Protestas contra la expulsión de haitianos/as en la República Dominicana

Nueva York. – Imagínese despertar con la noticia de que el único país que ha conocido le ha rechazado oficialmente por un voto de 9 a 2.

Eso es lo que potencialmente le va a suceder a cientos de miles de personas en la República Dominicana el año que viene.

La situación de los/as dominicanos/as de ascendencia haitiana (nacido/a en la República Dominicana) ha sido sobre todo una de marginación y ciudadanía de segunda clase.  Pero el 23 de septiembre, el Tribunal Constitucional del país decidió, con la aprobación de la decisión TC/0168.13, que aún esa humillante clasificación no era suficiente.  El tribunal dictaminó que “los/as hijos/as de inmigrantes indocumentados/as, que han estado en la República Dominicana y registrados/as como dominicanos/as desde 1929, no pueden tener la nacionalidad dominicana porque sus padres y madres están considerados/as como ‘en tránsito'”.

Durante más de ocho décadas, hijos/as, nietos/as y bisnietos/as de inmigrantes haitianos/as pero nacidos/as en la República Dominicana, eran registrados/as como ciudadanos/as en “derecho de nacimiento por tierra” o “jus soli”.  En la última década, ha habido esfuerzos por nacionalistas racistas en la República Dominicana de tratar de negar la ciudadanía a los/as dominicanos/as-haitianos/as.  Eso culminó en el cambio a la constitución de 2010 para suspender la práctica de “jus soli”.  Ahora el Tribunal Constitucional dictaminó desnacionalizar retroactivamente alrededor de medio millón de haitianos/as-dominicanos/as.

Activistas y grupos civiles/religiosos en la República Dominicana además de muchos en el exterior, están denunciando esta acción como genocidio civil por parte de los nacionalistas racistas en el gobierno dominicano.  Una declaración pública emitida por la Asociación de Estudiantes Haitianos/as dice que “la decisión viola varios principios, entre ellos los siguientes: el debido proceso legal para despojar de los derechos de nacionalidad, sin causa justa, a miles de personas, el principio de favorabilidad a la persona, el carácter no retroactivo de la ley, el carácter vinculante de las decisiones adoptadas por la Corte Inter-Americana de Derechos Humanos, y los derechos del/a niño/a a la identidad y nacionalidad”.  (14 de octubre)

A pesar de la opresión que se enfrentan los/as haitianos/as-dominicanos/as en la República Dominicana, es su tierra.  Muchos/as no tienen lazos con Haití y no hablan creole.  Las enormes contribuciones que los/as dominicanos/as de ascendencia haitiana han hecho al país con su trabajo, cocina, arte, cultura y demás deben ser resaltadas.

La migración desde Haití a la República Dominicana fue facilitada por los intereses de los capitalistas dominicanos, especialmente los señores del azúcar en la isla y su necesidad de mano de obra barata.  Los/as haitianos/as-dominicanos/as han sido chivos expiatorios constantes por la élite gobernante rica cuando se prepara para las elecciones o cuando quiere desviar de su papel en el mantenimiento de la República Dominicana como estado neocolonial y defensora  del imperialismo.

Con la represión que enfrentan los/as inmigrantes por todo el mundo, incluyendo en los Estados Unidos, muchos/as se están dando cuenta de la gravedad de la decisión TC/0168.13.  Casi 400.000 inmigrantes fueron deportados/as de los Estados Unidos en el año 2011 bajo la administración Obama.  Se están formando coaliciones en las comunidades dominicana-americana y haitiana-americana para denunciar esta sentencia y derogar la ley.

En la Ciudad de Nueva York, dentro de las grandes comunidades dominicana y haitiana, la respuesta a esta decisión ha sido muy directa.  Una manifestación del 17 de octubre, llevada a cabo en creole, español e inglés, denunció la decisión como una violación de los derechos humanos.  Ángel Vicioso de la comunidad dominicana, dijo que era un intento por el “imperialismo para dividir dos países pobres que comparten la misma isla”.  Más tarde dijo que su ciudadanía podría ser cuestionada porque no tiene los certificados de nacimiento de sus abuelos.

Protestas semanales todos los jueves, están siendo planeadas cerca del Consulado Dominicano en Times Square en Nueva York.  También un foro organizado por la Unión de Empleados/as de Servicios 1199 está planeado para el 15 de noviembre.  Está siendo organizado por la Coalición de Nueva York Contra TC/0168.13.

G. Dunkel contribuyó a este reportaje.