Trabajadoras/es de Verizon combaten

Patronos atacan trabajos sindicalizados

Por 10 meses estuvieron intentando fuertemente lograr un contrato justo, y ya estaban  hartas/os. Por eso el 13 de abril, cerca de 40.000 trabajadoras/es de Verizon se declararon en huelga en Washington-D.C., y en nueve estados de la costa este, desde Massachusetts hasta Virginia. Es el mayor paro en los EUA desde la huelga de dos semanas contra Verizon en el año 2011.

Los sindicatos Trabajadores de la Comunicación (CWA por las siglas en inglés) y Trabajadores Electricistas Internacionales (IBEW), que representan a las/os trabajadores en las operaciones de telefonía fija y banda ancha de FiOS de Verizon, convocaron la huelga. La AFL-CIO la ha apoyado y sus miembros, líderes comunitarias/os y otras fuerzas se están uniendo a los mítines y piquetes y han enviado mensajes de solidaridad. Jóvenes partidarias/os del candidato presidencial Bernie Sanders están apoyando la huelga.

La huelga puede encender una lucha aún más amplia en un momento en que muchos sectores de la clase trabajadora multinacional están en movimiento, especialmente las/os trabajadores con salarios bajos y oprimidas/os como las/os que son parte de la campaña “Lucha por $15”,  en los centros laborales, las/os trabajadoras de restaurantes de comida rápida y de las megatiendas.

Hay mucho en juego para las/os trabajadores. Al centro está la seguridad laboral: preservar buenos trabajos sindicalizados con salarios dignos y beneficios decentes, logrados por las/os trabajadores organizados a través de luchas reñidas. En la última década, Verizon ha reducido su fuerza laboral en un 40 por ciento. Las/os trabajadores contratados después del año 2003 no tienen seguridad de empleo y ahora la empresa tiene como objetivo eliminar la cláusula de “no despido” para las/os trabajadores contratados antes de esa fecha.

Verizon tiene como objetivo romper el contrato sindical y forzar concesiones desastrosas de las/os trabajadores que reducirían su nivel de vida. A pesar de las ganancias récord de $39 mil millones en los últimos tres años, los ejecutivos buscan reducir sus costos laborales pasando más costos de los beneficios de salud a las/os trabajadores y jubilados, reduciendo los beneficios por discapacidad y congelando las pensiones. Los ejecutivos no quieren discutir mejoras de salarios y condiciones de trabajo. En su lugar, disminuirían las protecciones por tiempo extra y harían que las/os trabajadores trabajen siete días consecutivos.

La compañía tiene previsto subcontratar servicios de contratistas no sindicalizados que trabajan por salarios bajos. Después de haber enviado 5.000 puestos de trabajo de servicio al consumidor al exterior, Verizon intenta continuar exportando más puestos, explotando así a la fuerza laboral mundial pagándoles salarios extremadamente bajos.

¡CWA, IBEW dicen no a la transferencia de empleos!

Verizon planea cerrar y consolidar los centros de llamadas, obligando a las/os trabajadores a viajar largas distancias diariamente o perder el trabajo. Violando una parte importante del contrato, la empresa quiere trasladar a las/os trabajadores a una distancia de hasta 80 millas lejos de sus lugares actuales cada dos meses, sin previo aviso o derecho a rechazar, sin tener en cuenta la antigüedad o los lazos familiares.

La meta de Verizon es establecer una fuerza laboral de técnicos móviles que se puedan enviar en cualquier momento, a cualquier lugar, para construir redes de FiOS y luego pasar al siguiente lugar de trabajo. Esta es una cuestión clave para las/os trabajadores; sus sindicatos repudian fuertemente las transferencias de empleo. Además, la dispersión de las/os trabajadores disminuye su fuerza colectiva.

Las/os trabajadores de Verizon están molestos de que la empresa se ha estancado en su promesa de construir la red FiOS, mientras descartan a las/os trabajadores que la instalan. La corporación ha violado acuerdos con franquicias de instaladores de cables para instalar la red FiOS por toda la ciudad de Nueva York y Filadelfia. Esto ha dejado a millones de personas sin acceso, especialmente en las comunidades de bajos ingresos, afroamericanas e inmigrantes. Ha desatendido las instalaciones de FiOS en varios estados, mientras obstruye las reparaciones de la antigua red de cobre, dejando a muchas/os clientes con un servicio pobre.

La CWA dice que la empresa se niega a negociar un primer contrato justo con mejores salarios y beneficios para las/os trabajadores del comercio minorista de Verizon Wireless – a pesar de que formaron un sindicato en 2014. Estas/os empleados traen grandes ganancias, dice Verizon – pero están entre las/os trabajadores peor pagados de la compañía.

Es lucha de clases

En el segundo día de la huelga, la CWA informó que en dos incidentes separados, tres trabajadores de la Seccional 2108 que piqueteaban en Maryland, fueron golpeados por coches conducidos por un abogado de Verizon y un administrador de la empresa.

Verizon ha amenazado con transferir técnicos de Massachusetts a Virginia durante 60 días si el contrato no está ratificado para el 20 de mayo. Además, la compañía está siendo tan intransigente que los ejecutivos han ignorado la oferta de los sindicatos de dar $200 millones en concesiones.

Las/os organizadores de la CWA y del IBEW se reunieron con representantes de Verizon el 15 de abril para discutir el contrato que cubre a las/os trabajadores en seis estados y en Washington-DC. Mostrando su desprecio por las/os trabajadores, los ejecutivos se negaron a negociar, exigieron incluso más concesiones de las/os trabajadores y se retiraron después de 30 minutos.

El gobierno federal está tratando de intervenir antes de que el paro crezca y se amplíe la solidaridad. Sin embargo, la mediación después de la huelga del 2011 dio lugar a un contrato insatisfactorio para muchas/os trabajadores. Verizon quiere esa intervención nuevamente, pero los sindicatos la han repudiado, diciendo que la mediación “es una distracción del problema real: la avaricia corporativa de Verizon. Los equipos de negociación de CWA y IBEW están preparados, capaces y dispuestos a negociar. ¿Dónde está Verizon”? (CWA, 12 de abril)

Labor de las/os trabajadores: fuente de riqueza de Verizon

En su afán por aún mayores ganancias, Verizon está exprimiendo la misma mano de obra cuyo trabajo ha creado la riqueza de la corporación y ha permitido a sus cinco altos ejecutivos recibir una “compensación” de $233 millones durante los últimos cinco años. La mano de obra de las/os trabajadores ha creado, producido y actualizado toda la tecnología de Verizon.

La crisis económica capitalista continúa. La amarga competencia por ganancias entre las empresas en el país y en el exterior se está intensificando. En este feroz escenario mundial, el esquema de los patronos es hacer todo lo posible para reducir los costos de la mano de obra. La clase dominante está en una guerra contra los sindicatos, con el objetivo de tener mano de obra no sindicalizada, con salarios bajos y sin beneficios médicos o de jubilación subvencionados por la compañía. Esta “carrera hacia el fondo” es una amenaza para toda la clase trabajadora.

Las/os huelguistas de Verizon están luchando por sus puestos de trabajo – y al final, por los derechos de todas/os los trabajadores para que tengan buenos empleos con salarios dignos, beneficios y un sindicato. Es hora de que todos los sindicatos y otras organizaciones progresistas se unan a sus líneas de piquete y muestren solidaridad.