La lucha se intensifica mientras resistencia hondureña declara la lucha por el socialismo

By on August 22, 2012

Algo maravilloso e histórico está ocurriendo en el pequeño país de Honduras en Centroamérica. A pesar del terror impuesto por las clases gobernantes de Estados Unidos y Honduras; a pesar de palizas y asesinatos; a pesar de pobreza de siglos y miseria, las masas y sus organizaciones se están organizando, movilizando y respondiendo a los ataques.

De hecho, los acontecimientos en Honduras hoy brillantemente traen a la vida el viejo dicho, “La represión engendra ­resistencia”.

Hace tres años, en junio del 2009, el democráticamente elegido y popular presidente, Manuel Zelaya, fue ilegalmente derrocado en un golpe de estado respaldado por EE.UU. El golpe de Estado, marcó el comienzo de un reinado de terror. Pero también dio luz a la resistencia.

El golpe fue sintomático del desesperado intento del imperialismo norteamericano y sus compinches corruptos en América Latina de hacer retroceder la marea revolucionaria que está a barriendo América Latina y el Caribe.

Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y otros países son parte de un movimiento izquierdista que está rompiendo con el imperialismo norteamericano y que está tratando de construir sociedades que pongan las necesidades de la población antes de las ganancias de Wall Street.

Honduras no fue la excepción. Zelaya intentó llevar a cabo cambios que permitieran aliviar la miseria de las masas hondureñas, como elevar el salario mínimo y tomando el control de los recursos naturales de Honduras.

Por sus esfuerzos, se llevó a cabo un golpe de derecha con el pleno conocimiento y complicidad de Washington. De hecho, el concepto para el golpe de estado fue urdido en la base aérea estadounidense de Palmerola que Zelaya había intentado convertir en un aeropuerto civil internacional.

Se impuso una administración bien procapitalistas, anti-pobre, anti-laboral de la elite cuando el fraudulento presidente, Pepe Lobo, asumió el Gobierno ilegítimamente a pesar de la resistencia popular.

Pero, como dijo Karl Marx, la clase capitalista crea a sus propios sepultureros. Eso es lo que está sucediendo hoy en Honduras.

Nueva etapa en la lucha de resistencia

El golpe de Estado ha abierto un nuevo capítulo en la lucha revolucionaria en Honduras. Las masas se han despertado y están tomando el asunto en sus propias manos. Activistas y militantes por largo tiempo se han unido a los jóvenes, trabajadores, estudiantes, mujeres, campesinos, la comunidad lésbica/gay/bisexuales/transgénero, las organizaciones Garifunas e indígenas formando organizaciones populares y frentes unidos.

Esto incluye el Frente Nacional de Resistencia Popular o, una formación de 3 años que se está fortaleciendo cada día.

El 1 de julio, el Resistencia anunció al mundo una nueva fase en la lucha. Este anuncio extraordinario se resume con el lema del FNRP, “¡vamos de la Resistencia al Socialismo!”.

Este anuncio de una llamada a construir el socialismo en Honduras es una señal para que tanto los aliados de Honduras, así como sus enemigos que el movimiento esten preparados para asumir la lucha en cuanto se pueda.

El anuncio histórico tiene importancia para la lucha de clases en todo el mundo. Debe ser oído en cada barrio, centro comunitario, sindicato y plaza del mundo. Cada joven y trabajador que ocuparon en Wisconsin, Parque Zuccotti, Plaza Tahrir o el zócalo debe saber qué está sucediendo en Honduras.

Campaña electoral revolucionaria

Hace unos meses el FNRP decidió—a través de asambleas, reuniones y ricos debates—que la resistencia participaría en las elecciones presidenciales del 2013. El movimiento formó un nuevo partido, el Partido Libertad y Refundación, que organizaría los pasos necesarios para entrar en la arena electoral.

Revolucionarios y marxistas alrededor del mundo saben que las elecciones no hacen cambios fundamentales. Son las masas los agentes reales de cambio, no las elecciones. Poner fin a las relaciones capitalistas y expropiar los medios de producción de los jefes de los trabajadores—que es lo que son necesario a fin de explotación. Cuba, por ejemplo, tuvo su revolución completamente—los cubanos derrocaron a Wall Street y Washington desde su país para siempre y comenzaron a organizar la sociedad en beneficio de todos los trabajadores.

Los revolucionarios también saben que hay muchos pasos y procesos complicados en el camino hacia la liberación.

Las elecciones del 2013 en Honduras pueden ser un hito que marca un punto de inflexión en ese camino hacia la liberación.

El 1 de julio, en la provincia de Galeras en Santa Bárbara, Honduras, el Partido Libre lanzó formalmente las candidaturas de Xiomara Castro de Zelaya, quien fue nominada para presidente y Juan Barahona, Presidente de la Confederación Sindical (FUTH), nominado para vice presidente. Las masas, por sus propios medios, viajaban más de 130 kilómetros en terrenos difíciles desde la principal ciudad de Tegucigalpa y de todo el país para reunirse en Santa Bárbara, donde Castro nació y se crió.

Ambos candidatos son bien conocidos, no sólo en Honduras sino fuera del país también. Castro—llamada cariñosamente por su primer nombre, Xiomara—fue la “primera dama” bajo la administración de Zelaya, mientras que Barahona es un líder sindicalista de muchos años. Ambos son miembros y líderes de la resistencia.

