Maestras/os en Detroit exponen crisis escolar

Una serie de ausencias por enfermedad durante varios meses por las/os maestros del sistema de Escuelas Públicas de Detroit (DPS siglas en inglés), culminó el lunes 11 de enero con el cierre de prácticamente todas las escuelas. Las ausencias continuaron durante el resto de la semana escolar, mientras que cientos de maestras/os y simpatizantes marchaban hacia la sede de las Escuelas Públicas de Detroit y hacia el Capitolio estatal en Lansing-Michigan.

Las acciones de las/os maestros pusieron en claro la crisis que enfrentan maestras/os, personal y estudiantado en todas las escuelas públicas de la ciudad y las condiciones deplorables que enfrentan.

Con más de quinientos mil millones de dólares en deuda, el sistema de DPS ha estado gestionado durante años por un administrador de emergencia nombrado por el estado, que ha usurpado toda toma de decisiones de la junta escolar electa. El magisterio, que ha sufrido recortes de salarios y beneficios, está severamente falto de personal. A menudo hay 50 o más estudiantes por clase, sin tener suficientes libros de texto y en medio de terribles condiciones.

Las/os maestros y las/os estudiantes en aulas atestadas se apiñan con sus abrigos a causa de la inadecuada calefacción en edificios dilapidados, cuya infraestructura está en severo deterioro y que además contienen moho negro y otras toxinas. No son infrecuentes los hongos en las paredes e infestaciones de roedores. En los baños, a veces ni plomería hay o está deficiente y no hay papel higiénico. Los suministros escolares son pocos o inexistentes.

Hasta el alcalde Mike Duggan vio un ratón muerto y condiciones “profundamente inquietantes”, cuando él hizo una presentación a la prensa durante una visita a algunas de las escuelas el 12 de enero, el día después de que 64 escuelas fueran cerradas debido a la ausencia por ‘enfermedad’ de las/os maestros.

Las escuelas de Detroit perdieron 84.000 estudiantes – o dos tercios de la matrícula del DPS – entre 2005 y 2012. Esto se debió en gran parte a la falta de empleos y la crisis de ejecución hipotecaria que azotó esta ciudad con mayoría afroamericana con préstamos hipotecarios fraudulentos de alto riesgo, junto con la proliferación de las escuelas chárter privadas y la apertura de los distritos escolares suburbanos para robar a Detroit de sus estudiantes de más alto logro académico.

El gobernador Rick Snyder, un reaccionario capitalista, nombró a un administrador de emergencias que llevó la ciudad de Detroit a la bancarrota. El administrador de emergencias, nombrado en virtud de una ley que garantiza el pago de servicio de la deuda a los bancos, colocó a las Escuelas Públicas de Detroit en bonos impagables.

Prioridad No. 1: Pagar a los bancos

Ahora, la principal partida en el presupuesto del DPS es el pago del préstamo y el servicio de la deuda a los bancos e instituciones financieras. En febrero, el servicio de la deuda se disparará, con un aumento de hasta 74 por ciento del año pasado, y con pagos de la deuda que representan la friolera de un 97 por ciento del costo de la nómina del DPS. Un pago de deudas del 10 por ciento del costo de la nómina ya se considera alarmante.

Snyder está ahora bajo fuego por ignorar información y no tomar medidas mientras las/os niños y las/os residentes de Flint-Michigan – ¡el administrador de emergencia de Flint cuando la crisis comenzó, era el [actual] administrador de emergencia del DPS! – están siendo envenenadas/os por plomo y otros metales tóxicos en el sistema de agua de la ciudad.

¿La solución de $715 millones de Snyder a la crisis del DPS? Crear un nuevo sistema libre de deudas junto al actual, para gestionar las escuelas que pagan la deuda.

Sin embargo, la cuestión es que las escuelas seguirán siendo dirigidas por una junta directiva dominada por personas nombradas por Snyder.  Las escuelas de Detroit no volverán al control de una junta elegida hasta el año 2017, y aún entonces la junta elegida estará excluida de elegir a un superintendente.

Además, la nueva junta escolar no tendrá supervisión de las muchas escuelas chárter que han proliferado en Detroit, ni de la Autoridad de Logro Educativo (EAA por siglas en inglés) un distrito especial que administra las “escuelas con bajo rendimiento”.  La EAA ha estado plagada de corrupción y ha fracasado en proporcionar al menos un mínimo de educación a las/os estudiantes.

Acciones de masas por parte de las/os maestros, después de años de quejas que no tenían respuesta, finalmente han traído esta crisis a la luz del día.  Maestras/os, madres y padres, estudiantes y miembros de la comunidad, incluyendo el Consejo Escolar de Detroit en el exilio, continúan luchando contra el estado por el control de las escuelas de Detroit y el fin de la crisis financiera y la austeridad que han traído sufrimiento a tantas personas.