Resistente expone asesinatos por drones EUA

Documentos clasificados del Departamento de Defensa de Estados Unidos fueron publicados el 15 de octubre por un “denunciante muy valiente y con grandes principios” en el sistema guerrista de EUA. Los informes secretos destacaron la muerte y la destrucción causadas por el amplio uso de drones por EUA en Afganistán, Irak, Yemen, Somalia y otros lugares. (The Guardian)

 



Los Documentos Drone, publicados en el sitio web The Intercept, revelaron que el ejército de EUA habitualmente clasifica a las personas no identificadas que mueren en los ataques dirigidos, como “enemigos muertos en acción”. Eso significa que todas las víctimas son llamadas “enemigos”, incluyendo miembros de una familia, amistades, vecinas/os y transeúntes anónimos. El informe afirma que este etiquetado es una estrategia deliberada para ocultar la muerte de civiles.

 



Según los Documentos Drone, en un período de cinco meses, casi el 90 por ciento de las personas asesinadas por los drones murieron debido a su proximidad a los “objetivos”. 

 



El informe también pone seriamente en duda la exactitud y fiabilidad de los métodos estadounidenses utilizados para señalar a la gente como “enemigo legítimo”.





El denunciante explica: “Es impresionante el número de casos cuando los selectores son erróneamente atribuidos a ciertas personas. Y no es sino hasta varios meses o años después que de repente nos damos cuenta de que cuando pensabas que ibas tras un objetivo muy importante, terminamos dándonos cuenta de que era el teléfono de su madre”. (Theintercept.com, 15 de octubre)

 


Desarmar a EUA de drones 



Mientras los Documentos Drone eran publicados, un grupo de manifestantes llegaban al final de una jornada de 165 millas con la intención de organizar una resistencia al terror armado de los drones.

El 19 y 20 de octubre manifestantes llegaron a la Estación de la Reserva Aérea en las Cataratas del Niágara después de comenzar su viaje el 7 de octubre en la Base Aérea de la Guardia Nacional Hancock en Syracuse-NY.  La caminata fue organizada por la Coalición Upstate Coalition to Ground the Drones. (upstatedroneaction.org)

 



Los soldados en ambas bases operan los drones MQ-9 Reaper / Predator que lanzan bombas “Hellfire” en Afganistán y otros lugares. El cuerpo de ataque 174 de la Guardia Nacional Aérea de Nueva York está basado en Syracuse y el 107 está en las Cataratas del Niágara.  

Al declinar el capitalismo estadounidense, la clase gobernante se basa más y más  en la expansión militar para dominar y controlar áreas del mercado global. Al mismo tiempo, EUA no puede contar con un reclutamiento militar para suplir soldados y mandarlos al frente para estas impopulares “guerras sin fin”. Esto significa que debe basarse más en las guerras de alta tecnología: como las bombas inteligentes, robots, sistemas de satélites, naves de misiles de alta tecnología y drones.

Los contratos militares-industriales relacionados con el desarrollo de drones son un gran negocio en el centro y el norte de Nueva York y en todo EUA. El presupuesto del Departamento de Defensa de 2016 asigna $1.94 mil millones para la investigación, producción, mantenimiento y municiones para los drones MQ Reaper como los manejados en Syracuse y las Cataratas del Niágara.

 



El presupuesto total para los drones es exponencialmente mayor porque el Departamento de Defensa intenta aumentar el uso de ellos en un 50 por ciento en los próximos cuatro años.

Por ejemplo, la Fuerza Aérea de EUA planea construir una base de aviones a control remoto en Agadez, Nigeria, además de su base de drones actual en Niamey, Níger. Esto permitirá una extensa vigilancia y ataques por drones estadounidenses en el África oriental y septentrional. (dronecenter.bard.edu)

Pero el uso de la guerra de alta tecnología también abre la posibilidad de nuevas formas de resistencia.

Se necesitan muchas más personas en la cadena de mando para un arma de alta tecnología como el MQ Reaper/Predator – con más oportunidades para un rompimiento en esa cadena.

Micah Zenko, un alto miembro del Consejo de Relaciones Exteriores, señala que para volar el MQ Reaper se necesitan más de 130 personas, la mayoría para mirar pantallas de video y analizar la recopilación de datos del drone.

La Coalición Upstate to Ground the Drones ha corrido anuncios de televisión instando a los operadores de drones de la Reserva del Ejército a negarse a cometer crímenes de guerra piloteando remotamente los drones.

Respondiendo a esa clase de llamado en las filas militar-industrial hay personas en la cadena de mando como el denunciante anónimo de Drone Papers, quien decidió que “ya basta” y liberó los datos críticos al uso de drones.

Daniel Ellsberg, resistente de la guerra contra Vietnam, elogió la fuente de los documentos sobre los drones como parte de una cadena denunciante que incluye a Edward Snowden y Chelsea Manning, quienes filtraron documentos clasificados por EUA relacionados con las guerras recientes. Ellsberg publicó los Papeles del Pentágono clasificados en 1971 que ayudó a incitar una resistencia popular a la guerra de EUA en Vietnam.

Ellsberg dijo sobre la larga cadena de mando vinculada a los crímenes de guerra de EUA: “Todo se reduce a esto. Cientos pudieron haber hecho lo que hice, literalmente. … [Snowden, Manning y la fuente de Drone] hicieron lo correcto. Los demás estaban equivocados en mantener esos secretos”. (The Guardian, 15 de octubre).