Ayuda rusa en Siria posterga planes EUA de ‘cambiar régimen’

Los planes de EUA / OTAN de derrocar al gobierno sirio y reconocer a un régimen disfuncional de colaboradores imperialistas han sufrido un serio revés.

Bajo el pretexto de luchar contra la fuerza terrorista llamada Estado Islámico, el Pentágono ha involucrado a otros 13 países para efectuar bombardeos y acciones militares en Siria. Con la coordinación de EUA, aviones bombarderos de los miembros de la OTAN Gran Bretaña, Francia, Turquía, Canadá, Bélgica y Países Bajos, han llevado a cabo acciones militares en Siria el pasado año.

Además, Israel, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Jordania, Bahréin y Australia, también han utilizado sus aviones para bombardear adentro de Siria.

Todos estos países se encuentran frustrados ante el continuo crecimiento del Estado Islámico. Todos están decididos a derrocar al gobierno de Siria. Mientras tanto, el pueblo sirio ha quedado devastado por esta guerra impuesta desde el exterior, con 12 millones de los 23 millones de habitantes de Siria desplazados y sin hogar.

Ha habido intensas discusiones sobre la imposición de una zona de exclusión aérea y también de acciones en el terreno, pero ambas se han encontrado con intensa oposición en los países imperialistas de Europa y EUA.

Sin embargo, la destrucción apenas comienza. Combatientes de 80 países, incluyendo mercenarios, organizados en 1000 grupos armados de oposición y que alcanzan más de 100.000 combatientes reaccionarios y fanáticos, están ya operando en Siria.

El que el dinero saudita los equipa y les paga no es un secreto. Unidades operan abiertamente desde bases en Turquía y Jordania. Caravanas de cientos de camiones abastecen a estas unidades. Sin embargo, a pesar de toda esta asistencia durante más de cuatro años, estas fuerzas mercenarias no han logrado derrocar al gobierno sirio.

Las zonas de exclusión aérea en discusión tenían la intención de crear una zona de seguridad para que un ejército de oposición organizado por EUA se reforzara. Decenas de miles de refugiados sirios serían conglomerados en esta “Zona Protegida”.

En el 2011, la máquina guerrista del Pentágono y sus conspiradores de la OTAN declararon una zona de exclusión aérea en Libia con el fin de autorizar siete meses de bombardeo incesante contra ese país, lo que llevó al brutal derrocamiento del gobierno libio. Han sido incapaces de repetir esto en Siria.

Ayuda de Rusia e Irán, cambio de juego

En medio de toda esta intervención externa, la intervención de Rusia e Irán y los ataques aéreos de Rusia contra el Estado Islámico, repentinamente han levantado protesta y gritos entre los imperialistas. Esto se debe a que Rusia e Irán, junto con las fuerzas del Hizbolá del Líbano, tienen como objetivo defender la soberanía de Siria, no de derrocar al gobierno de Bashar al-Assad. La entrada de Rusia a la guerra ha cerrado los planes occidentales de  crear una zona de exclusión aérea en Siria.

Un artículo publicado el 8 de octubre en el New York Times, expone el pensamiento de Washington y la UE detrás de la publicidad masiva dada a la crisis de las/os refugiados y su enorme frustración ahora con la ayuda de Rusia a Siria. “En primer lugar, [el presidente ruso Putin] ha cerrado las opciones occidentales que podrían haber amenazado al actual régimen en Damasco, la capital siria.

El gran flujo de refugiadas/os este verano procedentes del conflicto sirio, había comenzado a centrar las mentes europeas sobre cómo resolver el problema de fondo. Bretaña, Francia, Jordania, Turquía y Washington habían empezado a hablar en serio sobre la creación de las llamadas zonas de exclusión aérea sobre Siria.

“Esas zonas fueron pensadas para crear zonas de seguridad dentro de Siria para las fuerzas de la oposición y para miles de personas desplazadas, reduciendo el flujo de refugiados. La táctica fue pensada para evitar que la fuerza aérea siria atacara a los rebeldes y sus partidarios opositores al presidente Bashar al-Assad, quien iba perdiendo terreno mientras sus funcionarios admitían la escasez de personal.

“La presencia de sofisticados aviones de combate rusos y personal ruso en el terreno, hace que sea casi imposible para los EUA y sus aliados arriesgar tal zona de exclusión aérea”.

¿Qué puede estar más claro?

Este artículo expone el pensamiento cínico de Washington y los planes militares de la OTAN. Esto también pone en perspectiva el aluvión de medios corporativos que repentinamente se compadecían de la ola de desesperadas/os refugiados. El flujo de refugiadas/os pretendía romper la resistencia en Europa y promover la participación de la OTAN.

El drástico recorte de la magra asistencia alimentaria de la ONU a las/os refugiados de guerra en los campamentos en Jordania, Turquía, Irak y Siria también impulsó a la desesperada gente a la peligrosa huida hacia Europa. La agencia de la ONU necesitaba solo $236 millones para mantener el programa financiado hasta noviembre, pero no los consiguió. Según NationalPriorities.org, el gobierno estadounidense ha gastado esa cantidad en las guerras en Irak, Afganistán y Siria cada 28 horas desde el año 2001.

¿Tenía este recorte prevenible en los alimentos a las/os refugiados también la intención de provocar la migración con el fin de “centrar las mentes europeas… a hablar en serio sobre la creación de las llamadas zonas de exclusión aérea sobre Siria”?

A pesar de las palabras de los diplomáticos estadounidenses que instan cooperación con las fuerzas rusas e iraníes, es poco probable cualquier tipo de cooperación, porque los objetivos de las dos partes son diametralmente opuestos. 

Las fuerzas estadounidenses y occidentales todavía están decididas a conseguir “cambiar el régimen” en Siria; Rusia e Irán saben que su propia soberanía y la estabilidad de toda la región están conectadas a la capacidad de Siria para defenderse de la subyugación de estilo colonial.

La respuesta de Estados Unidos ha sido aumentar el envío de equipo militar a las diversas fuerzas reaccionarias y escalar la creciente confrontación.

La única manera de resolver este conflicto es que ¡EUA, la OTAN – incluyendo Turquía – y las monarquías del Golfo, salgan de Siria y permanezcan fuera!