Las protestas del Primero de Mayo reflejan la profundidad de la crisis europea

¿Evolucionarán las tradicionales manifestaciones de los trabajadores del Primero de Mayo en Europa en una gigantesca protesta anti austeridad este año? Se esperan protestas masivas en Portugal, España y Grecia, como mínimo, y en todos los países existe la posibilidad de que las acciones vayan más allá de los límites tradicionales y se coordinen a través de las fronteras nacionales.

Los trabajadoras y trabajadores — incluyendo decenas de millones de desempleados, en todo el continente europeo han sufrido un desastre doble: uno desde el colapso de la economía capitalista y el otro de un programa de austeridad que recorta beneficios sociales, mientras que elimina los derechos de los trabajadores.

La economía europea ha entrado en la segunda ola de recesión tras la gran caída de los años 2007-2008. El desempleo esta primavera creció a niveles de depresión de más del 27 por ciento en Grecia y España, a cerca del 20 por ciento en Portugal y está en dobles dígitos en Italia y Francia, con todos estos países estancados o registrando descensos en la producción.

Incluso las economías alemana y escandinava se espera que pronto disminuyan. La recesión en Europa, que es el mayor socio comercial de Estados Unidos, llevaría a la economía estadounidense más abajo.

Acompañando a la recesión ha estado la decisión de la “Troika”, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional — para imponer recortes gubernamentales en toda Europa, especialmente en los países de Europa meridional que recibieron préstamos de los bancos, en su mayoría de alemanes y franceses, para financiar sus presupuestos.

Finalmente, hay señales que las autoridades europeas detrás de la “austeridad” están bajo presión para cambiar esta estrategia. Esto se refleja en un artículo del New York Times del 27 de abril, titulado “Europa presionada para que reconsidere los recortes como un remedio”. El artículo informa que los cortes han exacerbado el declive económico en España, Grecia, Portugal y Chipre y despertó la rebelión sin hacer nada para “remediar” las economías.

Sería un error, sin embargo, creer que cualquier parte de la política económica imperialista fue motivada por la búsqueda de un “remedio”. Simplemente se impusieron los programas de austeridad para obligar a los gobiernos a rendir los ingresos fiscales a los bancos imperialistas en vez de utilizarlos para los programas sociales. En otras palabras, los banqueros y los multimillonarios utilizan la guerra entre las clases para robar el dinero de los trabajadores, y los economistas brindaron el pretexto.

El trabajo de los economistas pro capitalistas es escribir tonterías convincentes que justifiquen este trasvase de recursos a los ricos. En los Estados Unidos, que tiene su propio programa de austeridad en la confiscación supuesta — usted puede encontrar estas tonterías, por ejemplo, en el papel de austeridad recientemente desacreditado, “Crecimiento en una época de deudas”. Este documento ganó gran apoyo y publicidad sólo porque satisfizo tan a fondo los intereses de la clase de los grandes banqueros y los súper ricos.

El rebelarse es justificado

¿Cuál es el punto de inflexión? Siempre es difícil predecir cuándo estallará una desesperación general entre los trabajadores y se convertirá en una protesta generalizada. Pero es claro en Europa que la miseria objetiva está cambiando la conciencia de la gente día a día y a un ritmo diferente que en los Estados Unidos.

En Portugal, las manifestaciones del 1 de mayo, con la Confederación Sindical de la CGTP en el liderazgo, se celebraron a menos de una semana a la celebración de la revolución antifascista del 25 de abril de 1974. Mientras tanto, el gobierno derechista ha anunciado nuevos recortes sociales.

En el Estado español, hay cinco grandes concentraciones y 77 manifestaciones anunciadas bajo el lema: “¡No tienen límites! ¡Lucha por tus derechos!” Las manifestaciones incluyen los sindicatos reformistas junto con grupos anti-capitalistas, los “indignados”, etc. En Grecia, las protestas del 1 de mayo esperan cerrar Atenas y otras ciudades principales.

Mientras que los tres países tienen gobiernos derechistas, en Francia el movimiento sindical está dividido. Los sindicatos pro-socialistas del partido están marchando pero no criticando al gobierno del Partido Socialista a pesar de su política de guerra imperialista y recortes, mientras que los otros sindicatos sostienen protestas reales el 1 de mayo y el Frente Izquierdista ha convocado otra protesta para el 5 de mayo.

En un editorial en el diario.info titulado, “El derecho a la rebelión,” el veterano comunista Portugués, Miguel Urbano, describió las condiciones en su país que pueden aplicarse en todo el mundo imperialista, tomando en cuenta el paso de desarrollo de cada país.

Concluye repitiendo que la “opresión económica y social en Portugal ha superado niveles tolerables. Pero en el país no existen aún condiciones subjetivas para el ejercicio pleno y eficaz del derecho a la resistencia.

“Contribuir a su creación es hoy un deber de los comunistas. La manifestación del Primero de Mayo dará continuidad a las protestas del 25 de abril. Sin duda se expresará indignación popular en un ambiente de creciente combatividad de las masas. Será un paso hacia adelante

“En los grandes momentos de nuestra historia, el ejercicio del derecho de resistencia llevó a las sublevaciones populares. Esto sucedió en las revoluciones de 1383 y 1640. Y en el levantamiento nacional de 25 de abril de 1974.”