Reforma inmigratoria al descubierto!

Mientras Washington revela su legislación tan esperada sobre la llamada “reforma migratoria”, el tema de la estrategia y la táctica de la lucha por los derechos de los/as inmigrantes y de los/as trabajadores/as es cada vez más importante.

La lucha por los derechos de la clase obrera contra la clase dominante es un tema importantísimo. Por lo que los/as trabajadores/as y los/as oprimidos/as deben luchar, y lo que pueden ganar en el marco del sistema capitalista, requiere un gran análisis reflexivo y estratégico. La lucha por los derechos de los/as inmigrantes no es una excepción.

La nueva legislación parece ser lo contrario de lo que el movimiento ha estado luchando, no sólo en los últimos tiempos, sino históricamente.

El proyecto de ley de 844 páginas ahora ante el Senado se llama Ley de seguridad fronteriza, oportunidad económica y modernización inmigratoria. Conocida como la S. 744, está patrocinada por un grupo bipartidista de ocho senadores y supuestamente tenía la aportación de muchos grupos sindicales y de derechos de inmigrantes. Pero también ha tenido la influencia de muchas empresas, entre ellas Coca-Cola, Google, Facebook, y, sin duda, de la agroindustria.

Sus autores congresistas incluyen algunos de los políticos más anti-inmigrantes, como el senador John McCain (R) de Arizona, zona cero para el racismo y la represión. Incluye al senador Charles Schumer (D) de Nueva York, quien ha sido expuesto por recibir millones de dólares de la industria de las prisiones. E incluye al senador Marc Rubio (R) de la Florida, un cubano-americano conservador y hostil a la Revolución Cubana.

Este proyecto de ley es un mal presagio para los/as trabajadores/as inmigrantes – y para todos/as los/as trabajadores/as.

El camino es largo, cruel y tortuoso

Hace siete años, como resultado de un abyecto proyecto de ley anti-inmigrante patrocinado por el congresista Jim Sensenbrenner de Wisconsin, millones de trabajadores/as inmigrantes, en su mayoría indocumentados/as, se levantaron para poner en marcha el actual movimiento por los derechos civiles y laborales alrededor de los derechos de los/as inmigrantes.

Ha tenido alzas y bajas, pero este movimiento sigue siendo fuerte. En 2006 ayudó a revivir el Primero de Mayo en este país.

Cientos de millones de trabajadores/as por todo el mundo se han manifestado siempre por sus intereses el 1º de Mayo, pero aquí había sido reemplazado por el indolente Día del Trabajo en septiembre, que carecía de fortaleza. El Día del Trabajo lamentablemente ha reflejado las opiniones de una dirigencia sindical que se acomodó al programa del Partido Demócrata en lugar de luchar de forma independiente por los derechos de los/as trabajadores/as. La actitud era: “Lo siento, pero esto es todo lo que podemos conseguir”.

Sin embargo, los/as trabajadores/as de este país enfrentan una de las mayores crisis económicas y sociales de nuestro tiempo. El sistema capitalista, después de haber llegado a un callejón sin salida, está trayendo el infierno a la gente de aquí y de todo el mundo. Hay un ataque frontal contra la clase trabajadora, guerras desenfrenadas y miseria al mismo tiempo en que la clase dominante, el 1%, se ha hecho obscenamente rica.

Un nuevo reporte indica que casi la mitad de la población de la ciudad de Nueva York es pobre o casi pobre. (New York Times, 21 de abril) ¡Cerca de la mitad de la ciudad!

Sin embargo, el alcalde Michael Bloomberg es la séptima persona más rica del país, con un patrimonio neto de $27 mil millones. (Forbes, 11 de marzo)

Ganga de los 8 bloquea ruta a la legalización

El grupo bipartidista en el Congreso, conocido como la “Ganga de los 8”, emitió la S. 744 el 17 de abril. El proyecto de ley, que fue trabajado mayormente a puertas cerradas, es extenso sobre política de inmigración. Pero la única cosa por la cual los/as trabajadores/as y sus defensores han marchado desde 2006 – la legalización – no se aborda seriamente.

Los/as trabajadores/as salieron de las sombras en gran número, celebraron las manifestaciones más grandes vistas en algunas ciudades, presionaron, se sentaron y fueron arrestados/as y llevados/as a centros de detención – todo por el derecho a vivir y trabajar legalmente en este país. No importaba lo que el cartel que llevaban dijera o la bandera que agitaban, la legalización era lo que motivó el movimiento.

Eso no es lo que el S. 744 es. El proyecto de ley hará que la legalización sea tan cara y que el proceso dure tanto tiempo, que la gran mayoría de los/as más de 11 millones de indocumentados/as no se beneficiará.

En cambio, sigue reflejando los intereses de la clase dominante y tiene la intención de controlar los salarios y los/as trabajadores/as. En lugar de que el Congreso trabaje para proporcionar educación a los/as jóvenes trabajadores/as que ya están aquí, para que puedan obtener empleos bien remunerados, el proyecto de ley quiere traer a trabajadores/as calificados/as del exterior. Esto dará lugar a una masiva “fuga de cerebros” de los países bajo la bota del imperialismo.

El mensaje de la S.744 a los/as jóvenes trabajadores/as es: “McDonalds es el único camino”.

La única respuesta es la de organizar y luchar, no sólo en este país sino con la solidaridad transfronteriza.

Oposición de los grupos de inmigrantes

A pesar de que la Ganga de los 8, así como Washington y el liderazgo sindical establecido digan que todos los grupos de derechos de los inmigrantes y todo el sector “sindical” están detrás del proyecto de ley, no es cierto.

