Trabajadores/as de comida rápida demandan mejores salarios

29 de julio — ¡”No podemos sobrevivir con $7.25″! y ¿”Qué es escandaloso?  ¡Salarios de miseria”! gritaban cientos de huelguistas de restaurantes de comida rápida y sus partidarios/as frente a un McDonald’s en la plaza Union Square en la ciudad de Nueva York.  Acciones similares tuvieron lugar en otros lugares de la Cd. de Nueva York, incluyendo en el centro de Manhattan y de Brooklyn, y en otras cinco ciudades de los Estados Unidos.

Estos/as valientes trabajadores/as, en su mayoría afroamericano/a y latino/a, insistían: “Merecemos un salario digno”.  Mientras exigían el derecho a organizarse en un sindicato, subrayaban que ¡”Nueva York es una ciudad sindical”!  Su espíritu militante fue expresado en su consigna: ¡”Los/as trabajadores/as tenemos derechos!  ¡Luchar! ¡Luchar! ¡Luchar”!

Las organizaciones Fast Food Forward (Comida Rápida Hacia Adelante), Comunidades de Nueva York por el Cambio, y el Sindicato de Empleados/as de Servicios, están ayudando en la campaña de la Cd. de N.Y.  Entre los/as partidarios/as de la huelga de hoy en Union Square estaban los/as miembros de varios sindicatos como el Centro de Trabajadores/as de Lavandería, Ocupar Wall Street, Comunidad y Obreros/as Unidos/as por los Servicios y Empleos del Correo, organizaciones para los derechos de los/as inmigrantes y otros grupos de la clase trabajadora.

Organizadores/as de la Asamblea del Poder Popular acudieron en solidaridad con los/as trabajadores/as y distribuyeron un volante que enlaza la lucha de los/as trabajadores/as de salarios bajos al movimiento de “Justicia para Trayvon Martin”.

Protestas semejantes en este “Día Nacional Coordinado de Huelgas de Trabajadores/as de Comida Rápida” tuvieron lugar en diversos restaurantes, incluyendo McDonald’s, Burger King, KFC, Wendy’s, Domino’s Pizza, Taco Bell y Subway, en Chicago, St. Louis, Milwaukee, Detroit, y Kansas City, Mo.  Este fue el tercer conjunto de acciones coordinadas a nivel nacional planeado por los/as trabajadores/as de comida rápida.

Cada día de protestas organizadas trae más apoyo.  Docenas de grupos comunitarios, sindicales y religiosos se han unido a esta campaña. Además de las organizaciones arriba mencionadas, entre otras, están involucradas Trabajos con Justicia y Acción Ahora.

El impulso está creciendo rápidamente en apoyo a estos/as trabajadores/as y su llamado por un salario mínimo de $15 la hora.  Este llamado está resonando más fuerte y más claro que nunca — y rápidamente se está convirtiendo en una cuestión nacional.  Las fuertes y persistentes demandas de estos/as trabajadores/as por mejores salarios y el derecho a organizarse en sindicatos, el derecho de beneficios de salud, y la garantía de respeto en sus sitios de trabajo están siendo oídas porque están luchando.

Los/as trabajadores/as en esta lucha son muy valientes.  Están arriesgando los empleos que tan desesperadamente necesitan para pagar gastos esenciales como alquiler y comida para sus familias.  Muchos/as tienen dos o tres trabajos para poder sobrevivir.  Sin embargo, están enfrentándose resueltamente a las corporaciones más poderosas que recogen enormes ganancias de su trabajo.  Sólo McDonald’s tiene un valor de $100 mil millones, sin embargo la empresa se niega a pagar a sus trabajadores/as un salario digno.

Estos/as trabajadores/as de comida rápida están marcando el camino a seguir para todos/as los/as trabajadores/as, empleados/as o desempleados/as, que han sido afectados/as por la crisis económica, el aumento en el costo de vida, la creciente desigualdad de ingresos y el descenso de su nivel de vida.  Su victoria no solamente ayudaría a los/as 4 millones de empleados/as en esta industria sino que sería un beneficio para todos/as los/as trabajadores/as.