.info.ve, 18 de mayo)

Campaña mediática internacional

Sobre todo en los medios de EUA y España, se viene llevando una campaña de satanización contra Maduro a quien acusan de tirano y el causante de un caos en la economía del país que llevará a situaciones de extrema violencia.

En EUA, basta con ver los titulares más recientes de los periódicos más influyentes en los sectores económico, político y militar como son el NYT, el Washington Post y el WSJ. Estos periódicos le sirven de portavoz a la derecha opositora de Venezuela, sobre todo a la Asamblea Nacional (AN), ahora dominada por la MUD (Mesa de Unidad Democrática), que aunque divididos entre ellos, tienen en común la prisa por derrocar a Maduro este mismo año, para imponer un programa neoliberal y así destruir los logros del proceso bolivariano.

Un ejemplo ilustra esto, cuando la AN declaró que la salud era una emergencia nacional – desde luego con el propósito de privatizar los servicios – el NYT publicó el alarmante artículo “Infantes que mueren y no hay medicina: Dentro de los fracasados hospitales de Venezuela”. (nytimes.com, May 15)

Agresión imperialista

Pero la agresión no solo es mediática. Oficiales del gobierno estadounidense se han pronunciado en contra de Venezuela recientemente, pero hay que destacar la acción del presidente Obama quien acaba de renovar por un año más la orden ejecutiva impuesta en marzo del 2015 declarando a Venezuela “un peligro para la seguridad nacional de los Estados Unidos”. Esto es una seria y peligrosa declaración, no solo en términos diplomáticos. La injerencia de EUA acusando a Venezuela de atentar contra los derechos humanos al tener en prisión a Leopoldo López, al cual califican de opositor político pacífico, ignorando su culpabilidad en la muerte de decenas de venezolanas/os, es un espaldarazo a las acciones de la derecha de ese país que busca la desestabilización por métodos violentos.

Por su parte, el secretario general de la OEA al servicio de los intereses de EUA, Luis Almagro, anunció el 13 de mayo desde Miami que se debía aplicar la Carta Democrática de la OEA contra Venezuela. Para decidirlo, le pidió a la mismísima AN de Venezuela un informe sobre la situación política. Es interesante mencionar el lugar desde donde Almagro hizo el anuncio. La conferencia de dos días era la “Cumbre Concordia”. En ella, 200 representantes de sectores públicos y privados de derecha se reunían para analizar la situación del continente. Basta con ver los nombres de algunos para adivinar su agenda: Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y los expresidentes Luis Alberto Lacalle (Uruguay), Sebastián Piñera (Chile), Jorge Quiroga (Bolivia), Álvaro Uribe (Colombia) y José María Aznar (España).

Por cierto, fue en esta cumbre donde Uribe llamó a una intervención militar extranjera para ayudar a la oposición venezolana.

Realidad venezolana

El imperialismo siempre se aprovecha de las situaciones adversas de su víctima para ampliar diferencias y problemas hacia una conflagración que ayude a sus intereses de explotación.

En Venezuela de hecho, hay una terrible situación económica fruto mayormente de la caída en los precios del petróleo, una sequía pertinaz que ha ocasionado falta de agua potable y apagones por el descenso en el nivel de las represas y las consecuencias del ataque de la derecha oligarca productora e importadora quien acapara productos básicos creando escasez en los mercados de abasto.

Esto y las prácticas de reventa de productos en el mercado negro, la fuga de productos, sobre todos los básicos subsidiados por el gobierno, hacia Colombia donde se venden a precios mayores, la fuga de divisas, etc., ha creado una gran crisis de falta de productos de primera necesidad.

Medidas del gobierno

Junto a la necesidad, y aprovechándose del agobio de la población, la AN está instigando movilizaciones violentas en las calles para avanzar su agenda de celebrar un referendo revocatorio contra Maduro antes de enero del 2017. Esta prisa se debe a que si se remueve el presidente de la nación – Maduro – este año, lo sucedería el presidente de la AN, el opositor Henry Ramos Allup. Pero si transcurre el período como está designado en la constitución, se necesita un largo proceso luego del pedido del proceso, para la recogida de firmas y su validación, etc., lo que según expertos en la materia, no podría ocurrir antes de la 3ra semana de enero del 2017.  (telesur, 16 de mayo) En caso de ser en el 2017, sucedería a Maduro su vicepresidente, Diosdado Cabello, firme defensor de la Revolución Bolivariana.

Para defender el proceso bolivariano y las conquistas alcanzadas, el gobierno del presidente Maduro ha declarado un Estado de Excepción por 60 días y la movilización por dos días de las Fuerzas Armadas Bolivarianas junto a las milicias del pueblo para hacer ejercicios de prácticas de defensa alrededor de la nación.

Varias son las razones para estas medidas. Entre estas están las protestas violentas de grupos de derecha que agreden a la Guardia Nacional y edificios estatales; la declaración del derechista Henrique Capriles quien le dijo a la BBC Mundo que “un levantamiento militar está en el ambiente”, haciendo de paso un llamado a las fuerzas militares para que se opongan a Maduro y “la incursión en el espacio aéreo venezolano de una aeronave de espionaje norteamericana el pasado 11 de mayo. Se trata de un Boeing 707 E-3 Sentry, equipado con cámaras y radares de alta precisión, así como dispositivos de alta tecnología para espionaje electrónico”. (avn.info.ve, 18 de mayo)

El movimiento progresista en los Estados Unidos y en el mundo, debe aumentar sus esfuerzos solidarios en defensa de la Revolución Bolivariana y exigir que no haya una intervención militar de EUA ni ninguna otra intervención contra Venezuela.