La respuesta de muchos grupos de base importantes, como Derechos Humanos en Arizona, ha sido de crítica. La Red Nacional de Organización de Jornaleros con sede en California, ha emitido importantes puntos de debate sobre el proyecto de ley. La Campaña de la Dignidad del Área de la Bahía ha establecido un contraproyecto de ley que plantea la abolición de la política exterior de Estados Unidos que origina tanta migración forzada.

En Nueva York, la Coalición 1º de Mayo, la Alianza del Poder Migrante, Familias por la Libertad, Drum y otras se han opuesto al proyecto de ley y algunas ya han llevado a cabo acciones frente a la oficina del senador Schumer.

Estas son algunas de las críticas al proyecto de ley:

• La Organización Africana Unida señala que elimina el “programa de diversidad” que emite 55.000 visas a inmigrantes de países sub representados en los EE.UU. En el pasado, los/as africanos/as componían entre el 30 y el 50 por ciento de quienes recibían estas visas.

• Derechos Humanos dice: “La parte más importante de este proyecto de ley … es la dramática escalada de un entorno de ‘zona de guerra’, sobre todo a lo largo de las regiones fronterizas, que viene a un costo obsceno (unos 5,5 mil millones dólares adicionales a los $18 mil millones gastados el año pasado ) “.

• Inmigración Igualitaria señala que la S. 744 omite la Ley Uniendo Familias Americanas, que reconoce a las familias LGBT. El Centro Nacional para la Igualdad Transgénero escribe que de los más de 11 millones de indocumentados/as, más de 260.000 son LGBT y más de 20.000 son transgénero.

Dos de las partes más siniestras y controvertidas del proyecto de ley son sobre los programas de trabajadores/as huéspedes y de visas cualificados, que afectan sobre todo a los/as trabajadores/as agrícolas y a los/as trabajadores/as de la industria de alta tecnología.

El Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) dice que “el Programa de Trabajadores Huéspedes pondría a los /as trabajadores/as agrícolas en una posición vulnerable”. A Rosalinda Guillén, de un grupo de trabajadores/as agrícolas del estado de Washington, le preocupa que una vez los/as trabajadores/as agrícolas indocumentados/as obtengan una personería jurídica, se enfrentarán a una competencia con los/as trabajadores/as huéspedes.

El periodista David Bacon escribe: “Incluso más maquinaciones sobre el abastecimiento directo de mano de obra serán parte del proyecto de ley del Senado. Actualmente, los tres principales programas oficiales de visa para trabajadores/as huéspedes, H1B, H2A y H2B, permiten a los empleadores contratar a cerca de 250.000 trabajadores/as [por año]. … La AFL-CIO y la Cámara de Comercio de EE.UU. anunció un acuerdo sobre otro programa de este tipo, llamado la visa W. Esto permitiría a los empleadores contratar trabajadores/as para cubrir la escasez de mano de obra documentada por un nuevo comisionado federal”. (Truthout, 17 de abril)

Según Bacon, “Hacer una oferta sobre un nuevo programa de trabajadores temporales es un medio para ganarse a los republicanos …. el presidente Larry Cohen de Trabajadores de Comunicaciones de América advirtió, ‘CWA supervisará los cambios propuestos a los programas de visa como la visa H-1B, que son buscados por las empresas, pero han costado decenas de miles de puestos de trabajo a técnicos y otros trabajadores estadounidenses”.

En un momento de tan alto desempleo, ¿cómo puede justificarse la S. 744?

Legalización se puede ganar mediante lucha

El movimiento pro derechos de inmigrantes y trabajadores/as se encuentra en un punto crucial.

Puede estar de acuerdo con Washington y la opinión dominante y aceptar la S.744 calladamente, aunque seguramente con una gran tristeza y decepción. O podría iniciar la siguiente fase del movimiento.

Los/as indocumentados/as se han ganado la legalización ya cientos de veces. La explotación y el racismo deben ser ilegales, no los/as trabajadores/as. Todo/a trabajador/a del mundo tiene derecho a un salario digno y a salud y educación adecuadas. Esto no es ni un sueño ni una consigna ultraizquierda. Esto es una realidad que Washington y Wall Street deben a los/as trabajadores/as que les hicieron tan ricos.

Los problemas y ataques masivos exigen una lucha militante masiva. ¿No debería ser la siguiente fase de la lucha una en la que cada comunidad, cada nacionalidad, cada organización, cada seccional de los sindicatos, cada barrio, cada región del país, no opere por sí sola, sino que se une en un movimiento masivo para construir el tipo de respuesta nacional a la S. 744 que se necesita desesperadamente?

¿No es hora de vincular la lucha contra las deportaciones en masa a la lucha contra la encarcelación en masa? ¿Para vincular la lucha por la educación, la salud, el empleo y contra la guerra con la lucha por la legalización?

¿No es hora de ir a la ofensiva en las mejores tradiciones del movimiento obrero y progresista, cuando las sentadas, las ocupaciones y las huelgas estaban a la orden del día? Estas luchas, que no eran descabelladas o de ultra-izquierda, ganaron concesiones reales de los patronos, los banqueros y los políticos.

Será necesaria la educación política y la profundización de las raíces entre la clase obrera. Pero se puede hacer.

No importa lo que esté haciendo el Congreso. Lo que importa es quién está en las calles luchando, ocupando y en huelga por nuestros derechos.

Este puede ser un camino recto hacia la victoria para todos/as los/as trabajadores/as.

Rosa Parks, Harriet Tubman, John Brown, Martin Luther King, Malcolm X, Lolita Lebrón, y todos/as los/as que en el siglo 19 lucharon y murieron en la lucha que llevó al Primero de Mayo pudieron haber escuchado que no se podía hacer. Ellos/as demostraron que sí se podía hacer. Así que nosotros/as también podemos.

Para ver más respuestas a la ley, visite www.may1.info