Trabajadores que provienen de fuera de Tegucigalpa saben que deben ir al salón del sindicato STIBYS para obtener no sólo información sobre donde se celebrará la siguiente acción, sino alimentos, refugio y agua así. Gran parte del movimiento se reúne en el salón del sindicato.

La esperanza por un cambio trae a las masas

El pueblo de Honduras es unos de los más pobres del mundo. Es el segundo país más pobre del hemisferio después de Haití. Según el Banco Mundial, el 65 por ciento de la población vive por debajo del nivel de pobreza. Más del 30 por ciento de la población, en un país de unos 8 millones, vive en extrema pobreza.

Así que no es cosa pequeña para un trabajador viajar de una ciudad a otra de su propia voluntad a participar en un evento de campaña por una elección que está a más de un año. Sin embargo miles y miles de personas vinieron. ¿Qué les impulsó?

Este escritor tuvo el privilegio de viajar a Honduras no mucho después del golpe de Estado y también tuvo el privilegio de ver el video del lanzamiento de la campaña del 1 de julio con algunos de los líderes de la resistencia en los Estados Unidos.

Es claro por las entrevistas obtenidas por Workers World Party/Partido Mundo Obrero con hondureños y por las palabras de los candidatos el 1 de julio, que lo que llevó a las masas a Santa Bárbara fue la esperanza. Esperanza que la vida en Honduras no va a ser la misma. Esperanza que la sociedad está cambiando para algo mejor, que los cientos de campesinos, periodistas, sindicalistas y personas LGBT que han sido asesinadas desde el 2009 no murieron en vano.

Los que motivó a las masas es la perspectiva de que muchos sectores de la sociedad finalmente se están uniendo bajo una unidad revolucionaria sin precedentes para cambiar fundamentalmente la sociedad hondureña.

Esta unidad surge bajo el contexto de los últimos tres años cuando el movimiento no se ha detenido a pesar de la represión y la brutalidad. El punto principal de la unidad entre todos los sectores sociales promulgado por el FNRP y el Partido Libre parece negarse a aceptar el golpe. Esto no es poca cosa frente de la represión y los soldados estadounidenses y agentes de la Agencia Antidrogas de EU que están siempre presentes.

Sean estudiantes o campesinos/as, mujeres o desempleados/as, homosexuales o heterosexuales, intelectuales u obreros/as, el pueblo de Honduras está heroicamente construyendo un amplio frente unido no solamente contra el golpe sino para dar un paso hacia adelante revolucionario y radical.

Al leer las palabras de la candidata para presidenta el día de su nombramiento se hace claro que viene un día nuevo en Honduras.

Construyamos una sociedad socialista

Xiomara Castro de Zelaya — en la plataforma rodeada por campesinos/as y miembros de sindicatos, con su hijo, hija y esposo, ex-Presidente Zelaya — dijo bajo el sol brillante de la mañana, “Venga gente de Honduras, construyamos una sociedad socialista y democrática. Déjenos derrocar el estado burgués y construir uno socialista.”

Xiomara evocó la lucha global mientras que rindió homenaje a la resistencia en el Medio Oriente, el movimiento de Ocupar Wall Street, y “los indignados” en España.

La charla, un llamado a las armas, pareció más como un discurso en alguna asamblea en Cuba socialista que la charla de una candidata para presidenta. Fue un ejemplo de cómo la lucha de las masas hondureñas y la unidad del movimiento han impulsado una conciencia revolucionaria.

Una agrupación de líderes en Honduras han decidido condenarse al suicidio clasista, romper con la élite y unirse a las masas en su lucha por la liberación. Para ayudar a asegurar que estos líderes se queden con las masas se hace más importante que nunca hacer el trabajo necesario para construir la lucha, una tarea muy difícil y esmerada, pero una que la resistencia está claramente emprendiendo — y ganando.

El llamado de Honduras logrará la ira de la clase gobernante de los EE.UU. para siempre. Para Xiomara, Barahona, Mel Zelaya, el Frente y el Partido Libre declarar que la lucha de las masas hondureñas sea para el socialismo es equivalente a declarar guerra con Washington, una guerra que los/as hondureños/as deben ganar.

La gente progresista y revolucionaria quieren ser una parte de este momento histórico, no quedar afuera. Las masas fueron despertadas por el golpe, pero también fueron otros sectores de la sociedad.

Por esta razón ahora es la hora para integrarse a las filas del movimiento revolucionario en Honduras. Construir la lucha por la solidaridad y unidad con Honduras, especialmente desde aquí en el vientre de la bestia imperialista estadounidense, ayudará a asegurar que el movimiento pueda seguir pasos hacia adelante para transformar a Honduras en una nación que defiende los intereses de los/as trabajadores/as y no de los élites capitalistas.

¡Viva el FNRP y el Partido Libre! ¡Viva la resistencia y viva el pueblo en lucha en Honduras!

Para leer la versión completa de las charlas de Xiomara Castro y Juan Barahona, visite resistenciahonduras.net.

Bookmark and Share

Find more like this: Mundo Obrero , ,


UA-33407704-1