Lucha de clases en Wisconsin desde 2011

Por el Colectivo WW-MO de Milwaukee

El 10 de febrero del 2011, estudiantes y trabajadoras/es comenzaron la histórica ocupación del edificio del Capitolio estatal en Madison-Wisconsin para oponerse a la racista y anti-sindical Ley 10.

Marcando el comienzo de una de las mayores revueltas en EUA desde la década de 1930, durante semanas decenas de miles de trabajadoras/es y personas de pueblos oprimidos ocuparon edificios y marcharon en Madison para derrotar a la Ley 10. Decenas de acciones de solidaridad se llevaron a cabo en todo el mundo, incluyendo un día de cierre de los muelles de la costa oeste por los miembros del Sindicato Internacional de Estibadores y Trabajadores de Almacén, (ILWU por las siglas en inglés).

Eventualmente, líderes sindicales moderados o reaccionarios vinculados a los partidos Demócrata y Republicano maniobraron para dirigir la ocupación del Capitolio estatal hacia la arena electoral. Se puso en marcha una fallida campaña de revocación contra el gobernador de Wisconsin Scott Walker, para hacer frente a diversos sectores de la clase trabajadora que querían acciones directas, incluyendo el cierre de varias industrias capitalistas o hasta una huelga general. Eventualmente, la Ley 10 fue empujada por la legislatura racista y de derecha de Wisconsin y firmada por Walker.

Desde esta significativa derrota para la clase obrera y los pueblos oprimidos, en los últimos cinco años los funcionarios políticos servidores de Wall Street en la Legislatura y el propio Walker han participado en viciosos procesos de austeridad capitalista tipo Jim Crow [n. de t.: de segregación racial], derrocando o eviscerando numerosas leyes que beneficiaban a las/os trabajadores y las comunidades, leyes que se ganaron como concesiones a las masas por la lucha de clases directa en la década de 1960, de 1930 y anteriores.

Estos incluyen los mayores recortes en la historia de Wisconsin en educación desde grados primarios hasta la superior y la expansión de las escuelas charter por todo el estado. Se implementaron numerosas formas de desregulación y privatización. Se redujeron las protecciones del medioambiente.

Se redujeron la mayoría de las disposiciones salariales prevalecientes, el “derecho-a-trabajar” por menos se puso en práctica, la permanencia en puestos de facultad en la Universidad de Wisconsin fue eliminada y la protección del servicio público se redujo.  Se redujeron los beneficios por desempleo mientras que implementaron pruebas de drogas para las/os beneficiarios de asistencia social.  Quitaron los fondos para la Planificación de la Familia.

Austeridad capitalista crea enterradores

Pero como han luchado contra los ataques, las masas en Wisconsin están aprendiendo.

En su “Conferencia sobre la revolución de 1905” a un grupo de jóvenes de la clase trabajadora en Zurich-Suiza, V.I. Lenin escribió:  “La verdadera educación de las masas no se puede separar de la lucha independiente, política y sobre todo revolucionaria, de las masas mismas.  Solo la lucha educa a la clase explotada.  Solo la lucha le da a conocer la magnitud de su propio poder, amplía su horizonte, mejora sus habilidades, aclara la mente, forja su voluntad;  y por lo tanto, hasta los reaccionarios tuvieron que admitir que el año 1905, el año de la lucha, el ‘año loco’, definitivamente enterró la Rusia patriarcal”.  (“La revolución de 1905”, enero 1917)

La austeridad en Wisconsin ha sido luchada por las masas a cada paso, en particular por las/os que eran jóvenes y estudiantes en 2011 pero que ahora son trabajadoras/es militantes con consciencia de clase.  Muchas/os se están convirtiendo en líderes, se identifican con el socialismo o se están haciendo comunistas.

Estas/os líderes emergentes no han conocido otra cosa que la austeridad y la guerra, y no tienen futuro bajo el capitalismo.  Están empezando a moverse en batallas ofensivas ya que aprenden que para que la clase trabajadora pueda lograr cualquier victoria y en particular para lograr el socialismo, las masas no deben quedar encerradas en una serie de batallas defensivas sin fin.

Esto está reforzado por una nueva ola de jóvenes y estudiantes oprimidas/os y militantes en formaciones de Las Vidas Negras Importan como Joven, Dotada/o y Negra/o en Madison y la Coalición por la Justicia en Milwaukee, organizaciones pro derechos de inmigrantes tales como Juventud Habilitada en la Lucha (YES por sus siglas en inglés) y jóvenes indígenas que luchan por sus tierras sagradas y sus artefactos.  Otros aspectos destacados de la lucha de clases incluyen las exitosas huelgas en 2015 del Sindicato Amalgamado de Tránsito, Seccional 998 (ATU L-998) y del Sindicato Trabajadores Automotrices Seccional 833 (UAW L-833).

Estos acontecimientos que han ocurrido desde 2011 son parte de un proceso irregular pero continuo de trabajadoras/es veteranos y de los pueblos oprimidos por todo el estado que están cada vez más escépticos sobre la capacidad del Partido Demócrata para ofrecer algún alivio a las masas.  Están buscando alternativas a la miseria absoluta y la destrucción infligidas sobre ellas/os por parte de los bancos, las corporaciones y sus sirvientes políticos.  Cualquier ilusión de que el sistema capitalista pudiera ser reformado se ha hecho añicos.

Karl Marx escribió en el “Manifiesto Comunista”:  “Lo que produce la burguesía, ante todo, son sus propios sepultureros.  Su caída y la victoria del proletariado son igualmente inevitables”.

Es en este espíritu que, a pesar de la actual austeridad implacable en Wisconsin, durante la primera semana del quinto aniversario de la ocupación del Capitolio estatal en 2011, numerosas batallas de clase estaban en apogeo y en erupción, incluyendo el “Día sin latinas/os” con 50.000 participantes el 18 de febrero en Madison.