Exigencias comerciales de EUA aumentan problemas en Sudáfrica

El gobierno de Sudáfrica enfrenta tres graves problemas económicos. Trabajadoras/es legislativos han estado en huelga por aumentos salariales desde el 9 de noviembre, impidiendo la labor legislativa normal. La sequía actual, que probablemente reduzca la producción agrícola, ha provocado ceses y cortes periódicos de energía, disminuyendo los ingresos de la empresa estatal. Además, la administración del presidente Obama está exigiendo cambios en la política comercial de Pretoria que ponen en peligro la soberanía del país.

Las/os miembros del Sindicato Nacional de Trabajadores de Educación, Salud y Afines están desafiando una orden judicial para poner fin a su huelga. NEHAWU [por sus siglas en inglés] es filial del Congreso de Sindicatos de Sudáfrica, COSATU. El gobierno afirma que la huelga es ilegal porque las/os trabajadores realizan “servicios esenciales”.

Las/os trabajadores del Parlamento limpian, atienden y supervisan las operaciones de las reuniones de las comisiones legislativas para que sean eficientes, y controlan el acceso al centro de visitantes. Desde el 9 de noviembre, las/os trabajadores en huelga en el interior del edificio del Parlamento en Ciudad del Cabo han impedido el trabajo legislativo normal y han forzado la cancelación de algunas reuniones del comité.

El 16 de noviembre, los líderes de NEHAWU informaron que los salarios de las/os trabajadores fueron retenidos debido a la participación en la huelga. Las negociaciones se interrumpieron, y NEHAWU dijo que no se reanudarán hasta que se restablezca el pago. COSATU y sus sindicatos han enviado muchos mensajes de apoyo, al igual que los líderes regionales de NEHAWU y organizaciones estudiantiles y juveniles.

Un acuerdo a principios de año sobre un incremento salarial del 9 por ciento no incluía bonos por desempeño, que es un tema importante de la huelga. (Noticias 24)

En una manifestación el 16 de noviembre, NEHAWU dijo que sus demandas no eran negociables. La secretaria recién elegida de la región Ikapa Sur de NEHAWU, Baxolise Mali, dijo a la multitud: “Vamos a tener un paro nacional . . . estamos muy claros. No estamos luchando contra la alianza [del gobierno], estamos luchando contra el empleador”.

El 11 de noviembre la policía utilizó granadas aturdidoras en enfrentamientos con el sindicato. Oficiales de policía vestidos con armaduras se llevaban a miembros de NEHAWU. Por segunda vez en un mes el edificio del parlamento de la Ciudad del Cabo fue escenario de batallas. La primera, en octubre, involucraba a estudiantes.

Un portavoz parlamentario dijo que las demandas del sindicato “no estaban presupuestadas y eran inasequibles para el Parlamento dado su limitado presupuesto.” (News24, 16 de noviembre)

Problemas con la empresa estatal

En la Cumbre del G-20 que tuvo lugar en Turquía, el ministro de finanzas de Sudáfrica Nhlanhla Nene, dijo que la sequía en el subcontinente, ahora que el hemisferio sur de África comienza el verano, podría afectar la producción agrícola y consecuentemente, provocar un aumento en los precios de los alimentos y otros bienes de consumo, reducir los ingresos y aumentar el desempleo.

Los problemas con la agencia estatal de servicios públicos Eskom también han aumentado en los últimos meses. Los apagones periódicos han obligado al gobierno a hacer frente a la caída de los ingresos por generación de energía.

La respuesta del gobierno a la crisis de Eskom incluye la conversión de la deuda subordinada a acciones, lo cual dice Nene que ha aliviado la presión de financiación. La agencia de utilidad aún no ha aprovechado los cerca de 50 mil millones de rands (aproximadamente $3,5 mil millones de dólares) de la banca financiera garantizada por el gobierno.

Obama amenaza con suspensión de AGOA

La Ley de Crecimiento y Oportunidades de África [AGOA], fue establecida durante el último período presidencial de Bill Clinton. Está ostensiblemente diseñada para fomentar la exportación de capital al continente mientras proporciona acceso a los mercados de los productos procedentes de EUA y de naciones africanas.

La administración Obama está exigiendo cambios en la política comercial de Pretoria, la cual según la Casa Blanca, dificulta el acceso de EUA a los mercados nacionales. Estados Unidos amenaza con retirar sectores agrícolas claves de los acuerdos con Sudáfrica, lo que podría causar mayor daño a la economía. Las negociaciones continúan hasta una fecha límite del 1º de enero.

Una declaración del 9 de noviembre del Partido Comunista de Sudáfrica apoya la posición del gobierno del CNA en las negociaciones con EUA. El PCSA dice que a pesar de sus declaraciones encomiables “en realidad la AGOA es imperialista tanto en términos de su contenido como en su objetivo estratégico disfrazado con la ilusión fetichista de ‘mercado libre’. Su contenido imperialista extraterritorial está siendo agresivamente empujado por EUA contra Sudáfrica”.

El PCSA enfatiza que “permitir que EUA prohíba la propiedad de activos económicos por parte del estado en nuestro país es usurpar nuestro derecho constitucional a la soberanía nacional democrática. Este equivaldría a entregar al imperialismo estadounidense nuestro derecho a determinar nuestra propia trayectoria de desarrollo y decidir las políticas para lograrla”.

El partido también ha señalado que “la independencia de Sudáfrica debe ser salvaguardada en el interés de completar nuestra lucha por la liberación nacional y la emancipación social. ¡Nuestra independencia nacional democrática y los derechos de propiedad pública — el derecho a la propiedad colectiva de los bienes de producción incluyendo a través del estado — son cruciales para el éxito de nuestra segunda, y más radical fase de transformación”!

La postura de la administración Obama muestra la verdadera agenda detrás de la AGOA y los imperativos generales de la política exterior de la Casa Blanca. Sudáfrica tiene el derecho inalienable a determinar su propio programa económico sin la interferencia de Washington y Wall Street.