Noticias de América Latina

Brasil

El gobierno de Dilma Rouseff vuelve a ser enfrentado en menos de un año por movilizaciones populares.

El 17 de octubre, miembros de La Vía Campesina y la Federación Única de los Petroleros (FUP) ocuparon el Ministerio de Minas y Energía como respuesta a la convocatoria de una huelga indefinida por la FUP contra la subasta de Libra, la reserva más grande de petróleo descubierta en las costas de Brasil. ‘Sus reservas se calculan en 12 mil millones de barriles de crudo, el 70 por ciento de las reservas actuales del país’. (Telesur)

La FUP está compuesta por 14 sindicatos incluyendo a los/as trabajadores/as de la estatal Petrobras y la huelga fue aprobada por los sindicatos regionales que se reunieron en asambleas en los 27 estados del país. Advierten que la subasta de Libra constituye la entrega de esta riqueza a empresas extranjeras y es una forma de privatización, poniendo en riesgo la soberanía del país. Además aseguran que Petrobrás tiene la capacidad de explotar este campo sin la necesidad de empresas extranjeras. Esta subasta ocurre bajo una nueva normativa del gobierno denominada “modelo de repartición o división de la producción” que reemplaza el modelo de “concesiones” y asegura una participación mínima del 30% a Petrobras.

Desde el día anterior, el 16 de octubre, los sindicalistas habían comenzado a movilizarse paralizando refinerías y bloqueando terminales y plataformas en varias provincias. A pesar de que  hubo un intento de acercamiento del gobierno para hablar con la FUP, hasta la fecha no ha habido una intención de suspender la subasta, la cual se efectuó hoy lunes, 21 de octubre, en un lujoso hotel de Rio de Janeiro. El gobierno ha desplegado las fuerzas de seguridad fuertemente armadas en las inmediaciones del Hotel Windsor, sede de la subasta, siendo un total de 1,100 efectivos, incluyendo el Ejército, la Marina, la Policía Federal  y de Río, apoyados por vehículos terrestres y un helicóptero.

Otros movimientos sociales y estudiantiles se han incorporado a esta protesta nacional.

Venezuela

A seis meses de su ascenso a la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro ha intensificado su modelo de Gobierno en la Calle para tratar de solucionar los problemas más apremiantes en la sociedad, entre ellos, la corrupción y la guerra económica. La oposición, en gran parte financiada por el gobierno estadounidense, ha lanzado una ola de desabastecimientos de productos esenciales para fomentar el desasosiego en la población y ocasionar su desapego al gobierno bolivariano.

Como respuesta a este ataque, el pasado 8 de octubre el presidente Maduro pidió a la Asamblea Nacional, la aprobación de una Ley Habilitante para tomar medidas urgentes y precisas contra estos flagelos. Una semana después,  la Asamblea designó una Comisión Especial para revisar y discutir esa Ley.

En un país donde el el 70% del PIB está en manos de los grandes grupos económicos, es necesario una contundente guerra contra el capitalismo. En uno de sus discursos sobre la situación, Maduro dijo: “todavía no podemos hablar de socialismo si la riqueza sigue estando en manos de ellos”. (VTV)

Para esta dura batalla, el presidente Maduro ha hecho un llamado al pueblo para que sea parte activa de este proceso en beneficio de la estabilidad económica del país. Ya algunas de las medidas contra la corrupción, aún antes de que se apruebe y establezca la Ley Habilitante, tan criticada por la oposición, ha dado algunos frutos. Ya se han detenido acaparadores en distintas regiones del país como resultado de las acciones del equipo fiscalizador de la Superintendencia Nacional de Costos y Precios (Sundecop) y el Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis). A estos organismos se  integrarán 1.000 mujeres para avanzar la fiscalización, anunció la viceministra de estrategia Socioeconómica del Ministerio para la Mujer e Igualdad de Género, Dulce Medina.

“Hemos continuado la Obra de nuestro Comandante, de Proteger al Pueblo con el Gobierno de Calle rumbo al Socialismo…” “Nuestra meta luego de los avances sociales de la Revolución es Pobreza Cero para el 2019, a pesar del saboteo burgués, con nuestro Pueblo Venceremos” ([email protected])